Inicio Empresas y Negocios Fuerte caída en supermercados bonaerenses

Fuerte caída en supermercados bonaerenses

Nuevos datos, esta vez oficiales, confirman que desde comienzos de año hay una fuerte baja de las ventas de comercios, supermercados y restaurantes en la Ciudad de Buenos Aires.

Los rubros más afectados son electrodomésticos y alimentos, tanto en supermercados como en comidas rápidas y restaurantes. Los datos, que corresponden al primer trimestre de este año, son de la Dirección de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires a partir de las declaraciones juradas del impuesto sobre los Ingresos Brutos presentadas por las empresas. A diferencia de una encuesta, que se basa en una muestra de productos, estas cifras representan las ventas efectivas de los comercios.

Por rubros, la mayor caída con el 14,3% corresponde a la “línea blanca en comercios especializados”. Le siguen los restaurantes, con un descenso del 12%. En tanto, los negocios de comidas rápidas (“fasto food”) registraron una baja del 6,8%, con relación al primer trimestre de 2013.

Las ventas de alimentos en los supermercados cayeron el 5,4%, mientras subió 2,8% la facturación del resto de los artículos que venden los supermercados. Estos datos confirman la disminución de las ventas que informó el comercio minorista a través de CAME que viene marcando desde comienzos del año una baja creciente de las ventas. En promedio, en el semestre la caída fue del 7% con un pico de -8,8% el mes pasado. CAME atribuye la baja de las ventas a la disminución de los ingresos reales de la población y al encarecimiento del crédito.

Todos estos números apuntalan las estadísticas, incluso oficiales, que reconocen que desde fines de 2013 la economía está en recesión. La construcción y la industria son los sectores más golpeados, sobre todo en el rubro automotor y metalmecánico y en el transporte. También hay una fuerte baja en los niveles de inversión y del consumo privado, con menos empleo.

Este contexto recesivo convive con una inflación alta que para el primer semestre de este año va desde un casi 15% que se estima arrojará la medición del INDEC hasta el 21,8% de la desplazada directora de ese organismo, Graciela Bevacqua. En el semestre, la suba de los precios fue liderada por los gastos de transporte y comunicaciones (+ 30,7%) según el Estudio Bein) y de vivienda (+ 21,4%), por el incremento de las tarifas de agua y gas. Esto afectó directamente el consumo de las familias.

Según Bevacqua, a junio, la inflación interanual fue del 38,5% y “de mantenerse los mismos niveles observados en el segundo trimestre, el año finalizaría con un índice cercano al 41%”. Estas cifras superan por lejos los aumentos salariales acordadas en las paritarias, y ni qué decir el aumento semestral de las jubilaciones del 11,31%, entre 6 y 11 puntos por debajo de las mediciones de las consultoras.

A eso se agregó que se redujeron las horas trabajadas y prosiguieron las suspensiones en la industria automotriz achicando el ingreso de las familias. Tampoco ayudó la contracción de los créditos y las tensiones económicas y financieras por el fallo adverso de la Corte Suprema de EE.UU.

Así las cosas, el “ajuste ortodoxo” iniciado por el ministro Axel Kicillof a fines de 2013 ha redundado en una caída del poder adquisitivo de la población que se tradujo en una fuerte baja del consumo.

Y julio comenzó con nuevos aumentos de precios (colectivos, naftas, Precios Cuidados) que profundizarán la caída de las ventas.


Fuente: Clarin

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?