Inicio Bon Vivir Turismo En Mar del Plata, lo más alto de la temporada baja

En Mar del Plata, lo más alto de la temporada baja

Pocos lo esperaban. Sobre todo porque el fin de semana largo de octubre ya había sido bueno. Pero sorprendió y cómo: de sábado a lunes últimos la ciudad se inundó de turistas como casi nunca había logrado en el resto de la temporada baja. Y como si fuera poco, el clima acompañó para disfrutar esta escapada a la costa con los pies hundidos en la arena de la playa.

Las cifras oficiales difundidas por la Comuna hablan de casi 150.000 turistas y una ocupación hotelera que promedió el 75%, niveles muy propios del movimiento estival.

Pero el éxito del fin de semana largo, el último del año, no alcanzó para dejar satisfechos a los operadores turísticos que esperaban esta fecha para confirmar reservas con miras al verano.

Por ahora, la demanda de alojamiento en hoteles y alquileres de departamentos no sólo no responde a las expectativas, sino que, sobre todo en el último de los rubros, está casi un 20% por debajo de los niveles que se habían logrado para esta época del año anterior.

Quedó aquí la sensación de una temporada casi en marcha que, afectada por la crisis económica global, derivaría en nuevas tendencias de veraneo. “Se han recibido muchos pedidos de estadas por siete a diez días”, reconoció el presidente del Colegio de Martilleros Públicos, Miguel Angel Donsini. Hasta 2007 las preferencias se orientaban a los contratos quincenales.

La misma repercusión se encontró en los balnearios, donde las reservas de carpas y sombrillas tienen una merma que se percibe menos ya que buena parte de los contratos confirmados tiene por clientes a los propios marplatenses que disfrutan de estos servicios durante toda la temporada.

El paso de los turistas también dejó algunas advertencias sobre casos específicos de propietarios de inmuebles que pusieron precios por encima de las recomendaciones del sector (se había acordado subas de hasta un 10% con respecto a 2007) y gestos de aceptación por valores accesibles en otros rubros, en particular la gastronomía, con una amplia y variada oferta para todos los presupuestos.

Ahora la expectativa se traslada a los nuevos fines de semana largos que se darán con los asuetos concedidos para las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Será un momento de definiciones para tener un panorama más claro de la temporada que ya empieza.