Inicio Tecno GEFCO elegida para transportar el satélite SAC-D/Aquarius

GEFCO elegida para transportar el satélite SAC-D/Aquarius

Compartir

GEFCO fue elegida por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales de Argentina (CONAE) para realizar la coordinación logística y el transporte del satélite argentino SAC-D/Aquarius, desarrollado por la CONAE en cooperación con la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) y la participación de agencias espaciales de otros países. El satélite fue construido totalmente en la Argentina por organismos del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología y empresas de base tecnológica.

El 25 de junio pasado, el satélite – cuyo peso es de 1400 kg, tiene 2,7 metros de diámetro; 7 metros de largo con la antena del instrumento Aquarius desplegada, y 1.443 watts de potencia – fue trasladado desde las instalaciones de la empresa contratista principal, INVAP S.E. en la ciudad de Bariloche, hacia el aeropuerto local, para abordar el avión C17 dispuesto por la NASA para su transporte aéreo, con destino al Laboratório de Integração e Testes (LIT) del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (INPE) en Sao Jose dos Campos, localidad cercana a San Pablo, Brasil. Allí se llevará a cabo la última etapa de ensayos y pruebas del satélite argentino, tras lo cual estará listo para su lanzamiento, previsto para el mes de abril de 2011.

La tarea demandó un importante operativo de tránsito y seguridad. Para el acarreo se organizaron dos convoys de carga que comprendieron tres carretones (uno de ellos de suspensión 100% neumática) y dos remolques de tipo sider, además de dos autos de custodia, tres vehículos de apoyo y una grúa de 80 toneladas autopropulsada.

El satélite SAC-D Aquarius viajó en un contenedor de 8 metros de largo y 3,40 de lado, de aproximadamente 10 toneladas de peso; en total fueron 112 cajas y se requirieron dos viajes del avión C17 Globemaster III para trasladar todo el equipamiento. Una vez en el aeropuerto de Sao José dos Campos (NE de San Pablo), Gefco Brasil montó un operativo para proceder a la descarga del avión y realizar el transporte hacia el INPE, cumpliendo con las normas exigidas por la CONAE y la NASA, lo que obligó a disponer de la misma cantidad y calidad de equipos que los utilizados en Argentina.

La planificación de este proyecto demandó más de seis meses de trabajo directo de unas 35 personas en ambos países, sin considerar las áreas de soporte cuya intervención también fue imprescindible, como la dirección jurídica, de seguros, de calidad, etc. “Para esta tarea el cliente ha demandado el uso de toda la capacidad instalada de la empresa (vehículos, depósitos, proyectistas,) además de requerir el cumplimiento de especificaciones particulares que obligaron a la contratación de equipos especiales para esta operación como la provisión de nitrógeno durante el viaje, generadores de electricidad, torres de iluminación, grúas de 80 toneladas, combustible y hasta rampas construidas sobre planos del avión provisto por la fuerza aérea norteamericana”, señaló Christian Liebstein, Director Overseas de Gefco Argentina. Y agregó: “esta operación demuestra la capacidad operativa de Gefco para la planificación, desarrollo y ejecución de proyectos logísticos de alta envergadura. Nos enorgullece que tanto CONAE como NASA hayan confiado en GEFCO para llevar adelante esta importante tarea.”

Una vez en laboratorios del LIT, el SAC-D Aquarius pasará por pruebas muy rigurosas para verificar el correcto funcionamiento de sus sistemas electrónicos y de comando, en un ambiente que recrea las condiciones que tendrá que afrontar el satélite en el Espacio, cuando esté en órbita. Por ejemplo, la exposición a altos niveles de radiación y bruscos cambios de temperatura que sufrirá al entrar y salir de fase iluminada por el sol.

Esta etapa final de pruebas en Brasil tendrá lugar durante ocho meses aproximadamente. Luego el satélite realizará un último viaje hacia los Estados Unidos, donde se preparará para llegar al Espacio. El lanzamiento estará a cargo de la NASA, y se realizará mediante un cohete Delta II desde la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, en California.

Acerca del Proyecto SAC-D/Aquarius
Es una misión espacial de cooperación internacional desarrollada por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y la National Aeronautics and Space Administration (NASA) de los Estados Unidos. Incluye contribuciones de la Agenzia Spaziale Italiana (ASI) de Italia, el Centre National d´Etudes Spatiales (CNES) de Francia, la Canadian Space Agency (CSA) de Canadá y el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (INPE) de Brasil.

En el ámbito nacional participaron en la construcción del satélite, organismos del Sistema Nacional de Innovación Científica y Tecnológica, tales como la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata, el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) y el Centro de Investigaciones Ópticas (CIOP) del CONICET, la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), el Instituto Universitario Aeronáutico (IUA) y empresas privadas nacionales de base tecnológica como INVAP.S.E. (contratista principal del satélite), DTA S.A., CONSULFEM y STI.

El objetivo principal del SAC-D Aquarius es medir la salinidad de mares y océanos en forma global para elaborar modelos climáticos a largo plazo. También medirá la humedad del suelo a gran escala, dato que permitirá elaborar alertas tempranas de inundaciones y aparición y/o dispersión de enfermedades. El conocimiento de la salinidad de los mares es de vital importancia para estudiar el cambio climático y entender los efectos de las interacciones entre el ciclo del agua, la circulación oceánica y el clima.

El satélite lleva a bordo en total ocho instrumentos. El “Aquarius”, instrumente integrado por un radiómetro de microondas y un escaterómetro que medirá la salinidad del mar, aportado por la NASA con una inversión de doscientos millones de dólares. La Agencia Espacial Italiana (ASI) aporta el instrumento “ROSA” para estimar datos atmosféricos y la agencia espacial francesa CNES, el “Carmen 1” para determinar la distribución de micrometeoritos y desechos espaciales, así como el efecto de la radiación sobre equipos electrónicos. Los restantes cinco instrumentos conforman la carga útil bajo responsabilidad de la CONAE y son: el radiómetro de microondas “MWR” para conocer sobre la superficie del mar la distribución de hielo, la velocidad del viento, la precipitación, contenido de agua y vapor de agua en nubes. La cámara infrarroja “NIRST” (en colaboración con la agencia espacial canadiense) para monitoreo de fuegos y volcanes, y temperatura de superficie del mar y de la tierra, la cámara de alta sensibilidad “HSC” para observación nocturna (iluminación urbana, detección de embarcaciones), el sistema “DCS” de colección de datos ambientales desde plataformas en tierra, y el “TDP” un sistema de receptores GPS para determinar posición del satélite entre otros datos.

El SAC-D será controlado desde la estación “Teófilo Tabanera” de la CONAE, en Córdoba, que será la encargada de distribuir la información recibida entre numerosos centros de estudio y desarrollo argentinos, y entre los socios del proyecto.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?