Inicio Salud y Belleza Más del 50% de las mujeres con VIH son diagnosticadas en el...

Más del 50% de las mujeres con VIH son diagnosticadas en el marco de un embarazo

Lo sugiere un boletín epidemiológico publicado por la Dirección de Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual (DSyETS). Además, según reportes de ONUSIDA, las dos causas principales de muertes en mujeres en edad reproductiva en todo el mundo son el VIH y las complicaciones durante el embarazo y el parto. En 2008, más de 2 millones de niños vivían con el VIH, 430.000 se infectaron a través de sus madres y más de 250.000 murieron como consecuencia del SIDA.

Teniendo en cuenta que el nivel de infección por VIH es tan alto entre las mujeres, el riesgo potencial para los niños es enorme ya que pueden contagiarse por lo que se denomina transmisión vertical- 90% de los niños infectados en el mundo ha sido por esta vía (UNAIDS 2007). Según datos presentados en el último Simposio Científico Internacional SIDA 2010, en la Argentina, el 6% de las mujeres que dan a luz estando infectadas con el VIH pasan el virus a sus hijos.

VIH
La mujer puede saber de antemano que es portadora del virus y tomar los recaudos ante un embarazo. Pero hay casos en que esto no ocurre y es cuando tiene diagnóstico de HIV o se la diagnóstica durante el control prenatal.
En estas situaciones es oportuno:

• Tener en cuenta si existe una historia de tratamiento antirretroviral previo.
• Considerar la edad gestacional.
• Evaluar la necesidad de tratamientos adicionales o de químico profilaxis.
• Descartar otras ETS.
• Conocer la serología de la pareja.
• Conocer el estado clínico: recuento de glóbulos blancos CD4 y Carga Viral (cantidad de carga que tiene el virus, cuanto más alta más posibilidad de transmisión vertical). El tratamiento tiene dos objetivos: controlar la enfermedad y reducir el riesgo de transmisión al bebé. Ya que es conocido que el mayor porcentaje de transmisión ocurre cerca del momento del parto o durante el mismo y que los niveles de carga viral plasmática se correlacionan con dicho riesgo.

Parto y VIH
El momento del parto se constituye en uno de los más riesgosos para el contagio del bebé. El seguimiento óptimo durante el embarazo en la mujer con HIV incluye tratamiento antirretroviral para suprimir la carga viral plasmática materna a niveles no detectables al momento del parto.

Se le podrá realizar un parto a las mujeres cuando toman antirretroviral, presentan una carga viral menor a 1000 copias/ml, lo más cercano al momento del parto a partir de la semana 34 de gestación y es importante que el médico evite la ruptura artificial de membranas hasta que el parto sea inminente. La cesárea electiva se deberá realizar antes de que comience el trabajo de parto y de la ruptura de las membranas con el fin de disminuir la tasa de transmisión vertical y debe recurrirse a ella si la mujer cumple 38 semanas de embarazo y presenta una carga viral mayor a 1000 copias/ml, recibe monoterapia con AZT os e trata de mujeres co-infectadas con virus de hepatitis C.

Prevención
Para la prevención de madres a hijos de sífilis, hepatitis B, herpes y VIH es necesario:

• Promover el control prenatal en la mujer embarazada y en su pareja.
• Garantizar el ofrecimiento para diagnosticar ETS a la pareja de la mujer embarazada.
• Solicitar las pruebas de sífilis, HIV y HB en la primera consulta a la pareja.
• Repetir el tamizaje serológico a la mujer embarazada en el último trimestre y el tamizaje para sífilis también en el periparto.
• Recomendar el uso de profiláctico durante el embarazo.

En resumen, para evitar el contagio vertical, son necesarios tratamientos que combinan diferentes drogas antirretrovirales con cesáreas programadas y el remplazo del amamantamiento por la leche maternizada.

Por último, para pacientes portadores previos al embarazo las técnicas de fertilización se presentan como una luz de esperanza. Los avances científicos y médicos permiten en la actualidad que parejas o personas infectadas puedan soñar tener un hijo sano.