Inicio Bon Vivir Turismo La Rioja: una paleta de colores

La Rioja: una paleta de colores

Para conocer los encantos de la provincia de La Rioja, el punto de partida ideal es la ciudad capital. Al pie de las sierras de Velasco, la fisonomía de la ciudad conjuga la modernidad con los vestigios de un pasado colonial que la transforman en un centro urbano de singular tranquilidad y calidez. Dotada de una importante oferta de servicios turísticos, la capital provincial es un destino en sí mismo. Posee un casco histórico cuyas construcciones del período colonial revelan el grandioso pasado de estas tierras.

Pero el plato fuerte son las iglesias riojanas. La catedral de San Nicolás de Bari es el principal centro religioso de La Rioja capital. En este templo —de estilo bizantino—, todos los 31 de diciembre se realiza la fiesta más importante del culto popular regional: el Tincunako. Las iglesias de La Merced y San Francisco, el templo de Las Padercitas y el convento de Santo Domingo completan un rico circuito de turismo religioso.

Desierto rojo
En La Rioja, una de las opciones más fuertes es el turismo aventura o de alta montaña. Y en este punto el Parque Nacional Talampaya, la Reserva Natural Laguna Brava y la mina La Mejicana figuran entre las alternativas más importantes.

Talampaya, ubicado a 250 kilómetros de la ciudad capital, es un enorme desierto rojo que fue declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. La solitaria ruta provincial 26, en una larga “U” alrededor de la Sierra de Sañogasta, se abre un camino hacia la derecha que conduce al portal de madera junto a la entrada del parque. Lo que sigue es una gran llanura de piedra y arena mientras al fondo se levanta una muralla de más de150 metros de altura que forma el gran cañón.

Ir a Talampaya es realizar un viaje por el túnel del tiempo; un desolado parque triásico de 215 mil hectáreas. Un mundo de esculturas perennes, cuya arena misteriosamente se mantiene inmóvil pese al paso del tiempo.

Junto al vecino Valle de la Luna, Talampaya fue escenario de importantes cambios geológicos y de hitos trascendentes en la evolución de las especies. Cada rincón del lugar es como una página del libro que contiene la historia del planeta, un escenario por el que desfilaron los dinosaurios más antiguos del planeta. Pero si los dinosaurios apasionan al visitante la aventura no termina con recorrer lo que fue su hábitat natural.

En la capital provincial, el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Rioja alberga los fósiles de uno de los dinosaurios más antiguos del mundo, junto con decenas de piezas paleontológicas y arqueológicas que completan un viaje a la historia del planeta y a los orígenes de la humanidad.

El recorrido por este museo habla de animales y de personas que ya no están. Pero sin dudas la estrella de la muestra es el Riojasaurus Incertus. Se trata del dinosaurio cuadrúpedo herbívoro más antiguo conocido. Es también uno de los que se conoce de forma más completa. Aunque se han rescatado un gran número de esqueletos conservados parcialmente, que permiten la reconstrucción total del animal, el ejemplar que esta en exhibición es el único que se encontró con el cráneo articulado.

Belleza y silencio
Además del mundo de los dinosaurios, el turista también tiene a su alcance otras aventuras. La Reserva Natural Laguna Brava (4.300 metros de altura) descansa en medio de un infinito silencio en la cordillera de los Andes. Forma parte de los departamentos Vinchina y General Lamadrid y extiende su misterio y encanto a lo largo del noroeste provincial.

El horizonte parece desaparecer ante los 4.050 kilómetros que componen su superficie y la caminata se torna extrema en una altitud que va desde los dos mil a los 4.300 metros sobre el nivel del mar.

Lagunas, cordones montañosos dibujados por la mano de la naturaleza con un sinfín de tonalidades, salares, estepas herbáceas y altiplanicies se conjugan de manera casi mágica para definir la armonía del paisaje. La reserva toma el nombre del espejo de agua más importante de la región: la laguna Brava. Esta laguna tiene una longitud aproximada de 17 kilómetros de largo y unos cuatro kilómetros en sus partes más anchas.

Flamencos y vicuñas, son las dos especies más representativas de la reserva natural y las que otorgan al paisaje su perfil más colorido y pintoresco. La mayor afluencia turística a la zona se produce en el mes de octubre, cuando comienzan los deshielos y se extiende hasta marzo con la llegada del otoño. La Reserva Laguna Brava fue creada a mediados del año 1980 con el objetivo de proteger la población de vicuñas que en aquella época se hallaba prácticamente al borde de la extinción.

Tierra minera
La mina La Mejicana (4.600 metros de altura, en las sierras del Famatina), remite a una versión local de la fiebre del oro que explotó a principios del siglo XX y que dejó su huella en pintorescos poblados mineros. La promesa de ganancias fáciles llevó a los colonos a trepar 4.000 metros de altura para establecerse en Chilecito.

El testimonio más emblemático de aquellos años — y la atracción principal de la zona— es el Cablecarril. Nueve estaciones enclavadas en lo alto de la montaña se esparcen por un recorrido de 35 kilómetros que impresiona de sólo imaginarlo. La mina La Mejicana es una de estas nueve estaciones y es un testimonio vivo de la historia minera de la provincia.

El Cablecarril fue construido a principios del siglo XX para trasladar el mineral desde los socavones de la mina —allá en lo alto del Famatina— hasta el ferrocarril que llevaría las riquezas hacia los puertos. Hoy el viejo Cablecarril se encuentra en desuso y una de las formas de recorrer su trazado es a pie, por medio de una excursión de trekking. Otra opción, mucho más cómoda por cierto, es hacerlo en modernas camionetas de doble tracción.

Lejos de las aglomeraciones que suponen los grandes centros turísticos del país, La Rioja se presenta como una verdadera alternativa veraniega. Quienes busquen misterios, aventuras, historias, buenos vinos y gente alegre y afectuosa no tienen más que acercarse por La Rioja. Estas tierras aguardan para sorprender a cada paso a sus visitantes.

Opciones desde Chilecito
Tomando como base la ciudad de Chilecito, el visitante tendrá a su disposición una gran variedad de opciones turísticas. Las agencias de turismo locales ofrecen atractivos paquetes en lo que se cubre hasta el más mínimo detalle y que le otorgan al paseante todos los servicios turísticos que se puedan requerir.

Las principales opciones son la mina La Mejicana y la Reserva Natural Laguna Brava, a las que se suman el Parque Nacional Talampaya, complementados ambos con una recorrida espectacular por la Cuesta de Miranda.

En Chilecito se puede visitar el complejo Cablecarril (Estación 1 y Museo de la Minería), el Jardín Botánico de Cactus Chirau Mita, Museo Molino San Francisco, capillas de los siglos XVII y XVIII, fábricas de aceite de oliva y la Ruta de la Producción (Viñedos), la bodega La Riojana, el establecimiento Santa Florentina, campings, Cuesta Las Talas y la Estación 2 del Cablecarril, entre otras.

En Chilecito, el paseante podrá también degustar vinos que han sido premiados a nivel mundial, entre ellos el más destacado es el Torrontés Riojano.

La Costa
La sucesión de típicos pueblos de montaña que se conoce como La Costa, brinda un maravilloso entorno natural con profundas quebradas y cascadas como la Yacurmana, diosa del agua, la más notable de la zona. En esa zona se distinguen los numerosos lugares poblados de abundante sombra a la orilla del río Los Sauces, que serpentea entre el cordón del Velasco y sirve de marco a las poblaciones del circuito riojano.

En Santa Vera Cruz es casi obligatorio conocer el Castillo, una extraña y alucinante obra arquitectónica cuyo autor, Dionisio Aizcorbe, fue su único morador. Siguiendo el circuito, en Anillaco el visitante puede adentrarse en el mundo de la elaboración de vinos y conocer bodegas de renombre que elaboran vinos de calidad reconocida en el ámbito nacional e internacional. También podrá conocer las artesanías y productos regionales tradicionales que se elaboran con materia prima local y técnicas antiguas. Sobresalen los talleres de cestería, dulces, nueces, vinos caseros y aceitunas elaboradas artesanalmente.

Los numerosos lugares para acampar y y la cantidad de piletas para refrescarse en las calurosas jornadas veraniegas ya se encuentran listas para recibir a los turistas. Se destacan las de Aminga, Anillaco, Los Molinos, Anjullón, Agua Blanca y Pinchas.


Fuente: La Capital

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?