Inicio Empresas y Negocios Los bancos se ajustan y ahora ofrecen tentadores préstamos para consumo

Los bancos se ajustan y ahora ofrecen tentadores préstamos para consumo

La falta de crédito asfixia a la actividad económica. Los bancos cobran tasas siderales, el mercado de capitales es diminuto y la cadena de pagos se estira.

En este contexto, el Gobierno impulsó créditos para financiar capital de trabajo, consumo y exportaciones a tasas que no superan el 15% utilizando los fondos previsionales que maneja la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES), que han sido subastados entre bancos en ocho ocasiones desde diciembre último.

Pero para poder prestar dichos fondos destinados a consumo, los bancos se vieron forzados a flexibilizar las condiciones de otorgamiento de lo ganado en las licitaciones del 25 de febrero y 6 y 13 de marzo, y de cuya colocación deberán rendir cuenta a la ANSES en los primeros días de mayo, so pena de que el organismo retire los plazos fijos que los respaldan.

Las entidades consultadas por iProfesional.com ya prestaron el dinero que ganaron en las licitaciones o que están en camino de hacerlo, pero para ello extendieron el universo de posibles beneficiarios y destinos de los fondos, tuvieron que recortar su rentabilidad o habilitar el uso de la tarjeta de crédito como instrumento para otorgar préstamos personales y facilitar la llegada de los fondos a la gente.

La contracara de este ajuste de parte de las entidades bancarias son las mejores condiciones y facilidades a las que puede acceder el público, dependiendo de cada banco y el mecanismo adoptado para incentivar los créditos.

Condiciones más flexibles
La ANSES quiso combinar los servicios financieros para empresas y personas. Las dos primeras subastas, de $150 millones cada una, tenían como objetivo que se preste dinero para “distintos fines”, en tanto, la última, de $100 millones, era para la “refacción y ampliación del hogar” (un máximo de $150 mil para personas físicas y $500 mil para empresas, en 24 meses).

El banco Hipotecario obtuvo $29,4 millones entre las tres subastas. Con la nueva ronda de licitaciones que comenzó en febrero, decidió aplicar lo aprendido de la primera experiencia de colocación de los fondos de la ANSES cuando notó que “el producto no era lo suficientemente atractivo para los clientes”.

Para esta vuelta, el banco decidió hacer una propuesta más tentadora “para las personas que quieran sacar los créditos”. Para ello:

* Se amplió el universo de posibles beneficiarios: se empezó prestando solamente a los que contaban con una cuenta sueldo en el banco, pero hoy se abrió la oferta a todos los clientes

* El destino también fue ampliado: Se presta dinero para ampliación y refacción del hogar, pero ese fin hoy también incluye electrodomésticos

* Se flexibilizó el plazo, que de un año pasó a 24 meses

* Y el monto del crédito: antes prestaban el 50% del sueldo y hoy $150 mil por cliente (luego del estudio de la demostración de ingresos)

Como resultado, al Hipotecario logró colocar los $4,17 y $2,19 millones obtenidos en las dos primeras subastas y tiene $16 millones solicitados de los $23 ganados en la última.

Menos rentabilidad
El Banco Cetelem Argentina, del Grupo BNP Paribas, obtuvo $26 millones el mes pasado, de los cuales ha aprobado la colocación de $15 millones y tiene $7 millones en proceso de aprobación. “Vamos a buen ritmo y estimamos que, para los primeros días de mayo, todos los créditos estarán colocados”, dijo el gerente de Productos y Mercados, Gustavo Massaro.

Esta entidad, especializada en el crédito al consumo, tuvo que resignar rentabilidad para poder prestar el dinero. “Es un esfuerzo comercial importante compartido entre el banco y la cadena de distribución de los productos”, explicó Massaro, debido a la poca sobretasa (menos del 2%) que queda entre el costo del crédito y lo que se le paga a ANSES por sus depósitos a plazo fijo (11%) y que se reparte entre ambos intermediarios.

La entidad implementó en diez días la oferta de los préstamos, que fueron direccionados en un 70% al mercado de motocicletas. “Como tenemos capilarizados los créditos para la venta de motos y es un mercado que reacciona y funciona bien entonces fue más sencillo avanzar de manera rápida”, dijo Massaro. El resto de los fondos se destina a financiar bienes para el hogar.

Al bajar la cuota de manera importante, mejoró la relación cuota ingreso de los compradores, lo que significó un aumento del 30% en las solicitudes de motos por parte de las personas físicas y una mejora del 60% en el nivel de aprobación de los préstamos.

El Nuevo Banco del Chaco colocó en un mes la totalidad de los más de $51 millones obtenidos entre febrero y marzo, y registró una sobredemanda de $15 millones. El 99% de los fondos se prestó al personal de la administración pública que tiene cuenta para el cobro de su sueldo en ese banco.

El gerente general de la entidad, Julio Barrios Cima, explicó que la entidad tuvo que reducir la tasa de interés que cobra por los créditos “a menos de la mitad de lo habitual”. Como condición para utilizar los fondos de ANSES, el banco debió cargar un costo financiero total del 13% (un 8,66% de tasa nominal anual y un costo de seguro del 1,5 por mil sobre saldo) y reducir los plazos a 36 meses frente a los 60 con que prestaba con anterioridad.

Nuevos instrumentos para consumidores y la competencia con las Pyme
A pesar de los esfuerzos, la demanda de los créditos fondeados por el organismo previsional se hizo más dinámica entre las Pyme que, sedientas de fondos, aprovecharon estas líneas económicas.

El banco Credicoop, de activa participación en las subastas lanzadas por el organismo, obtuvo en las últimas licitaciones $47 millones, para distintos fines, y $14,4, para créditos para el hogar. Del total, las pequeñas y medianas empresas obtuvieron el 96% de los fondos, es decir, que sólo $2 millones se repartieron para consumo. Aún restan colocar 9 millones de pesos.

Para hacer más ágil el otorgamiento de fondos y llegar a la mayor cantidad de consumidores posible, el banco ideó una forma de préstamo personal montado en la tarjeta de crédito para abreviar el proceso administrativo de la gestión crediticia. El consumidor utiliza la tarjeta de crédito Cabal para hacer su compra en un pago y luego llama al banco por teléfono para solicitar el pago en 24 y 36 meses.

La operatoria tradicional es que el cliente se acerque al banco para solicitar dicho préstamo, presente una factura proforma y espere que se apruebe. En tanto, el banco debe corroborar que el dinero se destine a lo convenido. Al aplicar esta nueva modalidad, la entidad además diversifica el riesgo, porque el cupo de la tarjeta del cliente limita su compra.

La sobredemanda de $10 millones en el segmento Pyme del Credicoop será canalizada a través de los créditos para capital de trabajo a tasa subsidiada -12,5% anual y fija- que comparte con el Nación y el Provincia de Buenos Aires, lanzados el lunes por el Gobierno.

Al banco Galicia le resta colocar parte de los $11,5 millones obtenidos el 13 de marzo entre los consumidores para adquirir productos para refacción o ampliación de viviendas. “Se ha extendido el plazo a 24 meses dado que el pliego así lo habilita”, aclaró el banco.

También se encuentra en camino de colocar los últimos $22 millones, pensados para distintos fines, entre las Pyme. Para ello, “a medida que participamos en cada subasta, fuimos ampliando nuestra base de clientes con el objetivo de beneficiar a las pymes que no tuvieron su oportunidad en anteriores subastas”, explicó la entidad.

Tanto el Nuevo Banco del Chaco, Cetelem como el Credicoop se mostraron dispuestos a volver a participar de una nueva licitación de fondos previsionales. La ANSES no subasta fondos desde hace dos meses.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?