Inicio Empresas y Negocios Hacia el buen retiro

Hacia el buen retiro

Enfrentarse con el retiro después de crecer profesional y personalmente en una empresa puede superarse de manera más sencilla cuando se recibe asesoría en el área previsional ya sea por parte del empleador o mediante empresas especializadas.

“La jubilación es un momento oportuno para plantearnos objetivos acordes con esta nueva etapa y transitarlos, disfrutar del tiempo libre, y dejar atrás las obligaciones y la presión de los horarios. Este es el principal desafío e implica la elaboración de un duelo que incluye sentimientos de tristeza y desarraigo que muchas veces llevan a la depresión”, comenta el psiquiatra Diego Demare.

Porque la realidad es que cuando el empleado comienza a evaluar los beneficios que disminuyen en la etapa pasiva, como la salud, la vivienda, la financiación, la recreación y, en general, un nivel de vida al que se accedió con el tiempo y mucho esfuerzo, llega a la difícil conclusión de que su calidad de vida será menor.

“Por esto tiene especial importancia recibir el asesoramiento adecuado para organizar de manera óptima nuestras opciones, evaluar todas las alternativas, y ampliar el campo de nuestras posibilidades económicas y personales”, anota el profesional.

La directora de Servicios Previsionales de Mercer, Ana María Weisz, coincide: “Generalmente, el empleado es sorprendido por la llegada de la jubilación. Lo recomendable es planificarlo, y prepararse psicológica y financieramente para esta nueva etapa. El empleado activo y en relación de dependencia tiene una organización casi omnipresente que hace su vida y la de su familia segura y placentera. Pero la red de beneficios tiende a desmoronarse cuando ingresa en el universo de la población pasiva, pierde el paraguas protector, y tiene angustia por el próximo e inevitable momento. La soledad del primer día de jubilación, el arreglátelas , no son un buen camino y las empresas deben trabajar para que sea lo menos traumático posible”.

Un camino es continuar, de alguna manera, ligado con la empresa.

Según Demare, en la Argentina muchos nuevos jubilados mantienen vínculos con la empresa en la que solían trabajar, o en otras afines, en roles de asesoramiento calificado.

Un caso emblemático es el de Jack Welch, que fue durante 20 años presidente y CEO de General Electric. En ese lapso, el valor de mercado de la compañía subió de US$ 13.000 millones a US$ 400.000 millones. Las innovaciones en la gestión que impulsó lo convirtieron en un referente. Entonces, ¿por qué desaprovechar este caudal de experiencia?

Hoy, Welch asesora a los CEO de empresas importantes y también da conferencias. En 2006 habló en ExpoManagement Buenos Aires, organizado por HSM, y cautivó a las 2500 personas que lo escucharon en la Rural.
No perder los ingresos

Si algo está claro, es que no es conveniente esperar el momento de la jubilación para preocuparse por este tema. Conviene ocuparse varios años antes.

Es que, a la hora de jubilarse, uno de los mayores temores que suelen manifestarse es que el ingreso futuro dependa exclusivamente del beneficio previsional, ya que el monto por percibir nunca sustituirá el salario.

Para el gerente general de Marcu & Asociados, Watson Wyatt Worldwide, Danilo Miño: “Es cierto que el empleado debería preocuparse, porque va a dejar un sistema que estructuraba una parte importante de su vida y, además, sufrirá una caída pronunciada en los ingresos, ya que los ahorros personales no compensan”.

¿Pero qué se puede hacer al respecto? “Los planes de pensiones complementarios tienen por objetivo cubrir estas deficiencias. Este tipo de planes, como beneficio al personal, son una práctica consolidada, y la demanda se puede extender a todos los sectores económicos”, asegura Miño.

“El planeamiento previsional debe realizarse en conjunto con el empleador para alcanzar los objetivos propuestos y optimizar los costos involucrados”, coincide la directora especializada en trabajo y seguridad social de Price Waterhouse, Nilda Aondi.

El socio de Human Capital de Ernst &Young Argentina, Eduardo L. Perelli, expresa: “Cada empleado necesita planificar estrictamente su caso, y posicionarlo en el mejor escenario futuro”.

Ya que se trata, entre otros aspectos críticos, de la estabilidad económica a posteriori, los asesores deben ofrecer trayectoria y confianza. Según afirma el director de Marcu & Asociados, Watson Wyatt Worldwide, Diego Deza, “los planes de pensiones implican un compromiso de muy largo plazo para las empresas y su implementación exige análisis actuariales, normativos y financieros que sólo pueden ser efectuados por un profesional especializado en la materia. Es importante que las compañías cuenten con una adecuada oferta, que además aporte experiencia internacional y un asesoramiento especializado”.

Hasta hace unos años las empresas delegaban el trabajo previsional en el sector contable, pero en la actualidad la demanda de asesoramiento laboral, previsional y de revisión de liquidación de sueldos se ha incrementado ampliamente.

Según las consultoras, estos servicios se llevan adelante ahora desde el área de Recursos Humanos, en aquellas empresas que buscan conocer más al empleado, darle un buen balance entre la vida personal y laboral, y respetar su trayectoria.

Para Miño, hay en las empresas una tendencia a implementar programas que cubran las necesidades de los trabajadores que se retiran, desde el aspecto previsional (asesoramiento y gestión) hasta la capacitación para generar emprendimientos personales y el armado de nuevas redes.
Normativa previsional

Además, según la gerente Human Capital de Ernst & Young Argentina, Mariana Rodríguez Acevedo, no hay que dejar de evaluar los cambios constantes que suelen darse en la normativa previsional. “Hay necesidad de interpretar los constantes cambios de la normativa previsional y atender el importante incremento de la presión fiscal en materia previsional”, afirma.

Un ejemplo de esto es la acción realizada por el grupo Techint. “En 2007, y por la reforma previsional, contacté a la consultora Mercer. Juntos organizamos un ciclo de charlas para el personal de sede, plantas, y afectado en el exterior para explicarle objetivamente los alcances de la reforma. Esto reveló que la población media tenía poca información sobre cómo funciona el sistema de jubilación y pensiones, y a partir de ese momento recibimos las dudas de los empleados.

“Ahora, con la consultora, revisamos los casos de funcionarios cercanos a la edad jubilatoria; hacemos la historia previsional; evaluamos los años de aportes, y los orientamos de cara a la jubilación inmediata. En cada caso el trato es personalizado, contenedor, y hemos tenido muchas satisfacciones”, afirma el gerente de Administración de Finma, Dirección Corporativa de Recursos Humanos de Techint, Daniel H. Olaberría.

Finalmente, para Diego Demare: “Es aconsejable anticiparse a la jubilación, planificar con tiempo y entusiasmo la continuidad de nuestra vida más allá de las obligaciones laborales. Es el momento para hacer realidad nuestros sueños, dedicar tiempo a nuestros hobbies, y desarrollar nuevos intereses en actividades recreativas, individuales, familiares, o en compañía de nuestros seres allegados; esto nos ayuda a ver el retiro de manera optimista y creativa”.

Y, finalmente, aunque hay amplia coincidencia en que la empresa puede realizar acciones que ayuden a los empleados a pasar a una nueva etapa, y que estos servicios pueden ser parte de la Responsabilidad Social Empresaria, el trabajador debe tomar las riendas de su destino. Cuanto antes, mejor.

Algunos planes
Según la consultora especializada en planificación financiera de PM&A, es muy importante tener la propia jubilación privada para complementar la del Estado. Hay varias alternativas y posibilidades: que aporte parte la empresa y parte el empleado, con beneficios para ambos, ya que la compañía puede descontar impuestos, o que aporte sólo el empleado.

Si la persona ahorra, por ejemplo, $ 200 por mes durante 20 años puede tener un fondo a la edad de su retiro de aproximadamente 100.000 pesos.

La firma Consolidar también ofrece seguros de retiro. La firma precisó que a partir del ahorro obtenido el cliente puede lograr un complemento jubilatorio, asegurar el estudio de los hijos, o bien contar con una renta para la jubilación anticipada. El monto de inversión lo determina el cliente y se adapta según los objetivos y la capacidad de ahorro. El mínimo de aporte es de $ 100 mensuales. La rentabilidad que tienen los fondos depende del rendimiento financiero de Consolidar, pero es importante aclarar que según la normativa vigente para este tipo de operaciones, se garantiza una rentabilidad mínima anual del 4 por ciento. Se pueden reducir o bien suspender los aportes realizados.


Fuente: La Nación

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?