Inicio Salud y Belleza Diez “Consejos Prácticos” para reducir la contaminación acústica y cuidar la salud

Diez “Consejos Prácticos” para reducir la contaminación acústica y cuidar la salud

En la actualidad, convivimos a diario con ruidos externos que afectan nuestro organismo, pero sobre todo, nuestra salud auditiva. Las bocinas, el rumor constante de las personas que caminan por el microcentro, los taladros de las obras en construcción, el celular o escuchar música con auriculares a un volumen demasiado alto, son algunos de los factores que perjudican la audición en forma progresiva a lo largo de los años, causando irritabilidad, estrés, ansiedad, aumento de la frecuencia cardíaca, cansancio, bajo rendimiento, etc.

En este sentido, la Fonoaudióloga Mónica Matti, Gerente de Formación de GAES Argentina, sostiene que “es necesario educar a la población de los daños que provoca el ruido en nuestra salud. Desde el tráfico diario en las calles hasta la música de un boliche, son causas que a lo largo de los años, provocan la pérdida auditiva en personas cada vez más jóvenes”. “El uso de reproductores de música con auriculares a volúmenes excesivamente altos o la exposición a altos índices de ruido en boliches o conciertos son factores que han hecho que la pérdida auditiva aparezca a edades más tempranas, generando un daño irreversible”.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de Concientización contra el Ruido, GAES S.A. propone una serie de consejos para reducir la contaminación acústica y cuidar la salud.

10 consejos prácticos:

• Protegé tu casa de los ruidos
Forrar las habitaciones con materiales aislantes es una alternativa sencilla para evitar la contaminación sonora.

• Limitá el volumen de los aparatos electrónicos
Es importante controlar el volumen de la música, de la televisión o de equipos excesivamente ruidosos.

• Transitá saludablemente en la ciudad
Evitar el uso innecesario de la bocina. Cada bocinazo emite un sonido que supera los 120 dB. Asimismo, es importante prestar atención a los ruidos que nosotros mismos generamos: los demás también tienen derecho a disfrutar de un entorno sonoramente confortable.

• Uso diario de los auriculares y los celulares
Los auriculares a un volumen excesivo provocan daños en la audición con el paso de los años. También, mirar la televisión muy fuerte o tener el ring-tone del celular muy alto no sólo nos perjudica a nosotros, si no a nuestro entorno más cercano. Educar a la población, especialmente a los jóvenes, sobre el uso responsable de lo auriculares, es un factor clave para mantener una salud auditiva óptima.

• Cuidá tus oídos en los boliches o fiestas con música alta
Si vas a un boliche o una fiesta, tus oídos estarán expuestos a ruidos de más de 100dB. Es necesario que los protejas y no permanezcas demasiadas horas dentro del lugar con tal grado de impacto sonoro.

• Utilizá protección en tus oídos ante ruidos ambientales o de trabajo
Si te expones diariamente y por períodos prolongados a máquinas, subterráneo, despegue de aviones u otras fuentes de alta emisión utiliza protectores auditivos.

• Mové tus muebles con cuidado
Si necesitás correr sillas, mesas, lámparas o cualquier otro mueble que tengas en tu casa, hacelo con cuidado y despacio, para evitar incomodar a los vecinos del piso inferior.

• Hablar con voz moderada
En espacios públicos, en la oficina, o bien en nuestros hogares, es importante que podamos comunicarnos con otros en un tono moderado.

• Cuidar a nuestras mascotas: evitar ladridos excesivos
Para contribuir con la armonía de nuestro barrio, no dejemos atadas a nuestras mascotas por mucho tiempo, tengamos a bien cuidar a nuestras mascotas para que estén tranquilas y cómodas en nuestro hogar.

• Usar los electrodomésticos con moderación
No usar electrodomésticos excesivamente, ni usarlos de noche.