Inicio Empresas y Negocios La economía argentina de cara a las elecciones legislativas

La economía argentina de cara a las elecciones legislativas

Compartir
Por: Patricio Colombo, Responsable de Análisis Económico, BDO Beche

Las elecciones legislativas del próximo 28 de junio serán una instancia decisiva en el escenario político y económico de Argentina.

Por un lado, el resultado será clave para medir las fuerzas políticas de quienes pugnarán por la presidencia en el 2011, tanto en la oposición como dentro del propio oficialismo. Por el otro, marcarán un punto de quiebre respecto al margen de maniobra y grado de gobernabilidad del actual gobierno para los años restantes del mandato. Esto último se evidenciará no sólo en relación a la cantidad de escaños y adhesiones políticas conseguidas, sino también en función del respaldo y confianza por parte de la opinión pública.

Sobre estos puntos, posee un peso fundamental el devenir de la economía en los meses previos a los comicios, y las expectativas en función de los posibles resultados.

En este sentido, cabe destacar que el contexto actual difiere sustancialmente del registrado en las elecciones presidenciales de 2007. En aquella oportunidad, el desempeño favorable de la economía durante el mandato de Néstor Kirchner tuvo una incidencia clave en el triunfo de la fórmula oficialista, encabezada por su esposa Cristina Fernández.

El consumo: evolución y expectativas
El análisis de la evolución del consumo resulta clave ya que constituye el principal motor de la economía argentina.

En un escenario como el actual, en el cual priman la incertidumbre, el deterioro de la confianza y la desaceleración de la economía a nivel local y mundial, es lógico que el consumo se resienta. Al indagar en los motivos de este fenómeno, debe ponerse el foco en el perfil de los consumidores, sus preferencias y su dinámica decisoria.

Ante un desmejoramiento en sus expectativas, los agentes económicos revisan las decisiones de consumo y adoptan comportamientos más racionales y precautorios, como suprimir, postergar o suavizar sus gastos, tanto habituales como planificados. En general, la falta de certeza sobre los ingresos futuros de las familias deriva en una merma en el consumo presente. A su vez, los individuos sustituyen algunos bienes y servicios por otros, dependiendo de sus niveles de ingresos y de los precios relativos de la economía, con lo cual la crisis no afecta a todos por igual, ya sea desde el lado de la demanda como del de la oferta. En efecto, los empresarios realizan ajustes en los planes de producción, inversión y dotación de personal, según las perspectivas de cada sector. La suma de estos comportamientos da como resultado una caída en el consumo global, en una dinámica que retroalimenta el ciclo contractivo.

Para comprender este tipo de fenómenos resulta útil observar el resultado de algunas encuestas específicas. En este sentido, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC), confeccionado por la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), se mantuvo estable en abril con respecto a marzo, aunque en términos interanuales, la caída fue de 17,7%. Si bien mayo presenta una recuperación del 4,1%, el ICC sigue en valores tan bajos como los de fines de 2002 y está 29% por debajo del registro de enero de 2008, momento en el que se observa un cambio significativo de tendencia. A su vez, al computar el resultado promedio de los primeros cinco meses del año, se observa una caída del 18,4% respecto a mismo período de 2008. Por otro lado, al momento de las elecciones presidenciales de octubre de 2007 el índice registraba 47,9 puntos, mientras que en mayo de 2009 (a un mes de votarse la renovación de ambas cámaras del Congreso) el valor es de 39,1 y no se observan signos de una recuperación significativa en el corto plazo.

Es importante considerar que este año carga con el peso de un entorno de crisis internacional al que se le ha sumado el efecto negativo de dos shocks de índole local: el conflicto entre el campo y el gobierno a principios de 2008, y la estatización del sistema de AFJP, en octubre del mismo año. Estos sucesos tuvieron claros efectos sobre las expectativas económicas para 2009.

En línea con las caídas en los índices de expectativas, los especialistas aseguran que los consumidores argentinos ya dieron evidencias concretas de que el 2009 será un año para cuidar el bolsillo. A su vez, este aumento en la propensión a ahorrar se concentra en dólares, en estrecha relación con la evolución del tipo de cambio. Esta información no es menor, puesto que junto con las exportaciones, el consumo es uno de los principales motores de la economía argentina desde la salida de la crisis de 2001. De hecho, entre 2003 y 2006 explicó, en promedio, cerca del 70% del crecimiento económico, mientras que en 2007 el peso fue aún mayor, superando el 80%.

En lo que respecta al 2009, las perspectivas del consumo no son tan alentadoras como en años anteriores, debido al deterioro de los elementos que lo impulsaban: la masa salarial, el crédito, las expectativas de los consumidores y la política fiscal expansiva. Si bien los cambios en los comportamientos y estrategias de los consumidores no se muestran tan drásticos como en el período 2002-2003 (cuando el consumo se derrumbó un 11%) se detectan algunas similitudes. Ejemplos de esto son el incremento en el consumo de harinas, arroz, fideos y detergentes, como así también la caída en las ventas de los restaurantes y deliveries de comida. Asimismo, algunos consumidores parecen no querer resignar el confort y mejora en la calidad de vida que supone la adquisición de ciertos bienes y servicios, por lo que actúan acotando otros gastos o aprovechando al máximo las oportunidades de ahorro.

Por último, debe considerarse el hecho de que los agentes adoptarán comportamientos estratégicos, de modo tal de adelantar o postergar sus decisiones en función de los resultados esperados de las elecciones legislativas. El voto no es cantado, pero como es costumbre, la realidad económica revela el tono y las notas que conforman la melodía electoral.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?