Inicio Bon Vivir Turismo Cumbres del parapente

Cumbres del parapente

Ver el mundo desde varios centenares de metros de altura puede ser una experiencia única. Sobre todo, si se hace flotando dentro de las mismas corrientes de aire caliente que utilizan las aves para sostenerse en el cielo.

Eso es exactamente lo que brindan las travesías en parapente, la posibilidad de concretar el viejo sueño de volar en libertad, con el viento en la cara y la sola ayuda de un moderno paracaídas de lona. No hace falta preparación o conocimientos previos, el único requisito demandado es tener un poco de coraje, el suficiente como para ser capaces de disfrutar de una sensación inolvidable.

Del mar a las sierras
Muy cerca de Mar del Plata, en los acantilados cercanos al faro, los instructores de Parapente MDQ coordinan vuelos que parten desde barrancas con 30 metros de caída y que permiten flotar sobre el mar, disfrutando de una vista increíble de la ciudad y su línea costera. Los vientos que llegan desde el océano son suaves, por lo que la práctica del parapente en esta región suele ser muy apacible. La misma empresa ofrece también vuelos desde La Peregrina, un monte situado en el sistema de Tandilia, muy cerca de Sierra de los Padres. Los vuelos de bautismo ($ 130) duran 20 minutos y se realizan en un parapente biplaza con lugar para el viajero y para un instructor.

En Córdoba se encuentra Cuchi Corral una depresión famosa entre los “parapenteros” ya que fue uno de los primeros lugares del mundo en el que comenzó a practicarse esta modalidad de deporte aventura, allá por 1976. Allí, la empresa Parapente Córdoba ofrece cursos, excursiones y bautismos en una región de ensueño, marcada por el trazo del río Pintos. Los vuelos para no iniciados ($ 200) se extienden por casi media hora, supervisados por un staff de ocho pilotos.

Loma Bola, en Tucumán es, para muchos, el mejor lugar para realizar vuelos de bautismo, ya que cuenta con una pendiente muy suave que permite realizar aterrizajes amplios. Desde el aire se tiene una vista excepcional de la selva de yungas, las quebradas de los ríos que la atraviesan y el pedemonte tucumano. Los vuelos ($ 180) incluyen el traslado desde San Miguel de Tucumán.

En la provincia de San Luis se encuentra Mirador de los Cóndores, plataforma de salida de las travesías de la empresa Volar en Parapente. Cómo su nombre lo indica, el lugar recibe la visita de numerosos cóndores que suelen deslizarse muy cerca de los parapentes. Allí, el costo de los vuelos de bautismo es de $ 200.

Pocos minutos al oeste de la ciudad de Mendoza, en el cerro Arco, está la base de Fly Mendoza en cuyos vuelos se divisan la ciudad, el desierto que la rodea y el Cordón del Plata. En los días claros, incluso es posible ver la silueta imponente del Aconcagua. El precio de los vuelos es de $ 200, en el que se incluye una travesía en 4×4 hasta el cerro.