Inicio Empresas y Negocios ¿Cómo será el joven consumidor del futuro?

¿Cómo será el joven consumidor del futuro?

En algunos años serán ellos quienes se enfrenten a la góndola de un supermercado para definir qué comer al mediodía; o los que vayan a la agencia de autos para elegir su próximo vehículo.

Estos jóvenes, que acaban de dejar las Barbies y los Hot Wheels, para elegir la PlayStation o el viaje a Disney con amigas, serán en pocos años los que lleven adelante su propio hogar.

Sus hábitos, gustos y preferencias serán clave en un mercado de consumo cada vez más segmentado y exigente, donde las marcas quieren cautivar a sus clientes por largo tiempo.

En este contexto, la Fundación Creafutur presentó un estudio con una perspectiva de cómo será el joven consumidor del período 2015-2020, un segmento que significa mucho para el mercado a la hora de hacer cálculos.

El trabajo se centra en los “tweens” -de entre 12 y 14 años- y en los “teens” -de entre 15 y 19 años- de España, Brasil, Estados Unidos, Francia, Japón, México, Reino Unido y China.

La característica que tienen en común es que, el 70%, dependen por completo de la familia desde el punto de vista económico. Son creadores de tendencias y tienen una gran influencia en las decisiones de compra del hogar, sobre todo en su propia alimentación, ropa e higiene personal.

Tendencias

Los adolescentes afirman no dejarse influir por la publicidad, pero tienden a comprar lo que ven anunciado y el valor de la marca es decisivo en el momento de la compra.

Esa importancia, se va diluyendo a medida que van llegando a la edad adulta, según una de las conclusiones del estudio Teens 2010.

A la hora de comprar, se decantan por el centro comercial y lo continuarán haciendo en el futuro, aunque bajará el consumo en los centros suburbanos.

También la conciencia sobre el medio ambiente va aumentando con el tiempo. En consecuencia, están más concienciados los “teens” (15 a 19 años) que los “tweens” (12 a 14 años), aunque todos ven el medio ambiente como un factor del que ya se preocuparán cuando sean adultos. Se ocuparán en el momento que se sientan responsables del resto de aspectos de la vida, cuando se emancipen.

El origen de lo que compran no les preocupa, pero en un futuro la conducta social generalizada será consumir productos de empresas socialmente responsables, que produzcan en el propio país.

Actividades

Actualmente, el 70% de los teens dedican la mayor parte de su tiempo a estudiar y dependen por completo de la familia, aunque están dispuestos a esforzarse para alcanzar la independencia.

Su incorporación al mundo laboral se retrasa cada vez más y, excepto en los países emergentes, al llegar a la edad laboral son pocos los que compaginan estudio y trabajo. Ello también implica un retraso en las obligaciones que comporta la edad adulta.

El ocio de este colectivo será totalmente tecnológico, en un mundo interconectado a través de 50.000 millones de dispositivos multiusos que les permitirán tener movilidad, ubicuidad y conectividad total.

Para los adolescentes de hoy la PC es imprescindible –lo prefieren al móvil- porque les permite acceder a internet de forma gratuita, para relacionarse, entretenerse e informarse, aunque todo indica que en el futuro perderá peso ante nuevos dispositivos móviles, que les ofrecerán movilidad y las mismas prestaciones de conectividad gratuita.

Actualmente, un 68% de “teens” usan redes sociales para contactar con amigos, y se prevé que esta cifra vaya en aumento con la aparición de nuevas redes, mucho más especializadas, que permitirán que los jóvenes se vinculen a partir de inquietudes, actividades o aficiones concretas.

Permanentemente conectados con los medios – más de 30 horas semanales – los adolescentes actuales se informan a través de los telediarios y de diarios on line y blogs, aunque conceden más credibilidad a la prensa escrita. En esta línea, la prensa digital ganará cada vez más adeptos porque permitirá el acceso inmediato a las noticias, actualizadas en cualquier momento y lugar, y asociarán la prensa escrita a los momentos de relax y de reflexión.

Obligaciones

En diez años, los adolescentes de países desarrollados continuarán gastando en ropa y en tecnología, y seguirán prefiriendo los productos de marca, pero deberán afrontar el copago de servicios como la salud o la educación.

Otro reto es rebajar las facturas del teléfono móvil, y mejorar los sistemas de compra ‘on line’.

Por ahora desconfían del pago y del envío del producto, pero en grandes ciudades estarán cada vez más dispuestos a hacer compras de proximidad por Internet si se vencen estos escollos.


Fuente: Infobae

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?