Inicio Salud y Belleza Los trucos más efectivos para darles a los chicos sus medicamentos

Los trucos más efectivos para darles a los chicos sus medicamentos

Según una investigación realizada en Estados Unidos, los medicamentos que más se rechazan son aquellos que tienen gusto amargo. Para eso, la solución consiste en agregar un poquito de azúcar con agua. Sin embargo, otra opción válida son las formulas infantiles de diversos fármacos que muchas veces se presentan en jarabes de sabor frutal.

“Los niños tienden a rechazar o negarse a ingerir remedios que tienen feo gusto por una cuestión que tiene que ver con la biología básica del ser humano , dado que muchas sustancias que todos sabemos que son tóxicas, tienen mal sabor y son amargas”, señaló la doctora Julie Mennella, del Centro Monell de Sentidos Químicos de Filadelfia, en Estados Unidos, quién dirigió una investigación en la que participaron 900 personas de entre cinco y 50 años y de la cual se extrajo que determinados niños presentan una sensibilidad mayor hacia los sabores amargos, situación que condiciona su predisposición a aceptar determinados medicamentos.

Entre las mejores opciones para lograr la aceptación, y por lo tanto poder “negociar” con los chicos -más aún teniendo en cuenta que a veces los tratamientos son prolongados y por recomendación médica hay que tomar dos o tres comprimidos al día-, se encuentran: preparar un combinación de medicamento más agua y azúcar que además de suavizar un poco el gusto amargo ayuda a evitar molestias gástricas cuando el remedio debe ser ingerido por la mañana.

Por otro lado, también está la posibilidad de mezclar la medicación con pequeñas porciones de helado, flan, gelatina o postrecitos de chocolate, dulce de leche o gustos frutales. Finalmente, se puede mitigar el mal trago con alguna galletita o chocolate que actué como “premio”.

Varias opciones
“Lo primero que se puede hacer es solicitarle al pediatra que, dentro de las posibilidades, recete un medicamento que sea rico o que no tenga tan mal sabor como para poder administrarlo con mayor comodidad. En caso que eso no sea posible y siempre también hablándolo con el médico pues no todos los fármacos se pueden mezclar con cualquier cosa, se puede optar por dar el comprimido diluido en algo. Y una última opción que sirve mucho sobre todo para los más chicos es distraerlos con algo. Por ejemplo, utilizar una cuchar con forma de animal o de avioncito”, explica el doctor Federico General, médico pediatra a cargo del área de emergencias del Hospital Universitario Austral (HUA).

De cualquier manera, en la actualidad hay diversos medicamentos -ya sea aquellos destinados especialmente a los más chicos así como también las formulaciones para adultos que en dosis menores pueden ser administradas a los niños- que presentan fórmulas en jarabe o comprimidos de sabor frutal que evitan el rechazo y la negación predeterminada.

No obstante, los responsables del estudio se encargaron de aclarar que “es necesario explicarle a los chicos que por más ricos que sean, se trata de remedios y no de caramelos o golosinas”.

“Otro punto importante a tener en cuenta es permanecer -con un vaso de agua o de jugo de frutas preparado- al lado de los niños mientras toman el medicamento no tanto para evitar que lo escondan o lo tiren sino también y fundamentalmente para controlar que no se atraganten..

Esto tiene que ver con una conducta que estuvo muy presente en los participantes del estudio: los pequeños que sentían más rechazo por los sabores amargos, tendían a tragar los medicamentos rápidamente como para evitar el malestar. De ahí el peligro de sufrir un atragantamiento”, concluyó la doctora Mennella.


Fuente: Salud y Ciencia

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?