Inicio Bon Vivir Gastronomía Carne de Cerdo: Una elección saludable

Carne de Cerdo: Una elección saludable

Compartir
Por: Licenciada en Nutrición M. Emilia Mazzei

Diariamente son múltiples las decisiones que tenemos que tomar y muchas de ellas están relacionadas con los alimentos, algunas tal vez sean triviales, otras muy importantes, pero muchas de ellas pueden dejar su huella en nuestra salud.

El tomar decisiones correctas para que nuestra alimentación sea cada día mejor es una de las metas más inteligentes que podemos trazarnos, porque esto se traducirá, no sólo en nuestro aspecto físico sino también en nuestro estado emocional y mental.

Realizar una correcta nutrición y mantener un estilo de vida activo aseguran una mejor calidad de vida, por lo tanto cuanto antes empecemos será mejor. El coordinar la alimentación con la actividad física de acuerdo a las necesidades individuales, permite arraigar hábitos de vida saludables que seguramente serán más duraderos. Una alimentación saludable conjuntamente con la actividad física diaria son dos de los hábitos de vida que promueven nuestro bienestar, pero no son los únicos ya que hay otros que afectan positivamente a nuestra salud tales como:

• no fumar

• equilibrar el estrés,

• en el caso de tomar bebidas alcohólicas hacerlo con mucha moderación

Porqué es necesario aprender a comer correctamente

La desinformación es uno de los factores con más peso que influyen en la elección. Por eso, hoy la carne de cerdo, que durante años fue considerada poco saludable, actualmente al conocerse las bondades nutricionales que tiene, se incorpora en el marco de una alimentación saludable

Si tomamos en cuenta el tipo de grasa recordemos que todas las grasas sean de origen animal o vegetal están formadas por tres bloques que llamamos ácidos grasos que están presentes en cantidades variables.

– Los ácidos grasos saturados (AGS), tienen todas las uniones ocupadas de allí su nombre de saturados, son sólidos a temperatura ambiente y no son saludables, razón por la cual debemos reducir su consumo.

– Los ácidos grasos insaturados se dividen en:

Ácidos grasos monoinsaturados (AGMI), porque tienen una sola doble ligadura, son líquidos a temperatura ambiente y se los considera muy saludables por lo que se aconseja un mayor consumo y los conocemos como Omega 9. Lo encontramos en el aceite de oliva, la palta, las aceitunas, almendras, avellanas, nuez de pecán, castaña de cajú y en la carne de cerdo.

Ácidos grasos poliinsaturados (AGPI), tienen varias dobles ligaduras, son líquidos a temperatura ambiente y se los considera saludables, aconsejando un consumo moderado. Ellos aportan ácidos grasos esenciales: linoleico y linolenico. Estos a su vez se los clasifica en:

Ácidos grasos poliinsaturados Omega 6: que tienen acción pro coagulante y se encuentran fundamentalmente en los aceites, los cereales.

Ácidos grasos poliinsaturados Omega 3: que tienen acción anticoagulante y se encuentran fundamentalmente en los pescados y mariscos de aguas profundas y en algunos vegetales.

Debido a sus acciones debemos mantener un equilibrio entre ellos que se aconseja que no sea mayor de 7/1 e idealmente 4/1 para evitar enfermedades degenerativas.

Se recomiendan que el 30% del valor calórico total sea aportado por las grasas; a su vez este 30% se divide entre el consumo de AGS (menor o igual al 7%), AGMI (mayor o igual al 13%) y AGPI (igual al10%).

Existe un cuarto tipo de grasa son las grasas trans (AGT), éstas junto con las grasas saturadas, su consumo debe ser restringido ya que es la materia prima que el organismo utilizará para aumentar los niveles de colesterol por encima de lo saludable. Provienen de un proceso llamado hidrogenación a través del cual los aceites vegetales se vuelven sólidas a temperatura ambiente y se encuentran en los productos elaborados con aceites parcialmente hidrogenados.

El productor actual de carne de cerdo combina la genética con mejores técnicas de producción y tecnología para suministrar la carne magra que el consumidor demanda. La producción ha evolucionado para satisfacer las crecientes y cambiantes demandas del consumidor que exige una carne más saludable y magra. Hay cortes muy magros como el solomillo, carré, bola de lomo, nalga, peceto, jamón, pero no nos asustemos al hablar de la bondiola, ya que su contenido de grasa interfibrilar es de 4,5 gramos.

Con respecto a las vitaminas 100 gramos de carne de cerdo aportan:

– De vitamina B1, el 58% de los valores diarios (%VD) recomendados para el hombre medio y el 79% de la mujer. Recordemos que esta vitamina ayuda al organismo a liberar energía durante el metabolismo de los glúcidos e interviene en el crecimiento y tono muscular.

– De vitamina B3 el 22%VD para el hombre y 28% VD para la mujer y que esta vitamina es necesaria para la respiración de los tejidos y la síntesis de grasas

– De la vitamina B6 el 9%VD para hombres y 12%VD para mujeres, que ayuda a formar aminoácidos no esenciales o proteínas que se usan después para crear nuevas células, además de convertir al aminoácido triptofano en dos sustancias: niacina y serotonina, un importante mensajero del cerebro y colabora en la producción de otras sustancias como insulina, hemoglobina y anticuerpos que protegen de las infecciones.

– De vitamina B12 el 15% VD que trabaja en conjunto con la vitamina B9 para la formación de glóbulos rojos, además es parte vital de muchas sustancias químicas del organismo y está en todas las células y ayuda a usar los ácidos grasos y algunos aminoácidos

Con respecto a los minerales la carne de cerdo aporta:

– Hierro el 16%VH para el hombre y 11%VD para mujer que es una parte esencial de la hemoglobina, que lleva el oxígeno por la sangre desde los pulmones a cada célula del organismo. La deficiencia de hierro puede llevar a la anemia, junto con cansancio e infecciones. Las mujeres, debido a las pérdidas menstruales, son más propensas a la anemia.

– Potasio el 26%VD. Recordemos que ayuda a regular el balance de fluidos y minerales dentro y fuera de las células, favorece al mantenimiento de la presión arterial normal, participa en la transmisión de los impulsos nerviosos o señales y ayuda en la contracción muscular cardiaca y esquelética

– Zinc el 3,5%VD que promueve la reproducción celular y el crecimiento y reparación de los tejidos, forma parte de más de 70 enzimas, ayuda al cuerpo a utilizar las grasas, proteínas y glúcidos

– Sodio cantidades mínimas que oscilan de 43 a 53 miligramos que regula el movimiento de los fluidos corporales dentro y fuera de las células, ayuda en la relajación muscular, en especial la del corazón, participa en la transmisión de los impulsos nerviosos o señales y ayuda a regular la presión arterial realizando un balance con el potasio. Por ello como es una carme rica en potasio con mínima cantidad de sodio, es que es muy recomendable para las personas que padecen hipertensión arterial.

-Selenio debido a la alimentación que tienen los cerdos es una carne que aporta este mineral que es muy escaso en los alimentos que se consumen habitualmente y que es fundamental porque trabaja junto con la vitamina E como antioxidante para proteger las células de los daños que llevan al cáncer, enfermedad cardiovascular y otros problemas de salud, además de ayudar en el crecimiento celular.

Sintetizando, esta carne es rica y sabrosa, de muy fácil digestión, muy nutritiva por el sin número de nutrientes que aporta, de muy fácil preparación y rápida cocción, apta para todas las edades, desde el bebe cuando comienza la introducción de los alimentos hasta el adulto mayor con todos sus problemas de masticación y digestión.

Campo Austral lanza al mercado una serie de “facilities” para que el consumidor pueda deleitarse, al incorporar carne de cerdo en su alimentación habitual.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?