Inicio Empresas y Negocios El desafío de integrar distintos estilos en la decoración

El desafío de integrar distintos estilos en la decoración

Compartir
Por: Liliana Mestanza, Team Desing, Fontenla

En la decoración actual, tienden a convivir un gran número de estilos diferentes, cada uno con sus características propias aunque algunos de ellos son parecidos entre sí y se diferencian sólo en pequeños matices. También, es habitual decorar ambientes fusionando dos o más estilos y en ocasiones, si la unión de los estilos se generaliza, puede dar lugar al nacimiento de uno nuevo.

La mezcla de estilos y épocas es uno de los grandes desafíos de la decoración actual. Una novedad que ha surgido en este último tiempo al integrar distintos estilos es una atractiva reinvención del estilo clásico, introduciendo muebles rústicos en la decoración urbana.
Se trata del nuevo rústico urbano, que consiste en incorporar mobiliario tradicional en la vivienda de ciudad. Se logran fabulosos ambientes con este estilo, pero hay que conocer qué se puede mezclar.
Lo ideal es integrar adecuadamente y encontrar el equilibrio en los elementos que se combinan. Es necesario buscar un nexo de color o de materiales que siente la base; azules cálidos, grises y tostados son la mejor opción.
Los muebles y los objetos antiguos que casi siempre se llevan a las casas de campo pueden decorar ahora el departamento o la casa de la ciudad. Es importante distinguir que las piezas y muebles de calidad no pasan de moda y pueden ubicarse perfectamente en cualquier ambiente si se saben combinar. Y esto es algo que los decoradores rescataron en todas las épocas.
Como ejemplo, en un ambiente espacioso se podrá adaptar una cómoda que en otro tiempo decoraba los dormitorios. Este mueble es ideal para guardar la vajilla, la cubertería y los manteles y sobre la misma se pueden apoyar portarretratos, candelabros o una bandeja con licores y cristalería. Una idea interesante consiste en recuperar un armario de madera antigua para lucirlo en una pared lateral y colocarle encima una planta colgante en una maceta de barro; disponer viejos baúles como mesa para delante del sillón o en el recibidor.
Las alacenas, las camas con baldaquino, los chiffonnier, los cabeceros de hierro forjado, los bancos, los espejos barrocos recobran protagonismo. Las lámparas de araña se convierten en la pieza de mayor demanda para la casa, incluso para los baños y las cocinas.
Ciertos objetos y muebles que se rescatan de casas de familiares de generaciones anteriores tienen un valor entrañable y lo recomendable es permitir que luzcan tal como están. Su encanto radica precisamente en su historia y en su edad, por lo que se aconseja no disimular sus años, esconder sus defectos o restaurarlos.
El secreto está en lograr el equilibrio entre muebles viejos y nuevos con sentido común, optando por los colores neutros en las paredes de las habitaciones y evitando los excesos.
Asimismo, una idea recomendable es introducir elementos atractivos de estilo romántico, con reminiscencias del pasado, ya que transforman a un estilo en suave y elegante, atemporal y adaptable a cualquier espacio. Probablemente, esta fusión permanezca durante un largo tiempo porque este nuevo resultado es preferido por muchas personas que no eligen los estilos modernos debido a su frialdad.

Algunos consejos
Mezclar estilos tiene muchas ventajas:
– podemos aprovechar piezas que de otro modo no utilizaríamos (por ejemplo, algunas objetos antiguas que podemos encontrar en casa de nuestros abuelos o nuestros padres)
– ahorramos algo de dinero
– se logra integrar en nuestra decoración piezas que de otras formas no podríamos incluir
– le damos un toque personal a nuestra casa que muchas veces no podemos conseguir si nos guiamos por las reglas de un estilo concreto.

Pero también es arriesgado, porque en la intención de darle un toque personal a nuestro hogar, podemos excedernos y conseguir un aspecto desordenado, recargado o caótico.
Para evitar que esto suceda:
– En primer lugar planifica. No es positivo comprar e introducir piezas o muebles de distintos estilos de forma desordenada ya que el resultado será confuso.
– Aunque quieras mezclar estilos, no mezcles más de dos. Si mezclas muebles coloniales, con rústicos y contemporáneos al final quedará un ambiente sobrecargado, aunque utilices pocas piezas.
– No todos los estilos combinan, por ejemplo muebles coloniales con rústicos raramente quedan bien. Tiene que tratarse de estilos muy diferenciados para que la integración sea perfecta.
– Es necesario que haya un estilo principal y otro secundario: un estilo tiene que dominar y del otro escoger pocas piezas. Se puede optar por decorar toda la casa con piezas de estilo contemporáneo, y escoger sólo una o dos piezas de estilo clásico para la mezcla, y el resultado será muy bueno.
– Por último, conviene potenciar la iluminación en los puntos de la habitación que quieras destacar.

Saber integrar edades, estilos y materiales es una habilidad poco frecuente ya que es muy compleja. Por eso, no debe ser una mezcla caprichosa sino más bien una combinación precisa.
Intentarlo es una experiencia muy estimulante.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?