Inicio Empresas y Negocios Fuerte caída del superávit comercial en marzo: 26,2%

Fuerte caída del superávit comercial en marzo: 26,2%

Suben las importaciones, en parte porque las empresas invierten en equipos. Las exportaciones también se incrementan, pero no tanto en volúmenes como por precios, dado el buen contexto internacional. Se exporta una menor cantidad de productos agroindustriales, sobre todo aquellos en que interviene el Gobierno. Y hay menos operaciones, de venta y de compra, de combustible y energía, porque cayeron algo los precios en el mundo y porque la crisis petrolera argentina continúa.

Son los principales datos que muestra la balanza comercial del mes pasado, cuyos números fueron dados a conocer ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), y que reproduce la tendencia observada en el primer trimestre del año.

Marzo terminó con un superávit comercial de 679 millones de dólares, un 26,2% menor al saldo positivo registrado el mismo mes del año pasado y también bastante menos que el que habían pronosticado distintos analistas. La agencia de noticias Reuters, por caso, había obtenido proyecciones privadas que auguraban un superávit de 884,3 millones en promedio.

El comportamiento comercial de la Argentina en marzo se explica así:


  • Un alza del 12% en las exportaciones, que sumaron 4097 millones de dólares. Este crecimiento fue de un 10% por los precios internacionales y apenas un 2% en volúmenes. Cereales, material de transporte terrestre (especialmente automóviles) y grasas y aceites vegetales encabezaron el aumento. En las manufacturas de origen agropecuario, en cambio, la buena noticia sólo fueron los precios: se creció un 18% por éstos y se cayó un 7% en volumen. También disminuyó la venta de combustibles y energía, tanto en volumen (-3%) como por precios (-4%).
  • Un alza del 26% en las importaciones, más del doble de lo que crecieron las exportaciones. En este caso, con excepción de los combustibles y los lubricantes, todo creció en volumen (24%). Aquí sobresalieron las compras de porotos de soja y abonos minerales, productos planos y perfiles de hierro, tubos soldados para oleoductos y ácido tereftálico, empleado en la industria plástica.

Al analista Félix Peña no lo sorprende que se esté importando cada vez más y que por eso caiga el superávit. “En primer lugar, las exportaciones estaban anormalmente bajas; en segundo lugar, ese dato puede estar indicando que se esté invirtiendo. Para exportar más, hay que invertir”, dijo.

Es la misma conclusión que sacó ayer el presidente Néstor Kirchner durante un acto en la Casa Rosada. Afirmó que los desembolsos estaban aplicados a bienes de capital, y puso como ejemplo la incorporación de cinco aviones en el mercado aerocomercial.

Con todo, algunos analistas advierten sobre los resultados en aquellos productos que han tenido o tienen conflictos con el Gobierno por el abastecimiento del mercado interno. Camilo Tiscornia, de la consultora Tiscornia, Castiglioni & Asociados, observó que la exportación de manufacturas de origen agropecuario había subido por precios (18%), pero bajado en volumen (-7%), y que la de productos primarios había crecido un 25% por precios, pero apenas el 3% en cantidades. “Hay que tener en cuenta que se trata de una cosecha récord”, agregó.

En el Ministerio de Economía, en cambio, juzgaron muy alentadores los resultados. Por un lado, celebraron que las ventas externas hubieran alcanzado, en los últimos 12 meses, a los 47.692 millones de dólares. “Implica un volumen que perfora nuevamente el récord histórico anterior y que es superior en un 14,2% al total de los 12 meses exportados a marzo de 2006”, expresó el Ministerio en un texto difundido ayer.

En el primer trimestre del año, el superávit comercial fue de US$ 1817 millones, también menor (un 28,4%) al obtenido en el mismo lapso del año pasado. Así, los cálculos proyectan un saldo positivo de alrededor de 11.000 millones para este año, algo inferior a los 12.409 millones de 2006. “Es un poco menos, pero sigue siendo robusto”, dice Dante Sica, de la consultora Abeceb.com.

Los economistas consideran que el aumento de las importaciones es una consecuencia lógica de toda economía que se expande. Lo que no es tan positivo, afirman, es que las exportaciones crezcan sólo por precios y no en volúmenes. Sica cree, con todo, que el momento es bueno. “Los sectores que subieron fuerte en importaciones fueron bienes intermedios y bienes de capital. Lo único que me preocupa es la caída en los combustibles, que en un país de alto crecimiento es un dato que debe seguirse. Se ve que no han exportado tanto.”


Fuente: La Nación

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?