Inicio Bon Vivir Vinos y Bodegas La temperatura del vino afecta nuestra percepción de su acidez

La temperatura del vino afecta nuestra percepción de su acidez

Aunque no lo parezca a simple vista, la acidez de un vino está muy ligada a su temperatura. Estos dos factores no están aislados, sino que están íntimamente relacionados. Ya hemos hablado de la acidez en el vino y su relación con la uva y nuestra percepción, pero ahora estamos hablando de su sabor ácido en relación a la temperatura que lo servimos.

Por ejemplo, si catamos un vino ácido con 12º de alcohol, en boca lo sentiremos neutro si está servido a 11 grados de temperatura, pero lo sentiremos con un ligero picor en la lengua si el mismo vino es servido a 16 grados. Esto significa que el frío atenúa el sabor ácido en boca.

¿Por qué ocurre esto? Como vimos anteriormente, es el pH el que determina si el vino es más o menos ácido. La vid produce frutos que son ácidos y la acidez de los mostos se transforma durante la fermentación y esta transformación entonces puede variar con las condiciones climáticas.

Es por esto que hay que tener mucho cuidado en lograr un buen balance acorde con la temperatura de servicio. Lógicamente, lo recomendado es seguir la tabla de temperaturas de servicio de acuerdo al vino que vayamos a beber, disfrutando así de la mejor manera cada vino en su acidez justa.

Sin embargo, también es útil saber esto pues, si un vino nos resulta muy ácido, podemos enfriarlo para que su sabor nos resulte más agradable.