Inicio Logística “La depuración en el sector logístico va a continuar por efecto de...

“La depuración en el sector logístico va a continuar por efecto de la crisis”

Tras años de fuerte crecimiento, gracias al boom exportador y al impulso del consumo en el mercado local, la actividad logística ingresó en un terreno complejo de la mano del crac internacional.

En efecto, el mes pasado, uno de los principales operadores de la Argentina, Ryder, anunció que suspendía sus operaciones en la región para bajar costos.

A esto se sumó un rumor que comenzó a circular en el mercado sobre la supuesta intensión de ponerle el cartel de venta a algunas empresas que prestan servicios logísticos en el país.

En este contexto de incertidumbre, iProfesional.com dialogó con Juan Ignacio Blanco, country manager de CEVA, operador integral que este año logró posicionarse entre los cinco principales jugadores del mercado argentino.

Luego de la compra de TNT Logistics, la compañía comenzó una nueva etapa a nivel mundial a fines de 2007, al fusionarse con Eagle Global Logistics. Desde ese entonces, maneja una facturación anual superior a los 6.300 millones de euros y es la cuarta en importancia a nivel global. Por otra parte, CEVA emplea a 54.000 personas en más 100 países del mundo, de los cuales, 200 trabajan en la Argentina.

Blanco, que durante los últimos cuatro años se desempeñó en la filial de Panamá y regresó al país en octubre de 2008 para seguir de cerca el proceso de fusión, trazó un análisis sobre el presente y el futuro de la actualidad en momentos turbulentos.

-¿Cómo fue el proceso de fusión entre dos empresas con un nombre fuerte en el mercado?
-El desafío es muy grande porque las dos compañías y son fuertes. Pero lo bueno de la fusión es que es bastante sana, porque TNT tenía un core business muy focalizado en lo que es warehousing y distribución, mientras que Eagle en la Argentina estaba muy centrada en lo que es transporte internacional. La complementariedad es absoluta. Eso permitió que el proceso de unión nos insumiera apenas tres meses. Y a su vez nos potenció, porque a través de esta fusión CEVA se transformó en la cuarta compañía logística más grande del mundo en supply chain management.

-El mes pasado sorprendió en la Argentina la decisión de Ryder, uno de los jugadores más importantes del mercado, de dejar el país. ¿Cuál es la visión que hay desde la empresa?
-Más allá de lo que está pasando en el mundo, estamos apostando a la región. Cuesta creer cómo una compañía pone sus fichas en países como Argentina, Chile y Brasil cuando hay operadores que se están yendo del mercado. La respuesta es que las dos empresas que estamos uniendo son sanas. Si bien hay un decrecimiento orgánico claro del mercado y todos están achicando, la apuesta de nosotros es que todavía hay una porción del mercado muy grande que podemos captar. Actualmente estamos entre las cinco más grandes de logística en la Argentina y queremos seguir aumentando el nivel de market share.

-¿Cómo está impactando la crisis y qué efecto va a tener en la actividad?
–Por ahora estamos viendo que algunos están tomando decisiones en estado de shock, sin realmente entender lo que está pasando. Esa incertidumbre, hasta marzo o abril, va a estar. Lo que sí prevemos es que las empresas sufran una baja de la actividad de un 10 a un 20 por ciento. Esto implica que dejarán de mover carga y de contratar servicios. Sin embargo, para 2009 aspiramos a crecer un 40%.

-¿Cómo es que prevén esa tasa en un mercado que se contrae?
-Porque la estructura que tenían TNT y Eagle está en una buena base como para seguir aumentando la participación. Por otra parte, con la salida de Ryder del mercado, muchas empresas están necesitando de servicios logísticos. Por eso creemos que de acá a seis meses vamos incorporar varios de estos clientes. Esto explica parte del aumento que estimamos.

-¿Se esperan más “caídas” de operadores logísticos?
-El mercado se va a seguir depurando por la crisis. Incluso, ahora estamos analizando la compra de una compañía local, lo que nos permitiría posicionarnos en algunas industrias que aún no poseemos. Casos de empresas en venta puede haber más, pero de los grandes operadores que hay en el país no sé cuántos están dispuestos a comprar. Hay oferta pero no mucha demanda.

-Pero esto indica que indefectiblemente el mercado se encamina a una mayor concentración.
-Sí, la tendencia de los clientes actuales es que están todos achicando y hay operadores que van a tener que tener mucha cintura para ver cuánto aguantan. Hay empresas logísticas que dependen mucho de la industria automotriz, un sector que puede llegar a caer un 50% en 2009. En estos casos tienen un desafío muy duro por delante. Si el operador está en una situación financiera complicada puede llegar a terminar quebrando. Sin embargo, lo que estimo más probable es que, en general, achiquen estructuras.

-¿Qué diferencia a las empresas logísticas para que estén en mayor o menor nivel de riesgo?
-Lo bueno de la crisis es que cuando estás en una empresa que hace una logística integrada existen varias formas de diversificar el riesgo. Esa es la estrategia que tenemos. Igualmente, a pesar de la crisis, nosotros creemos que en la industria automotriz hay varios nichos donde podemos crecer con fuerza. Las otras áreas donde apuntamos a tener mayor presencia es en tecnología, consumo masivo y productos farmacéuticos.

-Finalmente, la eterna discusión en el sector está en el nivel de rentabilidad del sector. ¿Qué visión tienen en CEVA?
-Estamos en mercados cada vez más competitivos y lo cierto es que la compensación de margen es proporcional al valor que uno pueda agregarle al cliente. Nosotros, al estar en toda la cadena, tenemos cierta economía de escala, algo que nos permite jugar con eso. Entonces, una empresa que sólo hace distribución tiene un nivel de margen reducido. Ahora cuando una multinacional necesita gestionar toda la cadena de abastecimiento, con transporte, aduana, seguros, y manejo de las órdenes de compras, la situación cambia. Por eso, cuando un cliente busca el máximo valor agregado posible ahí se puede lograr un margen mucho más atractivo.