Inicio Empresas y Negocios Los argentinos ven más cerca la luz al final del túnel, tras...

Los argentinos ven más cerca la luz al final del túnel, tras la mejora de la crisis global

Los argentinos se han ido acostumbrando a capear temporales, algunos domésticos y otros producto de complicaciones externas. Sin embargo, la crisis mundial que golpeara con fuerza a la economía global durante todo el año pasado y en los primeros meses de 2009 parecía que no iba a ser una más. Los derrumbes financieros eran dramáticos, las quiebras de bancos y compañías eran temas cotidianos y el miedo se había instalado en la sociedad argentina.

Con el transcurrir de los meses, la situación comenzó a estabilizarse. Y si bien la palabra incertidumbre sigue aún latente, lo cierto es que los analistas dan cuenta de un cambio de tendencia. La tormenta empieza lentamente a disiparse y aparecen señales de una frágil recuperación. Y en ese contexto, los argentinos van perdiendo poco a poco el miedo: perciben que lo peor pudo haber quedado atrás, al menos en el plano internacional.

Hay indicadores clave que dan cuenta de este punto de inflexión. Entre ellos se destacan el índice de confianza de los consumidores y el de expectativas económicas, que permiten medir la sensación térmica de la población. Y si ambos mejoran, también lo hace la predisposición a consumir.

En este contexto, surge un dato de vital importancia para el mundo empresario, que fuera revelado a iProfesional.com en exclusiva por la prestigiosa consultora The Nielsen Company: el consumo, tras caer en dos bimestres consecutivos, hoy dejó de dar resultados negativos.

“Es el primer bimestre del año donde vemos un quiebre. Si bien hay que esperar un poco más para hablar de tendencia, hay hechos como los acuerdos sindicales, el repunte de la confianza del consumidor, entre otros, que permiten pensar en una recuperación”, expresó María Cecilia Frka Grbin, Communications & CS Development Manager para los mercados de la Argentina, Uruguay y Paraguay de la compañía. Así se refirió:

En tanto, el director de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Bernardo Kosakoff, remarcó este martes que “el consumo no se ha desplomado. Eso de por sí ya es muy bueno”.

En su opinión, por los signos de recuperación que muestra la economía mundial, la Argentina puede encontrar un sendero de crecimiento y recuperación del consumo y a fines de este año y principios del próximo volver a crecer a tasas del 3 o 4%. “Técnicamente es posible. Y en este sentido yo soy optimista”, añadió Kosakoff.

Otros expertos consultados por este medio coincidieron con este cambio de contexto, que brindaría una mayor claridad para el segundo semestre del año. Aunque también destacaron, al igual que Grbin, que el escenario post electoral incidirá fuertemente para que esta mejoría se profundice o, por el contrario, quede diluída.

”El rebote económico dependerá del segundo semestre, pero da la sensación de que a nivel internacional el mundo empieza a crecer, o al menos a disminuir su caída, de la mano de la recuperación de los países emergentes. Eso beneficia a la Argentina porque aumentará la demanda y mejoran los precios de las commodities”, comento Dante Sica, director de Abeceb.com, en declaraciones a Radio 10.

La mira en la confianza
Los índices que miden la confianza del consumidor se pusieron más que nunca en el eje de las discusiones a partir del enfrentamiento del Gobierno con el campo. Las expectativas dieron un giro y se advertía un estado de ánimo negativo en gran parte de la sociedad, que luego se tradujo en una fuerta caída en las ventas.

Sin embargo, esta tendencia comenzó ahora a modificarse. Según Guido Sandleris, director del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella: “El Indice de confianza del consumidor (ICC) muestra signos de recuperación, acumulando tres meses consecutivos sin caídas y dos meses seguidos de subas”.

Este cambio se atribuye, en primera instancia, a una mejora como correlato de la estabilización de la crisis financiera internacional que se ha observado en los últimos tiempos.

El repunte viene acompañado de una suba en las expectativas económicas. Para Ricardo Rouvier, director general de Ricardo Rouvier y Asociados, hay más optimismo en la gente para el segundo semestre. “La sensación está vinculada a la economía doméstica en primer término, con claras señales de recuperación”, explicó Rouvier.

En este sentido, las mediciones realizadas por TNS Gallup y la Universidad Católica Argentina UCA revelan que hay un repunte en mayo, tras exhibir una persistente revisión a la baja durante los últimos meses.

Después de tres meses consecutivos de caídas y tras haber registrado mínimos históricos en marzo (77 puntos) y abril (76 puntos), el Indice General de Expectativas Económicas (IGEE) se ubicó en 81 puntos en la medición realizada durante la última semana de mayo.

Según este estudio, todas las variables consultadas muestran un mejor clima. Entre ellas se miden:

* El índice General de Expectativas
* La situación actual
* La situación futura
* Compra de bienes durables

Ricardo Hermelo, director de Opinión Pública deTNS Gallup, sostuvo que habrá que esperar para ver si nos encontramos ante un cambio real de tendencia. Pero lo cierto es que estamos ante la primera recuperación importante, que llega al 6.7 por ciento.

El experto manifestó que “hay una mejora en los indicadores” y explicó que la misma puede ser producto de “un efecto rebote, porque estábamos en un nivel muy bajo del índice”.

El consumo deja de caer
Junto a la confianza y las expectativas viene atado el consumo. Si bien la compra de bienes durables puede resentirse rápidamente ante un cambio de escenario, no pasa lo mismo con los rubros de alimentos, bebidas, limpieza y cosmética, porque la gente suele poner las mayores resistencias a la hora de restringir sus necesidades básicas, como lo es la compra de alimentos.

Desde Nielsen detallaron la evolución del nivel de compras:

* A partir de octubre del 2008, se dio un crecimiento nulo
* Desde diciembre a marzo se reportaron caídas del 0.7, en diciembre-enero, y del 2 en febrero-marzo.
* Esta tendencia también comenzó a revertirse, y en el bimestre abril-mayo el dato obtenido es nuevamente cero, que demuestra que el consumo dejó de caer.

En tanto, Vicente Lourenzo, secretario general de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), consideró que el segundo semestre será más amesetado y no se repetirán los derrumbres que se vieron en los últimos tiempos.

“La gente se dio cuenta que a fin de mes no pasa nada, que todo seguirá igual y que la crisis internacional no impactó tanto en la Argentina. No hay tanto miedo a perder el empleo, el ánimo y la confianza están más calmos y hasta pueden pensar en volver a endeudarse”, manifestó el directivo.

Por otro lado, admitió que el rebote es selectivo, porque el consumidor camina y espera la oferta. Y explicó: “No es el mismo que compraba para ganarle a la inflación, sin pensar demasiado, sino que hay un cambio de hábito que queda como resultado de la crisis. El consumidor ahora está más expectante”.

Algunos expertos también advierten que los cambios positivos se perciben en bienes durables. Según el índice de Di Tella, “por segundo mes consecutivo, y siendo el subíndice que había mostrado la mayor caída en los últimos meses, se recupera la predisposición para la compra de Electrodomésticos, Automóviles y Casas (+6,8%)”, señaló Sandleris.

También comentó que la confianza de los consumidores más pobres se repuntó 3,7%, y la de los más ricos 6,8%, en relación a mayo. Tanto los sectores de menores recursos como los más pudientes se muestran considerablemente más optimistas con respecto a las condiciones presentes.

Rebote en la industria y producción
Según el director de Abeceb.com, los primeros tres meses del año fueron los peores para la industria y a partir del segundo trimestre se da un nuevo escenario donde la producción se adecua a los nuevos niveles de la demanda.

En este escenario, el economista advierte que lo que falta es que se estabilice la salida de capitales. “En un país donde el sector crediticio no apalanca la producción ni el consumo, la salida de capitales afecta”, comentó el director de Abeceb.com.

En el mismo sentido opinó Jorge Todesca, director de Finsoport, quien se refirió a la fuga de divisas en un contexto donde, si bien “no se escucha a la gente decir que mejoró su situación, tampoco se habla de nuevas caídas”.

Tracción a las ventas
Este escenario marcado por incipientes señales de recuperación tiene algunos factores muy importantes, como son los acuerdos entre tarjetas de crédito y comercios para ofrecer beneficios y descuentos a los clientes, que son hoy el gran motor del mercado.

Según explicaron en Nielsen, el canal supermercados es actualmente uno de los que más está creciendo porque a partir de estas acciones logra más ventajas de precios. “Mantiene una tendencia positiva con respecto al resto y es el que impulsa la recuperación. Los descuentos y promociones son un importante sostén para las ventas, porque atraen clientes”, afirmaron.

En la CAME también advirtieron la importancia de lo descuentos como motorizador de las ventas. “El rebote que hoy se ve en el consumo es selectivo, porque el interesado camina y espera la oferta”, dijeron.

Perspectivas hacia fin de año
El índice de expectativas económicas de TNS Gallup advierte que las principales preocupaciones económcas de los argentinos para los próximos seis meses son en el empleo y la inflación, en igual proporción (25 y 24% respectivamente).

“Las preocupaciones económicas son variables, pero estos dos temas se mantienen en el mismo nivel. Por otro lado, aquellas que no son económicas tienen que ver, principalmente, con la inseguridad”, comentó Hermelo.

En la actualidad, seis de cada diez argentinos consideran que la situación económica actual es bastante mala o muy mala. Según la consultora, para los próximos seis meses, cuatro de cada diez prevén que el escenario será algo peor o mucho peor, mientras que una proporción similar (35%) piensa que será algo parecido.

El escenario global se presenta como más favorable y los argentinos van dejando el miedo atrás y se muestras más predispuestos a consumir. La gran apuesta es que el escenario post electoral no termine disipando este incipiente repunte.


Fuente: InfoBAE

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?