Inicio Tecno Dos tecnologías pelean por la conexión inalámbrica a Internet

Dos tecnologías pelean por la conexión inalámbrica a Internet

A partir de estas fiestas de fin de año los consumidores pueden encontrar un nuevo sello en determinados artículos relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC): un logotipo que identificará estos dispositivos como habilitados para la banda ancha móvil.

Esto quiere decir que sólo hará falta sacarlos del embalaje, encenderlos y sin necesidad ni de instalar programas ni conectar un modem USB externos ya estarán conectados a la red de banda ancha móvil disponible.

Los primeros artículos que incluyen esta tecología incorporada son principalmente las computadoras portátiles, pero luego se verá incorporada también a una amplia variedad de dispositivos como las cámaras digitales, los reproductores de MP3 o los automóviles, hasta electrodomésticos como las heladeras.

Se trata de una iniciativa liderada por la GSMA, la Asociación GSM, que representa a más de 750 operadores de telefonía móvil GSM de 218 territorios y países a lo largo del mundo, a los que hay que añadir los más de 180 fabricantes y proveedores que apoyan las iniciativas de la asociación.

En el proyecto están involucradas algunas de las principales compañías internacionales de telecomunicaciones y tecnologías de la información, entre ellas Asus, Dell, Ericsson, Gemalto, Lenovo, Microsoft, Orange, Qualcomm, Telefónica, Telecom Italia, T-Mobile, Toshiba y Vodafone.

Estas empresas gastarán en la marca de servicio Mobile Broadband que figura en los productos provistos de esta tecnología (acompañada de dos pájaros volando) a lo largo del próximo año más de u$s1.000 millones.

Según Michael O’Hara, director de marketing de la GSMA, lo que distingue este tipo de conexión de las habituales conexiones de banda ancha domésticas o situadas en las oficinas es la libertad, en referencia a la libertad respecto a los hot spots, los puntos de acceso para las conexiones Wi-Fi.

Libertad sobre Wi-Fi
“La insignia de banda ancha móvil asegurará a los consumidores que los dispositivos que compran estarán siempre conectados –donde quiera que la banda ancha móvil esté disponible– y que pueden esperar de éstos un alto estándar de simplicidad y movilidad”, dijo O’Hara.

Shiv K. Bakhshi, director del departamento de Tecnología y Tendencias de los Dispositivos Móviles de la consultora IDC, calificó de “tiranía espacial” para los usuarios los hot spots de Wi-Fi, a la hora de elegir por las virtudes de la iniciativa de la GSMA.

Según Bakhshi, la solución Mobile Broadband, “informada por una estrecha colaboración entre los fabricantes de computadoras, los vendedores de chips y los operadores móviles, debería centrarse en una apropiada optimización de los servicios y un mayor rendimiento de los dispositivos, y traducirse consiguientemente en una mejor experiencia para el usuario.”

Pero hay críticas contra el proyecto. Además de ciertas ausencias en la lista de “gigantes tecnológicos” participantes en el proyecto (como las de Apple, Fujitsu, HP, NEC, Panasonic o Sony), el analista Steven Hartley, de la consultoría Ovum, entre otros, sospecha que tras la iniciativa se esconde en realidad una maniobra de defensa contra la tecnología WiMAX, que está empezando a ganar terreno por ejemplo en Europa.

La competencia tiene como escenario un mercado, el de las computadoras portátiles, que alcanzará este año cifras alrededor de los 50.000 millones de dólares.

Ante la tendencia a ofrecer al usuario un rango cada vez más amplio de dispositivos habilitados para la conexión de alta velocidad, si la iniciativa de la GSMA tiene éxito se puede esperar que dentro de un mediano plazo los operadores venderán algo más que teléfonos móviles y otros dispositivos portátiles.