Inicio Negocios Más de 80% de los empleados confían en la dirección de sus...

Más de 80% de los empleados confían en la dirección de sus empresas

Las condiciones de la economía, que tanto han afectado a algunas compañías y a la percepción del trabajo que tienen millones de empleados en el mundo, se han convertido en la mayor preocupación de muchos negocios que hoy sienten la falta de compromiso y de motivación de sus trabajadores.

Pero, en contraste con otros estudios, una nueva encuesta de APCO Worldwide y Gagen MacDonald sobre la confianza de los empleados sorprendió a los autores con unas cifras que demuestran unos altísimos niveles de confianza, optimismo y lealtad de los trabajadores hacia sus compañías y hacia los directivos.

La encuesta fue realizada entre 500 empleados estadounidenses de tiempo completo que han permanecido en su presente empleo durante mínimo un año y dentro de una compañía de más de 100 trabajadores.

Empleados optimistas
Para empezar, la encuesta reveló que más de 80% de los empleados manifestaron confiar en la dirección general actual de sus compañías y que casi nueve de cada diez trabajadores consideran que las condiciones laborales serán mejores o iguales dentro de un año, mientras que solo 15% piensan que sus empresas van por el camino equivocado y solo 12% creen que estarán bajo peores condiciones en 2010.

Y, más sorprendente aún, los empleados no solo demuestran optimismo frente a las compañías en general, sino también frente a los directivos. Casi tres cuartos de los participantes tienen una alta confianza en las habilidades de los directores ejecutivos de sus compañías, así como en las de sus supervisores inmediatos, a la hora de liderar efectivamente las organizaciones. En este punto llama la atención que aquellos empleados que consideran que sus empresas van por mal camino califican significativamente más bajo a sus directivos.

Kirk Stewart, vicepresidente ejecutivo de APCO Worldwide, explica que “Así la confianza y la lealtad de los empleados puedan ser en un alto grado una expresión de sus ilusiones durante estos tiempos difíciles, esta indica, sin embargo, un sentimiento que puede y debe ser apalancado para el provecho de la compañía. Los resultados apuntan claramente a la creciente importancia y las responsabilidades que tienen los líderes a la hora de comprometer, inspirar y liderar sus organizaciones efectivamente, en particular en estos tiempos de incertidumbre económica”.

¿Lealtad de lado y lado?
Los resultados son realmente inesperados al compararlos con debates actuales como el de los altos salarios de los directores ejecutivos. De acuerdo con esta encuesta, solo 32% de los empleados consideran que sus directivos reciben una compensación demasiado alta y solo 11% creen que este es el caso en cuanto a sus supervisores inmediatos. Pero al mirar la otra cara de la moneda, los salarios de ellos como empleados, la situación no es tan positiva, ya que cuatro de cada diez consideran que no reciben la compensación suficiente.

Y es que lo positivo de los sentimientos de los empleados contrasta en muchos casos con lo que ellos han recibido realmente de sus empresas que, durante esta crisis, en muchos casos no ha sido la misma lealtad, lo que sorprende a los autores de la encuesta.

Como lo explica Maril MacDonald, directora ejecutiva de Gagen MacDonald, “A pesar de que la encuesta encontró niveles sorprendentemente altos de lealtad y confianza en los empleados, esto es claramente una menor certeza de la lealtad recíproca de la compañía. Al emplear comunicaciones más estratégicas, nosotros consideramos que las compañías pueden demostrar la lealtad a sus empleados y progresar significativamente en la construcción de las culturas de alto desempeño que se necesitan para dejar a un lado el resto de esta crisis y crecer durante la eventual recuperación económica…”.

Las organizaciones han pasado por un período difícil en el que se ha demostrado que muchos empleados y que la sociedad en general han perdido su confianza en ellas. Si es que hay signos de recuperación de esa confianza, se trataría de una oportunidad esencial que debe ser aprovechada por las compañías para retomar su papel de ejemplo y responsabilidad.