Inicio Eventos y Lanzamientos Lanzamientos Mercedes-Benz presenta la tercera generación del exitoso roadster SLK 55 AMG

Mercedes-Benz presenta la tercera generación del exitoso roadster SLK 55 AMG

Compartir

La nueva Mercedes-Benz SLK 55 AMG viene con un motor AMG V8 de 5,5 litros de nuevo desarrollo con desconexión selectiva de cilindros combina prestaciones impresionantes, con una potencia nominal de 422 CV y un par motor máximo de 540 Nm. Su demanda de combustible, 8,4 litros a los 100 kilómetros (consumo mixto en el nuevo ciclo normalizado europeo), y las emisiones de CO2 de 195 gramos por kilómetro son un 30% menor que las de su predecesor. El elevado dinamismo del nuevo modelo se debe también a su tren de rodaje deportivo AMG con dirección directa, Torque Vectoring Brake y ESP® de 3 niveles, así como equipo de frenos de alto rendimiento AMG.

El nuevo modelo tope de gama AMG de la tercera generación del SLK muestra a primera vista su singularidad: llamativas llantas de aleación AMG, el kit estético AMG específico para este vehículo con perfil aerodinámico AMG y dos salidas dobles cromadas en

la zaga subliman las proporciones clásicas de roadster con un toque acentuadamente atlético. El expresivo diseño del SLK 55 AMG atrae todas

las miradas y hace de este vehículo un roadster inconfundible.

El SLK 55 AMG encarna a la perfección el lema de la marca AMG, «Driving Performance»: la combinación de dinamismo perceptible, deportividad distinguida, alta tecnología exclusiva y bajo consumo no tiene parangón en el segmento de los roadster compactos de altas prestaciones. El SLK 55 AMG acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y alcanza una velocidad máxima, limitada electrónicamente, de 250 km/h.

A continuación se resumen los datos más importantes:

SLK 55 AMG

Cilindrada

  1. 3

Diámetro x carrera

98,0 x 90,5 mm

Relación de compresión

12,6 : 1

Potencia nominal

421 CV a 6.800 rpm

Par motor máximo

540 Nm a 4.500 rpm

Peso del motor (en seco)

187 kg

Consumo mixto en el nuevo ciclo normalizado europeo

8,4 l/100 km

Emisiones de CO2

195 g/km

Aceleración 0-100 km/h

4,6 s

Velocidad máxima

280 km/h*

Con la introducción del nuevo motor V8, Mercedes-AMG cumple la promesa publicada en del marco de su estrategia «AMG Performance 2015»: reducir de forma continuada el consumo de combustible y las emisiones en los nuevos modelos introducidos a lo largo de los próximos años y hacer al mismo tiempo honor al compromiso central de la marca, ofrecer «Driving Performance». El nuevo motor M152 demuestra la responsabilidad social de AMG.

El nuevo motor atmosférico de ocho cilindros tiene mucho en común con el V8 biturbo

El nuevo motor atmosférico V8 se basa en el grupo AMG V8 biturbo de 5,5 litros M157 presentado en el año 2010 e incorporado en los modelos E 63 AMG, CLS 63 AMG, S 63 AMG y CL 63 AMG. Numerosos elementos constructivos y parámetros son idénticos: cilindrada, relación diámetro/carrera, separación entre los cilindros, sistema de parada y arranque e inyección directa de gasolina. Al mismo tiempo, se distingue del M157 por los nuevos conductos de admisión de aire, nuevas culatas, el accionamiento modificado de las válvulas, un circuito de aceite adaptado y un bloque motor optimizado.

Combinación exclusiva de tecnologías avanzadas

El motor M152 es un prodigio de alta tecnología y de prestaciones, que entusiasma por su combinación, única en el mundo, de atributos avanzados. Ningún otro motor de gasolina trabaja con inyección directa guiada de gasolina a 200 bares, inyectores piezoeléctricos, desconexión selectiva de los cilindros controlada por diagrama característico, bloque motor de aluminio con camisas bruñidas en el bloque pretensado, técnica de cuatro válvulas por cilindro con regulación progresiva de los árboles de levas, una relación de compresión elevada de 12,6 : 1, sistema de parada y arranque y gestión del alternador. El régimen máximo es superior a las 7.000 rpm. Todas estas medidas son la clave del elevado rendimiento termodinámico, un requisito para poder alcanzar una alta eficiencia y mantener bajas las emisiones contaminantes. Y eso no es todo: la decisión por un motor atmosférico V8 de gran cilindrada con desconexión selectiva de los cilindros soluciona el conflicto de objetivos entre un nivel elevado de potencia y par y un consumo moderado.

Desconexión selectiva de cilindros AMG Cylinder Management

Una de las claves del alto rendimiento del motor es el nuevo sistema de desconexión selectiva de los cilindros AMG Cylinder Management desarrollado por Mercedes-AMG. En la gama de carga parcial se desconectan los cilindros dos, tres, cinco y ocho con el fin de reducir el consumo. Esta tecnología es similar a la utilizada en los motores V8 de 750 CV que incorporan los bólidos de Fórmula 1. Dada la importancia que tiene la eficiencia en la categoría reina del automovilismo, el equipo de gestión del motor suprime la inyección de combustible en cuatro o seis cilindros siempre que el conductor no reclama la potencia máxima del propulsor: por ejemplo, en curvas a baja velocidad, en las fases con Safety-Car o en las paradas en los boxes. El consumo de combustible del motor atmosférico V8 de AMG es 8,4 litros, y las emisiones de CO2 195 gramos por kilómetro (valor mixto en el ciclo normalizado europeo). Estas cotas son similares a las de los modelos competidores que, sin embargo, no alcanzan el nivel de potencia o par motor del SLK 55 AMG y no cuentan con un motor de ocho cilindros y alta cilindrada.

La desconexión selectiva de los cilindros está disponible en una gama amplia de revoluciones, de 800 a 3.600 rpm, siempre que el conductor haya seleccionado el programa de conducción «C» (Controlled Efficiency) para el cambio. El menú principal AMG en el cuadro de instrumentos informa al conductor si está activa la desconexión selectiva de los cilindros, y si el motor trabaja actualmente con cuatro o con ocho cilindros. En el modo de cuatro cilindros, el conductor tiene a disposición nada menos que 230 Nm, suficiente para acelerar con ímpetu en la mayoría de las situaciones. En el momento en que el conductor reclama más potencia del motor y sale de la gama de carga parcial, se conectan de nuevo los cilindros dos, tres, cinco y ocho. La transición entre el modo de operación con cuatro y con ocho cilindros es espontánea, rápida y sin variación del par motor, de modo que los ocupantes no aprecian merma alguna del confort. A un régimen del motor de 3.600 rpm, el proceso de conmutación no dura más de 30 milisegundos.

Válvulas cerradas, alimentación de combustible y encendido desactivados

Esto es posible gracias a la interacción inteligente del efectivo sistema de mando del motor con 16 elementos de compensación accionados por vía hidráulica y el complejo sistema de suministro de aceite alojado en la culata. Los elementos de compensación están integrados en las culatas y mantienen cerradas las válvulas de admisión y de cierre de los cilindros dos, tres, cinco y ocho cuando está activada la desconexión de cilindros. Al mismo tiempo se desactivan la alimentación de combustible y el encendido de los cilindros desconectados. De ese modo no sólo disminuyen las pérdidas resultantes de los cambios de carga en los cuatro cilindros desconectados, sino que también aumenta el rendimiento de los otros cuatro cilindros. Esto se logra con un desplazamiento del punto de operación del motor a la gama de mayor carga. Los elementos de compensación son compactos y ligeros, y el sistema de mando de las válvulas es suficientemente rígido para soportar regímenes de hasta 7.200 revoluciones por minuto.

Bloque motor fabricado completamente en aluminio con camisas de Silitec en los cilindros

El bloque motor del nuevo grupo AMG V8 de 5,5 litros se fabrica por fundición a presión de aluminio. El bajo peso del motor, de sólo 187 kilogramos en seco, es el resultado de medidas sistemáticas de construcción ligera. Las tapas de los cojinetes de bancada son de fundición gris y se atornillan al cárter del cigüeñal y, adicionalmente, a los laterales, para asegurar una mayor rigidez.

Los segmentos de los pistones están recubiertos con carbono para reducir las pérdidas por fricción y para optimizar su desgaste. Otra medida que contribuye a disminuir la fricción en los ocho pistones son las camisas de Silitec integradas en la fundición del bloque motor. Este mismo objetivo se persigue con un procedimiento de bruñido con el bloque motor pretensado. En este sofisticado proceso, el mecanizado final de la superficie de las camisas de los cilindros se lleva a cabo en el bloque motor atornillado. Es evidente que, una vez montada la culata sobre el bloque motor, resulta imposible mecanizar las camisas. Por ese motivo se atornilla al bloque motor una pieza con aberturas

en la prolongación de los cilindros. A raíz del atornillado, las camisas de los cilindros se deforman en la misma medida que lo hacen al completar el motor con la culata, y es posible eliminar completamente la deformación estática resultante en las camisas al apretar los espárragos de las culatas.

Otras medidas que ayudan a optimizar el rendimiento del motor:

• pistones de fundición de aluminio, de peso optimizado, con revestimiento especial de las camisas de los pistones

• taladros especiales para ventilación en el bloque motor

• bomba de aceite con sección de presión regulada eléctricamente

• bomba de aceite separada para la desconexión selectiva de los cilindros: se trata de una bomba celular de aletas regulada de baja fricción

• refrigeración del motor por agua, basada en el principio de flujo transversal especialmente efectivo

• regulación electrónica de la presión de combustible, completamente variable en función de la demanda entre 100 y 200 bares

El cigüeñal forjado se fabrica en aleación de acero de alta calidad 38MnS6BY, se apoya sobre cinco cojinetes de bancada y cuenta con ocho contrapesos. Se ha optimizado su diseño desde el punto de vista de la rigidez a la torsión, la inercia de masas, la reducción de las masas en rotación y la durabilidad. El volante de inercia viscoelástico de doble masa situado en la parte delantera elimina con fiabilidad las vibraciones del motor. Cada muñón del cigüeñal sirve de apoyo a dos bielas forjadas fabricadas por fragmentación controlada.

Cuatro válvulas por cilindro con reglaje progresivo de los árboles de levas

Las válvulas de admisión y de escape tienen dimensiones generosas para asegurar un llenado perfecto de las cámaras de combustión. Cada cilindro cuenta con cuatro válvulas. Las válvulas de escape, que tienen que soportar esfuerzos térmicos más elevados, son huecas y están refrigeradas por sodio. Cuatro árboles de levas en cabeza accionan las 32 válvulas por medio de balancines de rodillos de fricción reducida. El mando variable progresivo de los árboles de levas en el lado de admisión y de escape varía el ángulo de las levas en un margen de 40 grados del cigüeñal en función de la carga y el número de revoluciones y asegura cotas muy altas de potencia y par motor. En función del número de revoluciones puede variarse el solape de las válvulas para optimizar el llenado de las cámaras de combustión con aire y la expulsión de los gases de escape. El reglaje variable de los árboles de levas se realiza por vía hidráulica con ayuda de cuatro actuadores basculantes, que se accionan de forma electromagnética siguiendo las órdenes del equipo de mando del motor. Tres cadenas dentadas de alto rendimiento accionan los árboles de levas. Este tipo de cadena es mucho más silencioso en su funcionamiento que las cadenas de rodillos cilíndricos.

Función de parada y arranque Controlled Efficiency de serie

También contribuye al bajo consumo de los motores la función de parada y arranque Controlled Efficiency. Este sistema, que forma parte del equipamiento de serie del SLK 55 AMG, está activo en el programa de conducción «C», optimizado para reducir el consumo. La función apaga el motor si el conductor se detiene, por ejemplo, ante un semáforo en rojo. El motor V8 arranca de nuevo sin retardo en el momento en que el conductor levanta el pie del freno o pisa el acelerador. Por consiguiente, el vehículo se pone en marcha sin retardo. Una técnica inteligente garantiza el arranque espontáneo y confortable del motor: un sensor en el cigüeñal con detección del sentido de giro registra la posición de los ocho pistones detenidos. En el momento del arranque automático del motor se inyecta combustible en la cámara de combustión del cilindro cuyo pistón se encuentre en la posición más favorable. Los precisos inyectores piezoeléctricos permiten un arranque especialmente rápido. El motor M152 arranca siempre en modo de ocho cilindros.

Un símbolo «ECO» enmarcado en el menú principal AMG señaliza al conductor que está habilitada la función de parada y arranque «Controlled Efficiency». Si se ha activado la desconexión selectiva de los cilindros, el conductor puede ver un símbolo «ECO4». «ECO8» significa que el motor trabaja con sus ocho cilindros. En los dos programas de conducción más dinámicos «S» (Sport) y «M» (Manual) se suprimen la función de parada y arranque y la desconexión selectiva de los cilindros. El conductor puede suprimir a mano ambos sistemas en el modo «C», pulsando un botón. En ese caso no se muestran el símbolo de parada y arranque ni el símbolo «ECO».

La gestión del alternador ayuda a ahorrar combustible

La gestión del alternador aporta una contribución adicional al bajo consumo de combustible. Al frenar y en las fases de funcionamiento en régimen de retención del motor V8, la energía cinética del vehículo se aprovecha para recargar la batería, en vez de disiparse en forma de calor. En todos los demás modos de operación es posible mantener el alternador a un nivel bajo de tensión mediante la interacción de la gestión de la red de a bordo con la gestión del alternador. De ese modo se reduce la carga del motor y se ahorra combustible: unos 0,15 litros/100 km en el nuevo ciclo normalizado europeo y hasta 0,2 l/100 km en

el tráfico urbano, con fases frecuentes de retención y de frenado.

Nuevo equipo de escape deportivo AMG con mariposas de escape integradas

AMG utiliza por primera vez en este modelo un equipo de escape deportivo con una mariposa de escape a cada lado. Esta solución resuelve el conflicto de intereses entre una sonoridad sugestiva al conducir de forma deportiva y un nivel moderado de ruidos en la gama de carga parcial. El diseño acústico tenía como objetivo lograr una síntesis perfecta de dinamismo perceptible y la idoneidad para largos recorridos típica de Mercedes.

Cada uno de los dos silenciadores dispone de una mariposa, accionada de forma progresiva en función de la potencia requerida por el conductor y el número de revoluciones con ayuda de un diagrama característico. Las mariposas permanecen cerradas si el motor trabaja con carga parcial a menos de 2.000 revoluciones por minuto. En consecuencia, los gases de escape recorren un conducto más largo y atraviesan un elemento atenuador adicional, de modo que el motor trabaja de forma casi inapreciable y se suprimen con eficacia las frecuencias molestas. El resultado es una sonoridad armoniosa en el modo de operación con cuatro cilindros.

Si el conductor acelera, se abren las mariposas en un ángulo de 15, 30 y hasta 50 grados, de modo que una parte de los gases de escape atraviesa la sección con aislamiento acústico y el resto la sección más corta. La consecuencia es una sonoridad más acusada del motor. Al conducir de forma deportiva con ocho cilindros, a plena carga y elevadas revoluciones, se abren completamente las dos mariposas y los ocupantes pueden disfrutar de la potente sonoridad característica de los motores V8 de AMG. Es decir: se oyen y se sienten las prestaciones del motor atmosférico de ocho cilindros AMG de 421 CV.

El equipo de escape deportivo de doble flujo AMG con dos salidas dobles cromadas consta de tubos de 65 milímetros de diámetro entre los colectores y

un silenciador central. En la zona que va del silenciador central al silenciador final se utilizan conductos de 60 milímetros.

Eficiente técnica de depuración de gases de escape con nuevos catalizadores

Bajas emisiones, cumplimiento de todos los valores límite vigentes y una sonoridad característica del motor: durante el desarrollo del equipo de escape del nuevo motor atmosférico AMG V8 de 5,5 litros han tenido que compaginarse exigencias muy variadas y complejas. El SLK 55 AMG cumple la actual normativa de gases de escape Euro 5, así como todos los reglamentos vigentes en el mercado estadounidense: LEV-III y diagnóstico a bordo OBD II.

Los colectores de escape de doble capa con cámara de aire aislante garantizan una respuesta rápida de los catalizadores. La disposición elegida para los componentes del sistema de escape es eficiente y requiere poco espacio: una caja de catalizadores en tándem a cada lado. Dos carcasas situadas en la cercanía del salpicadero albergan dos substratos cerámicos de pared fina. De ese modo es posible prescindir de catalizadores adicionales en los bajos del vehículo. Los dos substratos cerámicos son diferentes para asegurar una depuración rápida y eficiente de los gases de escape: el elemento delantero tiene un recubrimiento de paladio y en el trasero se utilizan dos metales: paladio y rodio. En cada bancada de cilindros se ha dispuesto una sonda lambda por delante de los catalizadores; entre los dos substratos de pared fina de cada catalizador existe una sonda lambda para diagnóstico.

Variable: el cambio AMG SPEEDSHIFT PLUS 7G-TRONIC

El cambio automático AMG SPEEDSHIFT PLUS 7G-TRONIC se encarga de entregar la fuerza de propulsión a las ruedas traseras. Esta transmisión cuenta con tres programas de conducción: «Controlled Efficiency» (C), «Sport» (S) y «Manual» (M). La función automática de doble embrague al cambiar a una marcha más corta y la supresión breve y perfectamente definida del encendido y la inyección al pasar a marchas más largas a plena carga acortan la duración de los acoplamientos y aseguran cambios sugestivos al conducir de forma deportiva. Un amortiguador de torsión de doble turbina con péndulo de fuerza centrífuga adaptativo en función del número de revoluciones reduce a un mínimo las vibraciones en el modo de operación con cuatro cilindros, aumentando así el confort de los ocupantes.

Combinación: un estilo de conducción altamente dinámico y elevado confort en largos recorridos

El tren de rodaje deportivo AMG con Torque Vectoring Brake y dirección directa AMG ofrece un dinamismo transversal convincente y una maniobrabilidad ágil en combinación con el confort típico de Mercedes en largos recorridos. ¿Es posible conjugar una conducción dinámica extrema con una rodadura confortable a bajas revoluciones? El nuevo SLK 55 AMG domina ambas disciplinas. Montantes telescópicos de diseño específico con armonización dura de los muelles y los amortiguadores, soportes más rígidos en los tirantes del eje delantero, estabilizadores de mayor rigidez delante y detrás y mayor caída negativa en el eje trasero son la clave de una mayor velocidad en curvas y menor balanceo lateral al circular por tramos sinuosos.

Al tomar curvas en el margen límite, el Torque Vectoring Brake incorporado de serie interviene en el freno de la rueda trasera del lado interior de la curva y genera así un movimiento de giro definido en torno al eje vertical del vehículo. Esta acción hace que SLK 55 AMG se ciña con precisión y docilidad y sin mermas de dinamismo a la trayectoria de la curva. La dirección directa AMG

es el complemento directo a esta función: en comparación con una dirección estándar, este mecanismo aumenta la agilidad y reduce al mismo tiempo la fuerza necesaria en el volante al aparcar. Una bomba de la servodirección de nuevo desarrollo ayuda a ahorrar combustible, pues el mecanismo de asistencia de la servodirección sólo consume energía cuando el conductor acciona el volante. Además, la dirección directa AMG dispone de una función paramétrica adaptada al tren de rodaje deportivo AMG. El efecto es una respuesta optimizada en torno a la posición central de la dirección, un contacto excelente con la calzada y una maniobrabilidad dinámica en todas las situaciones de conducción.

El ESP® de 3 niveles pone en manos del conductor tres estrategias de regulación individuales, que se activan pulsando un botón. Con el pulsador ESP® en la consola central, el conductor puede elegir entre los niveles «ESP ON», «SPORT HANDLING MODE» y «ESP OFF». El equipo de frenos de alto rendimiento AMG lleva discos de freno autoventilados y perforados de formato 360 x 36 milímetros delante y 330 x 22 milímetros detrás y se caracteriza por una respuesta excelente, distancias de frenado cortas y una gran resistencia.

Paquete AMG Handling para una conducción más dinámica todavía

El paquete AMG Handling refuerza una vez más el cariz deportivo del vehículo. Consta de un tren de rodaje AMG Performance con reglaje más rígido, un diferencial autoblocante AMG en el eje trasero, discos de freno de material compuesto en el eje delantero y un volante AMG Performance de tres radios con forro de napa e insertos de Alcantara® en la zona de apoyo de las manos.

Inconfundible: diseño y equipamiento con un estilo singular

Proporciones clásicas de roadster con rasgos típicos de diseño de AMG y un cierto parentesco con el SLS AMG: así puede describirse el diseño exterior

del nuevo SLK 55 AMG. Los rasgos formales básicos son el capó largo, el habitáculo en posición muy atrasada y la zaga contundente, que los diseñadores de AMG han completado con el típico kit estético AMG en el frontal, los laterales y la vista trasera. El nuevo faldón delantero AMG cuenta con amplias entradas para el aire y luces diurnas de diodos luminosos en diseño específico AMG. Otro elemento inspirado en el superdeportivo SLS AMG es la ancha parrilla del radiador con la estrella Mercedes en el centro. En el SLK 55 AMG, la lama en la parrilla y el perfil transversal inferior en el faldón delantero están pintados en color negro brillante. Faros con cubiertas transparentes oscurecidas y grupos ópticos traseros oscurecidos forman también parte del equipamiento de serie del modelo tope de gama V8. El Intelligent Light System (ILS) con faros de bixenón adaptativos es un equipamiento de serie.

Las rejillas de ventilación con perfil cromado en los guardabarros delanteros no sólo recuerdan al SLS AMG, sino también al famoso Mercedes-Benz 300 SL Roadster de los años 50 del siglo pasado. El distintivo «V8 AMG» colocado por debajo es la credencial del modelo tope de gama de ocho cilindros de la familia del SLK. Embellecedores laterales específicos AMG de forma expresiva recogen el diseño del faldón delantero y lo prolongan hasta el nuevo faldón trasero. Su forma singular confiere un aire especialmente rotundo a la zaga en combinación con el inserto negro en forma de difusor con tres perfiles y las dos salidas cromadas dobles del equipo de escape deportivo AMG. El perfil aerodinámico sobre la tapa del maletero, pintado en el color de la carrocería, reduce las fuerzas ascensionales en el eje trasero e incrementa la estabilidad direccional a altas velocidades.

Inspirado en el SLS AMG: un habitáculo elegante y de alto valor

Funcional, elegante, valioso: el diseño interior del SLK 55 AMG recuerda también al de su hermano mayor, el SLS AMG Roadster. Algunos elementos

que despiertan asociaciones con el superdeportivo de altas prestaciones son los cuatro difusores de ventilación con forma de reactores y la consola central de aluminio cepillado. En el centro del tablero de instrumentos se monta un reloj analógico en diseño de IWC. El volante AMG Performance con corona aplanada arriba y abajo cuenta con un aplique metálico, levas de cambio de aluminio y forro de cuero perforado en la zona de apoyo de las manos. En el centro del campo visual del conductor se encuentra el cuadro de instrumentos AMG de disposición clara con cuatro relojes redondos, esferas específicas y menú principal AMG. En la consola central está el pulsador para los programas del cambio C, S y M.

Los asientos deportivos AMG con configuración específica del acolchado y sujeción lateral optimizada se tapizan de en cuero napa exclusivo y se completan con placas AMG de alto valor en los respaldos. Los asientos cuentan con la calefacción integrada en el reposacabezas AIRSCARF: este equipo genera una corriente de aire caliente para la zona de la cabeza y la nuca a través de un difusor situado en la sección delantera del reposacabezas.

Techo retráctil panorámico

El techo retráctil panorámico, fabricado en policarbonato tintadose abre y se cierra en menos de 20 segundos. Basta con pulsar un botón para convertir el roadster abierto en un coupé cerrado con techo fijo.

El marco del techo retráctil es de magnesio. Gracias a ello, el techo pesa unos seis kilogramos menos que en el modelo antecesor, con lo que el centro de gravedad del vehículo se encuentra a menor altura, un hecho que mejora la agilidad. Especialmente cómodo

es el paravientos con lunas giratorias AIRGUIDE, compuesto por lunas basculantes de plástico transparente montadas detrás de los arcos protectores. Es el primer sistema paravientos que ofrece un nivel individual de confort al conductor y al acompañante. Cada uno de los ocupantes puede bascular la luna de su lado hacia el centro del vehículo en cuestión de segundos, eliminando prácticamente las habituales turbulencias traseras. Ventaja: no se pierde tiempo con el montaje y desmontaje.

Más individualidad: AMG Performance Studio

El AMG Performance Studio ofrece otros atractivos equipos opcionales diseñados en exclusiva para el SLK 55 AMG:

• Llantas de aleación AMG de diseño multirradio en color gris titanio y pulidas a alto brillo; neumáticos 235/40 R 18 (delante) y 255/35 R 18 (detrás)

• Paquete AMG Handling (tren de rodaje AMG Performance, diferencial autoblocante AMG en el eje trasero, discos de freno de material compuesto en el eje delantero, volante AMG Performance con insertos de Alcantara® en la zona de apoyo de las manos).

• Listones de umbral AMG en las puertas, iluminados en blanco con técnica LED delante

• Alfombrillas AMG

Detalles excepcionales: modernos sistemas de asistencia a la conducción

El SLK 55 AMG define también cotas inéditas en el capítulo de la seguridad:

un largo elenco de modernos sistemas de asistencia a la conducción asiste al conductor y asegura la posición excepcional del nuevo roadster de AMG en su segmento. El equipamiento de serie incluye nuevos arcos protectores reforzados con fibras, airbags frontales con dos niveles de activación para conductor y acompañante, airbags de cabeza, airbags laterales de cabeza y torso, pretensores en los cierres de los cinturones con limitadores degresivos de tensión, reposacabezas NECK-PRO activos en caso de impacto, detector automático de silla infantil, ESP® de tres niveles y el sistema de alerta por cansancio ATTENTION ASSIST.

En calidad de equipo opcional se ofrecen otros sistemas de asistencia a la conducción:

• El Intelligent Light System (ILS) ofrece cinco funciones de alumbrado (luz de giro, luz para carretera, luz para autopista, luces activas y luz antiniebla ampliada) que se activan de acuerdo con la situación.

• El sistema de protección preventiva de los ocupantes PRE-SAFE®, de acción reversible, puede tomar medidas de protección para los ocupantes del vehículo. El objetivo es preparar al automóvil y a sus ocupantes para un impacto inminente, de manera que los cinturones y los airbags puedan desarrollar plenamente su acción de protección.

Tres generaciones: el SLK made by AMG

El nuevo SLK 55 AMG es ya la tercera generación de los roadsters dinámicos y exclusivos made by AMG. El primer miembro de esta estirpe fue en 2001 el SLK 32 AMG. Su motor AMG V6 con compresor y 3,2 litros de cilindrada entregaba 354 CV y un par motor máximo de 450 Nm. Con ello, el SLK 32 AMG era el vehículo más potente de su entorno de competencia.

A finales de 2004 le siguió el SLK 55 AMG. Gracias a su motor AMG V8 de 5,5 litros con una potencia nominal de 360 CV y un par motor máximo de 510 Nm, este modelo asumió la vanguardia en su segmento. Ningún vehículo de esta categoría contaba con un motor de ocho cilindros y alta cilindrada: una filosofía que Mercedes-AMG persigue también con el modelo sucesor.

Encontrará más información acerca de Mercedes-Benz en Internet: www.mercedes-benz.com.ar