Inicio Bon Vivir Turismo Finca María Cristina, nueva opción para descansar el fin de semana

Finca María Cristina, nueva opción para descansar el fin de semana

Para aquellos que disfruten del confort de la ciudad y quieran trasladarlo al campo abrió una nueva opción de turismo rural en Brandsen, a 100 km de Buenos Aires hacia el Sur: el Lodge de Campo y Spa Finca María Cristina.

Lo primero que sorprende al visitante es el pasto cortado y los canteros de flores combinadas como si se tratase de una casa en Pilar, increíblemente verde a pesar de la sequía. Son 55 hectáreas de campo dedicado al turismo con animales de granja y algunos caballos.

Por ahora existen once habitaciones con todos los accesorios requeridos por los turistas que gustan del bienestar urbano, pero precisan cada tanto el sanador contacto con la naturaleza. Pero están planificados dos sectores más de once cuartos cada uno, una laguna artificial y un sector exclusivo para los viajeros que pasen el día de campo, que incluye una nueva pileta, duchas y comedor.

Alberto Varano se encarga de que todo funcione y Daniel Flores se ocupa de las comidas y bebidas del restaurante, que también puede visitarse sin pernoctar en el establecimiento con reserva previa.

En uno de los edificios hay seis habitaciones independientes con baño y galería propia, con sillas que dan al parque; en el otro, la antigua casa principal, están las restantes cinco que pueden ser en planta baja o primer piso, y comunicarse entre sí en un altillo. En la casona se encuentra el living con las oficinas y las galerías con los juegos para niños, como ping-pong, pool, sapo, etcétera.

A pocos metros, la pileta pequeña y redonda está rodeada de plantas y posee un deck y algunas sombras de telas y pérgolas para refugiarse del implacable sol del verano. Un poco más allá, un cartel anuncia la llegada del spa, que estaría listo para julio.
La gran comilona

Las comidas no son un tema menor en Finca María Cristina. Al mediodía, el infaltable asado en la parrilla con leña y carbón, que los fines de semana se traslada al asador criollo o en la rueda; por la noche, las pastas caseras como canelones, lasaña, panzotti o sorrentinos.

“Los ravioles son artesanales, rellenos de ricotta con nuez o almendras, verdura? Especialmente recomendables son los malfatti y por las tardes, nunca faltan los pastelitos de membrillo más alguna torta para acompañar el café, té o mate”, informa Flores.

“Básicamente, la gente viene a descansar. Una vez que se dan cuenta de que no hay actividades planificadas para ellos, salvo que las soliciten -caballos, bicicletas, pileta-, se relajan, duermen la siesta y empiezan a disfrutar del relax”, dice Varano.

Se puede andar a caballo o en bicicleta unos 300 metros hasta llegar a la granja, donde cabras, patos y gallinas se acercan a saludar a todos. La chanchería, los conejos y el tambo se encuentran en etapa de preparación para que luego se conviertan en futuros insumos para el restaurante. Esta parte sí luce como en el campo, menos turística, con patos y gansos andando entre las tranqueras o metiendo sus narices en una antiquísima casa de adobe que se convertirá en pulpería.

Datos útiles

* Finca María Cristina: ruta 215, km 67 y entrada a Loma Verde, Coronel Brandsen. Para llegar hay que tomar la Autopista Buenos Aires-La Plata y luego la ruta 2 hasta el km 58 (cruce Etcheverry). Allí se sale a la derecha rumbo a Brandsen por la 215 unos 20 km hasta la localidad. Se cruzan las vías y se sigue un km hasta doblar a la izquierda, 18 km más.

* Informes: 6385-3168 y (15) 3549-5632
cvera@fincamariacristina.com.ar
www.fincamariacristina.com.ar

* Las tarifas tienen un 20% de descuento de lunes a viernes.

* Dos días, una noche, $ 460 por persona más IVA. Menores de 12 años 50% de descuento. Menores de 2, gratis.

* Día de campo: $ 170 más IVA, que incluye desayuno, asado, merienda y actividades (sin bebidas alcohólicas).