Inicio Empresas y Negocios El crac financiero también impactará en los sueldos de los altos ejecutivos...

El crac financiero también impactará en los sueldos de los altos ejecutivos locales

Si bien tanto a nivel local como regional las compensaciones de los altos ejecutivos de las empresas venían mostrando una tendencia positiva desde 2003, el crac financiero global generó incertidumbres y discontinuidades, cuyo impacto en los cuantiosos salarios de los directivos y CEO es aún incierto pero ya se avisora que tendencialmente será negativo.

“Hasta hace dos semanas no se veía una conciencia clara a nivel corporativo del impacto de la crisis en las compensaciones, se pensaba que la región iba a quedar ajena, que se iba a poder salvar, pero esta percepción está cambiando”, aseguró el director ejecutivo de Russell Reynolds, Edgar Medinaceli.

Con anterioridad al impacto de la crisis financiera, el mercado regional de los altos ejecutivos estaba muy activo. “El crecimiento lo veíamos tanto en la alta demanda de talentos, como en las elevadas cifras que se manejaban en cuanto a las compensaciones”, destacó Medinaceli..

Los estadounidenses, contra las cuerdas
Pero apareció en escena el tsunami financiero y las consecuencias llegaron incluso hasta los bolsillos de los líderes de las grandes empresas, los que hasta hace unos meses parecían “intocables”.

Tras el estallido de la crisis, uno de los puntos que más polémicas generaron en el Congreso de Estados Unidos fue el referido a los bolsillos de los magnates a Wall Street. Los “mega sueldos” de los grandes ejecutivos ocupan un lugar destacado en el plan de salvamento que costará a las arcas públicas u$s700.000 millones .

Y no es para menos. Las compensaciones de los responsables de Wall Street son las más elevadas de su rango: sus salarios llegan a ocho dígitos. Las retribuciones de los altos ejecutivos de EE.UU. superaron en 275 veces el salario medio de los trabajadores en 2007.

Si bien las propuestas fueron de lo más variadas, todas tienen un denominador común: ponerle límites a los salarios de aquellos cuyas firmas buscan ayuda del Estado.

Qué pasa a nivel regional
En América latina, Medinaceli sostuvo que “previo al estallido de la crisis, las economías de la región mostraban un crecimiento por encima de sus promedios históricos, había un flujo neto de inversiones positivo, una estabilidad a nivel macro inédita y fuertes necesidades de talento ejecutivo cada vez más difíciles de satisfacer.”

Antes de que entre en escena la hecatombe, desde Russell Reynolds, las tendencias generales que vislumbraban eran:

* Colombia: un ingreso de inversores internacionales ponía presión en salarios ejecutivos, pero aún se ubicaban entre los más bajos de la región. Al respecto, Medinaceli comentó: “Colombia se estaba transformado en la nueva estrellita de la región.”

* Perú: una incipiente tendencia a la suba de los salarios en empresas en crecimiento, pero aún alta dispersión. “Perú asomaba con un potencial enorme. Al igual que Colombia, habían sido países exportadores de talento y ahora se estaba revirtiendo esa tendencia para convertirse en importadores”, señaló el director de Russell Reynolds.

* Chile: salarios ejecutivos con ligera tendencia al crecimiento, pero mayoritariamente estables

* Argentina: recuperación del nivel salarial de las compensaciones de los CEO o directores generales en dólares a niveles pre devaluación, pero bajos en relación a otros países de la región y a la escala de la economía.

* Brasil: salarios en records históricos, con niveles no sostenibles en el largo plazo. “En este país da la sensación de que había un pequeña burbuja compensatoria, con salarios en los altos niveles ejecutivos en algunos casos por encima de la productividad real de las empresas brasileñas, con lo cual la perspectiva era que iban a decrecer”, advirtió el ejecutivo. Y añadió: “Sin dudas, Brasil es una aspiradora de talentos.”

* Venezuela: caos salarial, reemplazo de ejecutivos expatriados por locales, salarios en dólares estables o en baja.

“A nivel regional, esta estabilidad y crecimiento se veía en una demanda de talentos muy alta. Nunca hubo tanta demanda de talentos como en los últimos años”, aseveró el director de Russell Reynolds en el marco de la novena Cumbre de Compensaciones y Beneficios realizada en Buenos Aires. Y añadió: “Esa demanda neta se tradujo en aumentos de los salarios a niveles inéditos en la región.”

En base a su conocimiento del mercado de altos ejecutivos, Medinaceli explicó que esta situación también ponía presión sobre las compensaciones porque cuando se empezaba a buscar un manager en un pool menor de gente había que ofrecerle una importante diferencia respecto a lo que estaba percibiendo para tentarlo y lograr que de el salto hacia otra empresa.

“Si bien todo esto se tradujo en presiones alcistas en las compensaciones de los altos ejecutivos, lo que está ocurriendo ahora es un congelamiento de las tendencias salariales, que en algunos casos estaban llegando a su techo”, afirmó

Qué había detrás de la burbuja salarial
Hasta el estallido de la crisis financiera y su posterior expansión global todas las tendencias apuntaban al aumento en los paquetes de compensación ejecutiva en América latina, predominaba:

* Las nuevas inversiones
* Estabilidad con crecimiento
* Escasez de talento
* Globalización de las compensaciones
* Reconocimiento de la complejidad de industrias específicas y su correlato en el nivel de la compensación
* Efecto tipo de cambio
* Factores específicos de cada país, como por ejemplo los altos niveles de inflación en la Argentina
* Rentabilidad corporativa

A esto se le sumaba lo que ocurría en cada industria o sector en particular (ver cuadro). Por ejemplo, los salarios eran particularmente altos en posiciones de dirección de manufactura pesada ante la escasez de gente en toda la región con conocimientos y experiencia en la administración y desarrollo de proyectos en la industria pesada como aluminio, cemento, metales.

“Los mayores salarios en Brasil se explican por condiciones genuinas como el crecimiento y el potencial del país y en la Argentina por la inflación”, explicó Medinaceli.

Según el headhunter, al momento de proponerles un cambio de trabajo a los altos ejecutivos se le solía ofrecer un 30% más de sueldo, porcentaje que tiende a compensar la incertidumbre, la pérdida de antigüedad y que da cuenta de su valor en el mercado. No obstante, en la actualidad esa cifra llega al 40% e incluso en los sectores más críticos se sobrepaga aun más: un 30% por encima de la media del mercado.

Impacto directo
Durante su presentación en la novena Cumbre de Compensaciones y Beneficios, Medinaceli aseguró que “a nivel de los altos mandos van a disminuir las primas de cambio y van a bajar las compensaciones en América latina, ya que los CEO y directores cobrarán menores bonus y a su vez recibirán stock options con rendimientos menores.”

Y tras relevar las tendencias de cada uno de los países y sectores, desde Russell Reynolds prevén varios cambios para el corto plazo:

* El impacto de la crisis es casi inmediato en las compensaciones de ejecutivos de empresas de servicios financieros

* En particular, en el sector de banca de inversión, asset management, private banking se espera que los bonos sean entre 30 y 60% menores a los de 2007, volviendo a niveles similares a los del 2003

* En las empresas de recursos naturales se espera que los niveles de compensación se mantengan en los niveles de 2008

* En empresas industriales es de esperar una ligera baja en la compensación total

* Las compensaciones directivas en el sector de consumo masivo también puede verse muy afectadas

* Telecomunicaciones, tecnología, laboratorios, sin tendencias claras, pero en el mejor de los casos mantendrán sus niveles actuales.

La Argentina no quedará al margen
Tras quedar demostrado que la promocionada teoría del desacople no tendrá lugar en la región –de hecho hasta la propia presidenta Cristina Kirchner reconoció que la economía argentina no será ajena a los coletazos del crac financiero – la situación salarial de los altos ejecutivos locales no quedarán exenta de la hecatombe.

Según Russell Reynolds, de cara al futuro la situación local se caracterizará por:

* La inflación probablemente siga poniendo presión, cada vez menor, en los salarios ejecutivos, pero las casas centrales serán cada vez más reacias a convalidar aumentos en moneda dura ante un escenario global negativo

* En algunas industrias/sectores donde hay claros déficit de talento a nivel regional y hasta global (minería, E&P de petróleo y gas, industrias básicas), puede haber espacio para más subas en posiciones muy específicas

* En la gran mayoría de las multinacionales se producirán presiones para contener aumentos de los paquetes ejecutivos

* Las primas de cambio, actualmente en promedio por encima del 40%, tendrán tendencia a la baja

Si bien la movilidad del talento gerencial de alto nivel se ve menos afectada por cualquier crisis, el impacto de la misma es mucho mayor que en momentos más calmos

“Las crisis son los mejores momentos para adquirir en el mercado talento coyunturalmente mal pago, maltratado o desmotivado, pero también para perder talento precisamente por las mismas razones”, señaló Medinaceli

Y destacó: “Acá es donde la política de compensaciones se vuelve estratégica ya que perder un buen CEO en un buen momento es malo, pero perderlo en un momento malo es crítico.”


Fuente: InfoBAE

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?