Inicio Bon Vivir Vinos y Bodegas Declaran al Vino Argentino “Bebida Nacional”

Declaran al Vino Argentino “Bebida Nacional”

Compartir

La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, junto al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, firmó el decreto que declara al vino como la “bebida nacional” de la Argentina. El hecho representa un gran logro para la vitivinicultura argentina y suma valor a una cadena productiva arraigada en varias provincias del Oeste y con gran peso en la marca país. “El vino argentino es parte de la identidad y cultura de la nación”, aseguró la presidenta.

El reconocimiento del vino como bebida representativa de la Argentina es el resultado de muchas gestiones del Fondo Vitivinícola Mendoza y de la Corporación Vitivinícola Argentina, realizadas en el ámbito del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación y su Instituto Nacional de Vitivinicultura.

Tal afirmación se concretó en el decreto que lleva la firma de la Presidenta y que reunió el pasado miércoles a más de 500 personas en el antiguo edificio del Correo Central, en Capital Federal. Allí estuvieron además del Ministro Julián Domínguez y los Gobernadores de Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, Neuquén y Río Negro, ex gobernadores, otros funcionarios nacionales como el Ministro de Turismo Enrique Meyer y la Ministra de Producción Deborah Giorgi, y de todas las provincias vitivinícolas. La industria vitivinícola estuvo representada en su totalidad por productores vitivinícolas que llegaron desde La Rioja, San Juan, Mendoza y Río Negro; bodegueros de todas las regiones vitivinícolas, empresarios, personalidades de la cultura como Peteco Carvajal y Adriana Varela, del deporte como el basquetbolista Fabricio Oberto, del arte y del mundo del vino en general.

Pasadas las 19, la presidenta de la Nación Cristina Fernández, hizo arribo al salón del antiguo edificio del Correo Central, acompañada por Domínguez y el presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), José Molina. Un video con imágenes de las regiones vitivinícolas fue el punto inaugural de un emotivo y festivo acto que continuó con la lectura del Decreto “Vino bebida nacional”. A su término, los aplausos se hicieron sentir en el colmado salón. La presidenta se mostró sumamente animada y agradeció cada uno de los gestos de emoción de todos los presentes.

El presidente de la Coviar, Molina, demostró gran felicidad tras la firma del Decreto y lo ofreció a todos los presentes exhibiéndolo en alto, con sus brazos extendidos.

Más tarde, las voces del dúo mendocino Orozco-Barrientos se hicieron sentir interpretando la clásica cueca cuyana “Pongale por las hileras”. Para entonces, el clima de festejo y el ánimo de todos los presentes reinaba. A la segunda canción se sumó el reconocido productor musical, cantante y embajador del Vino Arentino Gustavo Santaolalla, quien le dedicó a la presidenta la canción “No existe fuerza en el mundo”, tema de León Gieco que supieron interpretar en el Acto por los Festejos del Bicentenario.

En medio de un verdadero clima de jolgorio y tras los respectivos y emotivos aplausos, llegó el momento de la toma de la palabra del presidente de la Coviar, José Molina, quien profundamente emocionado hizo referencia a la identidad ganada en la mesa argentina del vino acompañado por soda, entre alguna de sus líneas. Así mismo, su discurso también tuvo palabras para la rica y gran diversidad en la vitivinicultura argentina; para el logro en la alianza pública y privada de cara a los postulados establecidos en el Plan Estratégico Vitivinícola 2020, todos estos aspecos fundamentales para que hoy sea distinguido el vino como uno de los símbolos del país. Por otro lado, enumeró los proyectos y logros de la Corporación y repasó los principales números de la actividad, haciendo hincapié en los desafíos de la vitivinicultura argentina: la promoción del vino en el mercado interno y externo frente a la dura competencia. Para el cierre de su discurso, Molina dejó bien en claro que “las utopías de hoy deben ser las realidades de mañana”.

Tras las palabras de Molina, fue el momento de la entrega de regalos a la presidenta: el gobernador de Mendoza, Celso Jaque le entregó una jarra de alpaca acompañada por seis distinguidos vinos en nombre de todos los gobiernos de las regiones vitivinícolas; el gobernador de San Juan, José Luis Rioja, un vino fortificado de 1910 de una bodega sanjuanina y la Coviar, por su parte, una bella hoja de torrontés hecha en Plata.

Mientras el jolgorio y la alegría continuaban, el Gobierno Nacional distinguió al Ingeniero Agrónomo Alberto Alcalde, porque gracias a su trabajo en las viñas argentinas, hoy la viticultura tiene una identificación varietal precisa. Desde su trabajo en el INTA, el ingeniero ayudó que las cepas lograran diferenciarse y así estudiarse mejor, profundizar su conocimiento y obtener de cada variedad los mejores vinos.

En el cierre del acto se hicieron presentes las palabras de la presidenta Cristina Fernández, quien manifestó sentirse sumamente contenta con el clima festivo que reinaba en el evento y sostuvo la importancia de distinguir al vino como “bebida nacional” ya que “es identidad y cultura de todos los argentinos”.

“Estamos muy contentos de haber logrado articular lo público con lo privado en políticas activas, en este sector que se expande a toda la Argentina. Al principio fueron solo Mendoza y San Juan, pero hoy también están Salta con su exquisito torrontés, la Patagonia también con sus vinos. El consumo interno es muy importante y demuestra que los argentinos sí tomamos vino. A nivel mundial somos el 5° país productor y 9° en exportación, por eso es necesario seguir produciendo y que los argentinos tomemos más vino, para tener un mayor saldo exportable”, sostuvo la presidenta. “Nos comprometemos a seguir apoyando la promoción de las exportaciones de vino y su valor agregado. Consideramos que la decisión que hemos tomado de nombrar al vino como bebida nacional es muy importante para la promoción de una actividad que ha adquirido un volumen y un crecimiento importantísimo. Y agradezco a todos los productores que siguen apostando a la producción en este año del Bicentenario”.

Los referentes de la vitivinicultura que se dieron cita en el acto afirmaron la importancia de este reconocimiento para el vino y toda la vitivinicultura argentina, “que tiene más de cinco siglos de historia, integrando la tradición de los inmigrantes europeos y los saberes de los pueblos originarios”, unión que dio origen a la vitivinicultura más importante de América del Sur.

El decreto postula que:
· En todos los eventos y actividades culturales, sociales o deportivas de carácter oficial o que se encuentren previstos en las agendas oficiales nacionales o internacionales, deberá preverse la presencia de la expresión, imagen, e isologo del Vino Argentino Bebida Nacional y la promoción de dicha bebida y sus tradiciones. Al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, se le encomienda el diseño de la imagen e isologo del Vino Argentino Bebida Nacional como así también la elaboración y coordinación del plan de acción para su utilización.
· Se instruye al Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, al Ministerio de Turismo y al Instituto Nacional de Vitivinicultura para que, en su ámbito y bajo la coordinación del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, desarrollen las acciones que permitan garantizar la logística necesaria para la entrega del Vino Argentino Bebida Nacional en oportunidad de la realización de aniversarios patrios o en actividades oficiales del cuerpo consular.

Datos para tomar nota. Fuente: Coviar
• Argentina ocupa el séptimo lugar en el ranking mundial de consumo de vino con unos 30 litros anuales por persona.
• Es además un importante productor de esta bebida: se ubica en el 5º lugar del ranking mundial de elaboración de vinos con 12.135 mhl.
• Las ventas totales de vino argentino alcanzaron en el año 2009 los 10.500 millones de pesos. El 77% de esta facturación ($ 8.000 millones) corresponde a ventas en el mercado doméstico y el restante 23% a ventas en mercados externos ($ 2.500 millones).
• El volumen total vendido en 2009 fue de 1.310 millones de litros. El 79% (1.020 millones de litros) se vende en el mercado interno y el 21% (290 millones de litros) en el mercado externo.
• El cepaje tinto Malbec es el más cultivado y el más característico del país. También se cultivan en el país el Torrontés, Bonarda, Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Tempranillo, Chardonnay y Sauvignon Blanc, entre otros.
• El sector vitivinícola representa un 1,37 por ciento del (PIB) nacional, y crea unos 400.000 empleos directos e indirectos en todo el país.
• Mendoza le aporta al producto bruto interno (PBI) nacional en materia vitivinícola el 66 %; San Juan el 28 %; mientras que el resto, el 6 %. (Fuente: Datos de 2007, estudio “Efecto socio-económicos de la vitivinicultura”. Facultad de Ciencias Económicas. Universidad Nacional de Cuyo, encargado por el Fondo Vitivínicola Mendoza).
• Más de 228.000 hectáreas son destinadas a la producción de uvas en la Argentina, en la franja oeste del país que abarca las provincias de Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, Neuquén y Río Negro.

Qué dice el decreto
Entre los valores importantes, el decreto subraya que “el vino es un elemento básico de la identidad argentina y un producto alimenticio de consumo masivo que, por sus cualidades nutricionales comprobadas, integra la canasta básica familiar de diferentes grupos sociales, culturales y económicos del país”.
Por último, el decreto también resalta que “el auge de la vitivinicultura en Argentina es un factor determinante en el desarrollo de las provincias productoras de vino”, generando otras actividades que inciden en las economías regionales “como el turismo, la gastronomía, la hotelería, la metalmecánica, la generación de otras industrias y actividades de servicios, dando lugar a un cluster competitivo y dinámico”.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?