Inicio Salud y Belleza Cómo lucir una piel radiante después del invierno

Cómo lucir una piel radiante después del invierno

Por: Dr. Martin Prío, (Matrícula: 68658), Líbera Estética

Después del invierno tan frío y húmedo que hemos pasado todos estamos deseando que llegue el verano para poder disfrutar del sol y volver a lucir esa ropa colorida y fresca que tanto nos gusta. Pero, en ocasiones, quizá advirtamos que nuestra piel no está preparada para ello: sin broncear, ausente de brillo, muy reseca. Es momento de solucionar todos estos pequeños inconvenientes y tomar medidas para estar radiantes.

En época invernal, la piel del rostro es la más expuesta a los agentes externos como el frío y el sol. Este último puede hacer mucho daño incluso en invierno debido a que en muchas oportunidades nos exponemos más tiempo al sol del que debiéramos ya que el frío disminuye la sensibilidad térmica y no nos damos cuenta de ello. También el viento puede perjudicarnos pero peor aun, algo que no contemplamos es el continuo ingreso y egreso de un ambiente calefaccionado, sometiendo a la piel y también a la mucosa de los labios a un estrés importante.

En definitiva, luego del invierno la piel se encuentra deshidratada y fotodañada. La llegada de los dias más cálidos es un buen momento para recuperar la tersura y lozanía de la piel antes del verano.

Si hay un básico en el cuidado de la piel, ese es la hidratación. Muchas veces, por el apuro, solemos descuidarla, pero ahora que se acerca el buen tiempo es conveniente considerarla como nuestra máxima de belleza y respetarla minuciosamente a diario. Para hidratarnos correctamente, debemos tener en cuenta nuestro tipo de piel y elegir la crema que mejor nos convenga, diferenciando que ésta deberá ser diferente para el rostro y para el cuerpo.

También, si tu piel es muy seca, se puede recurrir a los aceites hidratantes y podrás conseguir resultados muy buenos. Por otro lado, para aquellas pieles más castigadas, lo mejor es optar por un sérum hidratante especial y seguir el tratamiento para regenerarla y devolverle el brillo que haya podido perder durante los meses más fríos del año.

Un tratamiento que recomiendo es el micropeel o microdermoabrasión que es un procedimiento novedoso que nos permite retirar las capas más superiores de la piel, tal como lo hiciera el peeling químico, con la diferencia de que esta técnica se lleva a cabo mediante el uso de microcristales abrasivos de dióxido de aluminio. De este modo, el paciente comenzará a desprenderse de las capas deshidratadas de la piel. Esto debe acompañarse con una higiene e hidratación facial paulatina. Otra opción es complementar con un peeling con ácido mandélico muy suave para potenciar el tratamiento anterior; lo ideal es realizarlos cada 15 dias.

Una vez recuperada la piel se pueden iniciar tratamientos de nutrición y fotorejuvenecimiento con luz pulsada intensa (IPL) para producir un fotopeel eliminando lesiones vasculares o manchas que puedan haberse producido durante el invierno. El haz de luz intensa pulsada penetra hasta las capas interiores de la piel, sin alterar los tejidos externos, y estimula los depósitos profundos de colágeno, iniciando una acción regenerativa que rejuvenece la epidermis, le devuelve elasticidad natural, brillo, y tersura atenuando las arrugas finas. También posibilita aclarar las lesiones pigmentadas – manchas de color – y las diversas imperfecciones provocadas por trastornos de los vasos sanguíneos y capilares (arañitas, eritemas).

Recomendaciones posteriores a los tratamientos
Buena parte del éxito de todo tratamiento médico depende del cuidado posterior a éste. El seguimiento de las instrucciones médicas es vital para lograr los resultados que el especialista y el paciente se han planteado.

Luego de un tratamiento de micropeel o microdermoabrasión, es natural que la piel esté algo inflamada, sensible y rosada en los primeros días. La medicación tópica le ayudará a mejorar estos síntomas.

Conviene evitar la exposición solar en la zona tratada durante los diez días siguientes al tratamiento. También debe evitarse la exposición a calor intenso durante los tres o cuatro días posteriores. Después de trascurridos varios meses del procedimiento, se podrá percibir una piel renovada, de aspecto más suave y liso. Para mantener esta condición se debe utilizar cremas hidratantes y protector solar siempre.

En cambio, el fotorejuvenecimiento por IPL es un procedimiento gradual y no ablativo, que activa los mecanismos biológicos de renovación de la epidermis y, por lo tanto, no requiere tiempo de recuperación. La estimulación de la producción de colágeno es progresiva y requiere varias semanas.

Es importante tratar la piel antes del verano para no recibir el daño solar en una piel todavía deteriorada. También es fundamental recordar que en el proceso de cuidado de la piel y su hidratación, el tipo de nutrición que llevamos también influye, y mucho, en el aspecto de nuestra dermis. Por ello, no deben faltar los dos litros de agua recomendados y las raciones pertinentes de fruta y verduras.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?