Inicio Empresas y Negocios Las parejas “dink” mueven las ventas

Las parejas “dink” mueven las ventas

Compartir

Mientras ella prefiere un yogur diet, él se inclina por un mate con bizcochitos. A ella le gusta el champú con extracto de aloe vera; él se conforma con uno normal. Por eso, los jóvenes dicen que, antes del matrimonio, lo primero es la convivencia y, mejor, probar los hábitos comunes. De casamiento ni hablar. Es más: en los últimos 50 años, los matrimonios disminuyeron 50%. Pero no sólo demoran el momento de dar el sí. También esperan más para tener hijos.

El segmento de jóvenes parejas sin hijos —llamadas “dink” por sus siglas en inglés (“double income no kids” o doble ingreso sin hijos)— se ha vuelto más que atractivo para las grandes empresas y marcas de todos los rubros. “Es un mercado que va a seguir creciendo, porque se formó en un contexto económico favorable post crisis que les permite a los jóvenes, por ejemplo, equipar la casa, comprar y ahorrar”, explicó a La Razón Diego Llaneza, director del estudio “Nuestras jóvenes parejas” que la consultora Enfoque Retail realizó junto con la Universidad de Palermo.

Además del contexto, Llaneza destacó la importancia de que los dos miembros de la pareja tengan empleo, algo que no les ocurrió a las parejas que quisieron estabilizarse hace seis años.

El estudio, que incluyó a parejas sin hijos de entre 25 y 35 años con ingresos que van de 1.600 a 6 mil pesos, mostró que a la hora de consumir, los jóvenes son más bien “tradicionales, dado que, por sus rutinas laborales, no tienen tiempo para hacer las compras y probar cosas nuevas: apuestan a la seguridad de las marcas, como Coca-Cola, La Serenísima, Sancor, La Virginia, Hellmann”s, entre otras. Lo heredan de sus padres”, aseguró Llaneza, a la vez que agregó que la falta de tiempo es percibida como “una carencia”.

Además, los lugares elegidos para adquirir un televisor, un DVD o un equipo de música también son aquellos que brindan “mayor seguridad de que todo va a estar bien”: es el caso de Garbarino, Frávega o Musimundo. Para muebles, Easy.

El freezer y el microondas son artefactos básicos para este grupo. Y a la hora de preparar comidas las opciones pasan por llamar a un delivery (Freddo, Persicco, El Noble Repulgue) o preparar recetas heredadas de sus padres para agasajar visitas.

¿Por dónde pasan las necesidades de estas parejas “dink”? “En general, las quejas pasan por el tamaño de los envases: suelen ser muy grandes para el consumo de dos personas y las comidas se ponen feas o los paquetes son cerrados con broches o gomitas. Así, los reclamos pasan por envases más cómodos, más chicos”, señaló Llaneza.

Para ver el estudio completo, haga click aquí


Fuente: La Razón

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?