Inicio Salud y Belleza Los beneficios del tratamiento con plasma rico en plaquetas

Los beneficios del tratamiento con plasma rico en plaquetas

El Plasma Rico en Plaquetas es un nuevo tratamiento utilizado para el rejuvenecimiento facial, estrías, fortalecimiento capilar, celulitis o cicatrices. Es uno de los procedimientos estéticos no quirúrgicos más modernos de la Argentina. A continuación, una guía completa para conocer los beneficios y los detalles del mismo.

El Plasma Rico en Plaquetas se obtiene por centrifugación diferencial de sangre autóloga, es decir, extraída del mismo paciente, al ser utilizado mediante mesoterapia (microinyecciones), en las zonas más flácidas del rostro y del cuello, estimula la producción de colágeno, elastina y tejido epidérmico, lo que se traduce en una piel joven, tersa y de mejor calidad. Da resultados muy satisfactorios cuando se utiliza para: rejuvenecimiento facial, fortalecimiento capilar, celulitis, estrías o cicatrices.

Las plaquetas que fluyen en la sangre están repletas de unas citoquinas llamadas Factores de Crecimiento. Esos factores tienen la capacidad de acelerar la reparación de tejidos colágenos como el cartílago articular, tendones y músculos. Los factores de crecimiento intervienen en los procesos de reparación, restauración y regeneración celular. Son generados por el propio organismo con las características inmunes de cada individuo.

Se trata de un procedimiento completamente natural, no tóxico ni alergénico dado que se utiliza la propia sangre del paciente, resultando en un tratamiento sin efectos secundarios. Algunos de los beneficios son:

• Las micro-inyecciones del plasma enriquecido con factores de crecimiento favorecen el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos.

• Activa la síntesis de la matriz celular.

• Regula las funciones esenciales para regenerar, remodelar y reparar los tejidos.

• Produce células nuevas.

• Acelera la reparación ósea al fortalecer la calidad del hueso formado.

• Induce la prematura cicatrización de las heridas ya que aumenta la revascularización y estimula la síntesis y diferenciación de las células precursoras.

Al respecto, el doctor Martín Moyano Bradley, director del centro médico Estética Buenos Aires explica: ¨En nuestra experiencia, vemos que produce cambios importantes. En general, recomendamos una o dos aplicaciones por año y los resultados se ven luego de los 2 o 3 meses¨.

Y agrega: ¨Es un procedimiento totalmente aséptico: la extracción de sangre, que se realiza con material descartable y de uso único, se hace utilizando tubos estériles de vacío asegurando que la sangre nunca tome contacto con el aire ni con ningún contaminante. Luego, eso tubos se someten al proceso de centrifugado donde se separa el plasma rico en plaquetas del resto de los componentes de la sangre. Ese plasma se recolecta en una jeringa estéril, quedando listo para su aplicación¨.

Se extrae sangre una sola vez, como en un análisis clínico de rutina. Durante la aplicación, la cantidad de pinchazos depende de la cantidad de plasma que se va a utilizar y la zona que será tratada. ¨Los pinchazos no dejan marca, puede suceder que se genere algún pequeño moretón (de hasta 3mm) en alguna de las zonas donde se aplique¨, sostiene Moyano Bradley, especialista en Cirugía Plástica y Reconstructiva.

Y advierte: ¨La aplicación de plasma intradérmico o subdérmico puede producir irritación y sensación de ardor en el momento de la aplicación. Para hacerlo más ameno, se utilizan cremas anestésicas que disminuyen las molestias y en caso de hipersensibilidad, se utiliza un sedativo¨.

También, aclara: ¨Al tratarse de una sustancia producida en el propio organismo, no existen alergias al plasma rico. No obstante, se contraindica en pacientes alérgicos al látex o a alguno de los componentes utilizados durante el procedimiento para evitar la coagulación de la sangre dentro del tubo. Tampoco lo usamos durante el embarazo y la lactancia¨.

La duración del efecto de ese tratamiento depende de la respuesta de cada organismo. En ese sentido, el especialista asegura: ¨Se observan 2 efectos: uno inmediato, producto del procedimiento mismo y de la distribución del plasma que se percibe en los primeros días; y otro a mediano plazo que es resultado de la activación tisular por los factores de crecimiento que se percibe a partir del mes y continúa durante 6 meses¨.

Asimismo, detalla los resultados en cada zona a tratar:

*Estrías: ¨En algunos pacientes las disimula notablemente y en otros, las hace desaparecer. Recomendamos este tratamiento para las estrías de color blanco¨

*Celulitis: ¨Observamos resultados muy importantes con duraciones mayores a los 6 meses¨.

*Fortalecimiento capilar: ¨Fortalece y estimula el crecimiento capilar. El Plasma Rico es recomendable para complementar una terapia integral, no como tratamiento único¨.

*Para el rejuvenecimiento facial y tratamientos anti-envejecimiento: ¨Da muy buenos resultados debido a la regeneración de colágeno, efecto de tensión y mayor luminosidad que genera en la piel¨.

*Cicatrices: ¨En cicatrices nuevas no lo utilizamos ya que puede generar una cicatrización queloidea o hipertrófica debido a los factores de crecimiento¨.

En Estética Buenos Aires, donde se evalúa cada caso y su evolución en particular, los costos oscilan entre los $1.800 y $2.500 la sesión.

Con respecto al origen en la utilización del Plasma Rico, el cirujano cuenta: ¨El fundamento del plasma rico es que las plaquetas tienen una muy alta concentración de factores de crecimiento. Las plaquetas son las células que van dentro del torrente sanguíneo y cuando hay alguna ruptura de un capilar, vena, arteria, etc., generan inmediatamente una agregación, un coagulo que frena y tapa la hemorragia generando una cicatriz. Este procedimiento se empezó a utilizar en la cirugía reconstructiva para las heridas profundas y los odontólogos, por ejemplo, lo usan para la gente que pierde piezas dentarias. Cuando hacen los implantes, deben regenerar hueso y para ello, tienen que poner un preparado de calcio con plasma rico en plaquetas. Esta comprobado científicamente la diferencia entre usarlo y no usarlo¨.

Este tratamiento se recomienda a partir de los 30 años, edad en la que la piel empieza a perder su poder de regeneración o simplemente cuando los signos de envejecimiento son visibles.

www.esteticabuenosaires.com