Inicio Bon Vivir Turismo Chubut: desarrollan circuito turístico en pueblos de la Ruta 40

Chubut: desarrollan circuito turístico en pueblos de la Ruta 40

Compartir

Las autoridades locales anunciaron un plan para el desarrollo de un circuito de visitas alrededor de una cadena de pueblos ubicados en torno de la Ruta 40 que hoy suelen se pasados por altos por los turistas que recorren la región.

El plan nació dentro del Programa Participativo Comarcal de Chubut, denominado “De qué va a Vivir mi Pueblo” que se está trabajando para la puesta en valor turístico de pequeñas localidades aledañas al trazado de la Ruta Nacional 40, en el sector sud-oeste de la provincia.

El circuito, denominado “Huellas de Pioneros”, comprende las localidades de Sarmiento, Río Mayo, Alto Río Senguer, Gobernador Costa, José de San Martín, Río Pico, Aldea Apeleg, Aldea Beleiro, Buen Pasto, Facundo, Lago Blanco, Ricardo Rojas, Aldea Beleiro y Aldea Atilio Viglione, todas situadas al sudoeste de la provincia.

“La intención es incorporar a estas comunidades a la fuerte marca turística que es la Ruta 40, teniendo en cuenta el punto fuerte de la zona, que es su riqueza histórico-cultural”, señaló Ana María Stingl, responsable del Eje Turismo para la Comarca Senguer-San Jorge.

Identificadas por los carruajes que adornan sus plazas, todos estos pueblos comparten rastros de los antiguos habitantes de la zona –tehuelches y araucanos-, así como de las numerosas colonias que fueron poblando la Patagonia, entre las que se cuentan galeses, alemanes, suecos, españoles, sudafricanos y estadounidenses.

Producto de esta convivencia de culturas, el circuito está lleno de lugares de profundo significado histórico, de leyendas que se transmiten boca a boca y de costumbres ancestrales fuertemente arraigadas. El marco paisajístico predominante son la estepa y la meseta patagónicas.

Como parte del proyecto de puesta en valor de la zona, académicos de la Universidad Nacional de la Patagonia “San Juan Bosco” están trabajando en la investigación, recopilación y ordenamiento de aquellos factores que puedan operar como atractivos turísticos.

“Huellas de Pioneros”, además de historias de tehuelches, aventureros, colonos y bandidos que buscan ser rescatadas, ofrece la posibilidad de visitar poco conocidos lagos y bosques de inusitada belleza y excelente pesca deportiva, así como de asomarse más atrás en el tiempo geológico a través del Bosque Petrificado de Sarmiento.

Sarmiento es el más conocido de los pueblos de ‘Huellas de Pioneros’, con un bosque petrificado de 65 millones de años, con 11 mil años de presencia humana y una floreciente cultura de los tehuelches y los mapuches.

La localidad también es conocida por su Parque Paleontológico “Valle de los Gigantes”, en el que se exhiben réplicas de dinosaurios a tamaño natural, esculpidos con máximo rigor científico.

Además de estos atractivos, los lagos Colhué Huapi y Musters, convocan a legiones de pescadores y las chacras cercanas ofrecen programas de agroturismo.

A unos kilómetros, en el paraje Los Tamariscos, el almacén rural que administra Gertrudis “Trudy” Böhme, convive con un museo donde se relata la buena amistad de los colonos alemanes con el cacique Kanquel.

Río Mayo, en el cañadón del río homónimo, es la entrada natural de la comarca hacia la cercana Chile. Allí hay establecimientos ganaderos como la estancia Don José, donde se puede conocer un criadero de guanacos destinados a la confección de prendas con su lana. Pero también el pueblo es sede de la Fiesta de la Esquila, un evento que marca a las claras la importancia de los trabajadores rurales en la vida económica de la zona.

Alto Río Senguer es uno de los pueblos más grandes del circuito, rodeado de bosques nativos surcados por cascadas y cercano a los lagos La Plata y Fontana, un destino bien conocido por los pescadores extranjeros que disfrutan de los inmensos espacios abiertos y del buen pique.

Esta localidad es el epicentro de una de las historias más ricas de la zona, reflejada en una estatua de la plaza principal. Los caballos Gato y Mancha, que en 1928 llegaron a Nueva York, eran oriundos de la zona y se cuenta que pertenecían a un cacique.

Aldea Apeleg, una comunidad de menos de 200 habitantes, se ubica donde se desarrolló el último combate de la Campaña del Desierto, entre las fuerzas de Inacayal y las tropas del teniente coronel Palacios.

Río Pico, donde está el Lago Vinter y otros, a los que simplemente se conoce como los lagos 1, 2, 3 y 4, y el 5, se hace llamar “paraíso de los pescadores”. Escenario de la llegada de los colonizadores alemanes que formaron la Colonia Friedland y de las andanzas de maleantes norteamericanos, este pintoresco poblado evoca en su arquitectura al Lejano Oeste, a las aldeas europeas y hasta a una película de Alejandro Agreste (en Río Pico se filmó “El viento se llevó lo qué”).

Gobernador Costa es, además de un centro de servicios sobre la Ruta Nacional 40, sede de la Fiesta Provincial del Caballo y uno de los puntos donde mayor confluencia de culturas se dio. Allí conviven los descendientes de inmigrantes y los herederos del cacique Sayhueque, en un pueblo cuyo boulevard principal exhibe viejas carretas que son el sello del circuito.

A minutos de allí, José de San Martín se alza sobre el lugar donde el cacique Casimiro Biguá encabezó una reunión de jefes tehuelches en la cual este pueblo juró fidelidad a la bandera argentina. Asimismo, permite conocer la historia de una cervecería que en la década de 1920 se animó a competir con los grandes.

Aldea Beleiro, cerca de la frontera con Chile, es un lugar casi virgen entre estepas, bosques y lagos, con un incipiente desarrollo del turismo rural y actividades de pesca, cabalgata y escalada.


Fuente: Código Aéreo

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?