Inicio Motores Ferrari Omologata: una nueva creación única

Ferrari Omologata: una nueva creación única

Un Ferrari único ha sido visto dando vueltas a Fiorano durante un breve pero intenso shakedown. Aunque la nota del motor V12 que resuena en la pista puede haber sonado familiar, el aspecto llamativo del coche es único, aunque está garantizado que llamará la atención de los aficionados de la marca. Con su acabado Rosso Magma y su sofisticada imagen de competición, el nuevo Ferrari Omologata es un claro descendiente de la gran tradición GT de Ferrari que abarca siete décadas de historia.

Encargado por un exigente cliente europeo, la última oferta de la línea de modelos únicos de Ferrari, construidos en autocar, es una vibrante evocación de los valores que definen a Ferrari en relación con las carreras de GT: un coche que se siente igual de cómodo en la carretera que en el vértice de la pista en manos de un verdadero caballero conductor.

El proyecto Ferrari Omologata tardó poco más de dos años en completarse desde la presentación inicial de los bocetos, comenzando con imágenes que cubrían una variedad de inspiraciones, desde el patrimonio de las carreras hasta la ciencia ficción y las referencias a la arquitectura moderna. La idea desde el principio fue crear un diseño futurista con elementos distintivos reinterpretados de una manera fresca para proporcionar el potencial de una forma atemporal que seguramente dejará una impresión duradera.

Para conseguirlo, los diseñadores desbloquearon todas las áreas posibles de libertad del paquete subyacente del 812 Superfast, manteniendo sólo el parabrisas y los faros como elementos de la carrocería existentes. El objetivo era explotar las proporciones de la potente disposición frontal media para ofrecer un diseño muy elegante definido por volúmenes suaves y reflejos ondulantes, realzados por gráficos nítidos con rupturas de superficie escasamente destiladas dondequiera que las funciones aerodinámicas lo dicten. El aspecto más difícil era lograr el equilibrio ideal entre expresividad y moderación: el Omologata debía rezumar presencia en la calle manteniendo un lenguaje formal muy puro.

Los diseñadores estudiaron cuidadosamente la postura y actitud del coche desde todos los ángulos, definiendo un volumen frontal afilado de la rejilla ovalada aplanada. La sección redondeada sobre los pasos de rueda delanteros, enfatizada por una franja contrastada que atraviesa el capó, parece salir de forma natural de la parrilla. En la parte trasera de la puerta, el flanco se desarrolla en un músculo trasero muy potente que se mezcla limpiamente hacia arriba en el panel de tres cuartos. Todo el volumen se hace deliberadamente imponente mediante la eliminación de la luz del cuarto trasero, mientras que tres cortes transversales horizontales en el volumen del fastback bajan visualmente la masa trasera. La cola está superada por un alerón prominente que añade no sólo fuerza descendente, sino una postura más agresiva y deportiva. En general, el coche parece estar preparado para atacar el asfalto incluso cuando está parado y, visto desde la parte trasera, las luces traseras individuales profundamente colocadas subrayan la tensión.

La singularidad en más que el nombre

Satisfacer todas las restricciones de seguridad para la homologación de la carretera sin interferir con ninguna de las posibilidades de uso y tracción de un Ferrari es siempre un gran desafío para el equipo de diseño dirigido por Flavio Manzoni, más aún cuando se parte de una plataforma existente. Omologata fue, de hecho, una palabra clave que resonó durante todo el desarrollo de este, el décimo V12 con motor delantero que Ferrari ha entregado desde el P540 Superfast Aperta de 2009. Más allá de las claras instrucciones del cliente y hasta el más mínimo detalle del coche, los diseñadores tuvieron en cuenta un sinfín de variables para hacer de este un modelo hecho a medida, que podría encontrar fácilmente su lugar en cualquier sala de exposición de Ferrari. La búsqueda del toque final fue tan lejos como el desarrollo de un nuevo tono de rojo sólo para la librea, para que coincidiera con el ardiente Rosso Magma de triple capa sobre el acabado de fibra de carbono oscurecido.

En el interior del coche, una gran cantidad de detalles de acabado sugieren un fuerte vínculo con la rica herencia de las carreras de Ferrari. Los asientos de color azul eléctrico, acabados en una elegante combinación de cuero y tejido Jeans Aunde® con arneses de competición de 4 puntos, destacan sobre un interior totalmente negro. A falta de luces y pantalla en el cuarto trasero, la atmósfera en el habitáculo es intencionada, recordando a una época pasada. Las piezas metálicas del salpicadero y del volante están acabadas con el efecto de pintura crepitante asociado a los grandes pilotos de GT de los años 50 y 60, así como a las tapas de levas de los motores de Ferrari. Un efecto de pintura martillada tan utilizado en coches como el 250 LM y el 250 GTO encuentra su camino en detalles como los tiradores de las puertas interiores y en el puente del Ferrari F1.

El Omologata es un ejercicio único y adecuado, que consigue abarcar una serie de sutiles pistas de diseño de la firma Ferrari sin caer en la nostalgia. Su carrocería de aluminio hecha a mano está salpicada de detalles casi subliminales, de manera que desafía al entusiasta a identificar las diversas fuentes de inspiración que jugaron un papel en su creación.