Inicio Salud y Belleza Las zonas olvidadas

Las zonas olvidadas

Nos cansamos de escuchar que el concepto de inteligencia se aplica a nuevas áreas. Pero, ¿por qué no lo aplicamos también en la estética? Hoy en día es imposible no concebir una estética inteligente, porque de nada sirve hacernos una lipo para estar más a gusto con todo nuestro cuerpo si nos preocupamos por el cuidado de áreas pequeñas, que no solo están muy expuesta, sino que también dicen mucho de nosotros.

Rodillas, talones y codos
Si hablamos de partes corporales olvidadas, sin lugar a dudas, las rodillas, los talones y los codos lo son. Generalmente se vuelven ásperas, resecas y se endurecen porque son áreas que tienen menos humectación natural. Por ese motivo, requieren de mayores cuidados externos como una buena exfoliación para eliminar las células muertas y una hidratación profunda para devolverle la suavidad perdida.

En primer lugar, el tratamiento para renovar la piel es la microdermoabrasión con punta de diamante. Si bien actúa como un peeling en estas zonas afectadas, este tipo de procedimiento interviene eliminando solamente las capas más superficiales y que están engrosadas y maltratadas por los efectos del clima y la falta de cuidados constantes. La acción de la microdermoabrasión es mínimamente abrasiva, y el profesional será el encargado de decidir qué tipo de punta es la adecuada para retirar la piel muerta y acceder a las capas que no están dañadas. También deberá evaluar cuántas sesiones necesita cada paciente de acuerdo al tipo de piel y al nivel de deterioro con el que llegue al consultorio. Otros de los beneficios de este sistema es que la piel que eliminamos se aspira, y por lo tanto es seguro e higiénico.

Luego de que la piel se encuentre en estado óptimo para ser hidratada, lo ideal para estas áreas difíciles de humectar es recurrir a la cosmética médica, con productos de buena calidad y con un alto grado de eficacia, y que sean recomendados por un médico especialista en estética. Este tipo de tratamientos pueden realizarse de forma domiciliaría bajo las indicaciones del profesional. Para estas áreas severamente dañadas, es aconsejable devolverle su textura suave con una crema multivitamínica, para restituir los nutrientes perdidos. Además, es ideal completar la aplicación con un aceite corporal para pieles extrasecas. Su particularidad es que tiene una absorción muy rápida y no deja residuos grasos en la piel. Además, este aceite cuenta con ácido hialurónico, que le otorga elasticidad a estas zonas, por ser un hidratante por excelencia.

Espalda, pecho y hombros
Es muy común que las pacientes regresen de las vacaciones con la espalda, el pecho y los hombros dañados por la gran exposición a los rayos del sol que reciben estas zonas del cuerpo, aún con el uso del protector solar. Esto supone, además, que las áreas están desmejoradas, secas, deshidratadas y que requieren de un tratamiento intensivo para su recuperación.

Uno de los tratamientos recomendados para estas áreas es la electroporación. Se la conoce como la mesoterapia virtual y su finalidad consiste en abrir los canales intracelulares para introducir activos de sustancias cosméticas que revitalicen la piel. Es una tecnología es muy utilizada dentro de la medicina estética, porque propicia la introducción de sustancias en la piel por medio de ondas electromagnéticas. Este sistema logra muy buenos resultados si se lo combina con la midrodermoabrasión, porque esta exfoliación previa facilita la penetración de activos.

Por otra parte, la ozonoterapia es otro de los tratamientos que se aconsejan para estas áreas. El ozono tiene un efecto regenerador de las células, y por eso recupera la piel de las lesiones solares y de sus consecuencias que, aunque no siempre se puedan ver, permanecen en las capas más profundas de la piel. Su alta capacidad renovadora de la piel se debe a que puede transportar oxígeno incluso a los capilares más pequeños. Asimismo, previene el estrés oxidativo y, por ende, el envejecimiento celular prematuro de estas zonas lesionadas.

También podemos utilizar un hidratante para estimular estas áreas. Muchas veces pensamos que las zonas grasas, como la espalda y el pecho, no requieren de la aplicación de ningún producto humectante. Esto es un error, porque la piel grasa no necesariamente está hidratada. Una emulsión hidratante liviana será la adecuada porque cumplirá su función sin dejar grasitud.