Inicio Empresas y Negocios La Inquisición corporativa en guerra contra el ausentismo…

La Inquisición corporativa en guerra contra el ausentismo…

Compartir

Muchos jefes siguen dominados por viejos prejuicios tayloristas donde el subordinado es un enemigo que debe ser supervisado a rajatabla para que cumpla con su trabajo en lugar de holgazanear y estafar a la empresa. Y estos son los jefes que, cuando un empleado se reincorpora tras una ausencia por enfermedad, suelen decir (un poco en broma, pero mucho en serio): “¡Qué bueno tenerte de regreso! Tratemos de avanzar rápidamente en el proyecto antes de que tengas una nueva enfermedad”.

Ahora bien, si usted es uno de los jefes tayloristas, preste mucha atención. Un artículo de Business Week nos introduce en una nueva disciplina llamada “absence management”, una rama de Business Intelligence que implementa sofisticados indicadores y procesos para detectar y erradicar las causas del ausentismo al tiempo que transmite a los empleados un claro mensaje: “Cuidado con lo que hacen. Los estamos vigilando de cerca”.

1) La línea automatizada de Wal-Mart

El gigante del retail, Wal-Mart, no tiene fama de ser una empresa particularmente simpática en las relaciones con sus empleados. Y, para mantener la línea, en los últimos tiempos ha empezado a implementar herramientas de “absence management”.

En sus operaciones en Estados Unidos, un empleado que falta al trabajo ya no tiene que avisarle a su jefe directo sino llamar a una línea automatizada. De esta forma, Wal-Mart puede llevar un estricto control de las asistencias de sus miembros sin depender de la subjetividad de los jefes.

2) La lucha contra los empleados sistemáticamente enfermos

¿Qué jefe nunca ha tenido a un subordinado que falta sistemáticamente al trabajo alegando diversas enfermedades?

“Hoy me levanté con una terrible jaqueca. No podré ir a trabajar”, “tengo un tremendo dolor de muelas”, “sé que estamos atrasados con el proyecto, pero el dolor de estómago me está matando”, etc, etc, etc.

Así, una compañía norteamericana pidió a uno de sus empleados que firmara una autorización para que su médico revelara información confidencial que pudiera ser utilizada para comprobar la veracidad de las enfermedades. El caso terminó en un juicio por invasión a la privacidad.

3) Data Mining contra el ausentismo

El jefe desconfiado tiene un entrenado olfato para detectar patrones en las ausencias de sus subordinados (por ejemplo, el típico caso del empleado que siempre se enferma los lunes). No obstante, ahora existen diversos softwares y métodos de Data Mining que constituyen un auténtico olfato electrónico para descubrir patrones de ausentismo. Incluso, estos métodos hasta pueden servir para mejorar el ambiente laboral.

En una compañía, la aplicación de técnicas econométricas reveló una tasa inusualmente elevada de ausentismo en un grupo de trabajo en particular. Así, la empresa decidió indagar más en profundidad y descubrió la causa del ausentismo: los empleados odiaban al jefe.

En definitiva, advierte el artículo de Business Week, cuando las reducciones de costos se convierten en un imperativo, cada vez son menos los fenómenos que escapan al análisis cuantitativo. Ahora, le llegó el turno al ausentismo que muchas empresas pretenden erradicar a través de una gestión científica (e inquisitorial) del comportamiento de sus empleados.

Aunque, en realidad, esta es sólo una parte de la historia. Algunas organizaciones ni siquiera consideran al ausentismo como un problema. IBM y Best Buy, por ejemplo, se basan en una filosofía radicalmente diferente.

En lugar de evaluar a los empleados por las horas que pasan en la oficina, se concentran exclusivamente en los resultados: “¿Usted prefiere venir sólo un día por semana a la oficina? No hay problema. A nosotros nos importa que usted haga su trabajo y no desde dónde lo haga. Pero el día en que ya no cumpla, estará afuera”.