Inicio Empresas y Negocios Mitos sobre el trabajo de la mujer en el Ceremonial

Mitos sobre el trabajo de la mujer en el Ceremonial

Por: Rosario Jijena Sánchez

El Protocolo es un conjunto de normas y reglas de aceptación general que se observa en la práctica oficial. Está basado en el llamado “principio de cortesía internacional”.
Ceremonial, por su parte, es un conjunto de formalidades que reglamenta las relaciones entre altas autoridades y personalidades en las ceremonias y actos, de acuerdo a un principio de igualdad jurídica, dando a cada uno de los participantes el privilegio y las unidades a las que tienen derecho. El Ceremonial es un elemento de orden, creado para evitar fricciones y resolver divergencias.

A las mujeres que trabajamos en ceremonial, nos acusan de ser estructuradas a la hora de tomar decisiones. Dicen que nos es difícil ser creativas, innovar o asumir riesgos. Que estamos marcadas por los usos y costumbres. Que dependemos del ámbito donde desarrollamos nuestra profesión, o que “decimos que trabajamos” pero en realidad nuestro trabajo es solo diversión…
Esas son apenas algunas de las ideas que se tejen en torno a las nuestro desempeño. Veamos qué hay de cierto y qué no, en cada una.

– “Participar en cocktails, tés, reuniones y otros eventos, no es trabajar”.
Es verdad que nuestro trabajo a veces nos lleva a participar en eventos, de los cuales disfrutamos muy poco aunque nos vean con una copa en la mano. Porque en la otra, probablemente tengamos el listado de los invitados, autoridades con sus ordenes de precedencia, y una agenda telefónica. Además, estaremos analizando como resolver conflictos que surgen a último momento, si un invitado llega sin su esposa cuando ya estaba su lugar reservado en la mesa, o venga acompañado por otra persona más, que por su jerarquía no puede ocupar ese lugar. La sonrisa en la cara y la copa en la mano pueden estar indicando solo nuestra habilidad para disimular un momento complicado.

– “Eligió esta profesión para viajar gratis”.
No todo lo que reluce es oro. Y si bien puede ser muy agradable tomar un avión, alojarse en hoteles 5 estrellas o recibir a personalidades, parte de nuestro trabajo consiste en estar permanentemente atentas a todos los detalles.
Los viajes pueden ser muy cansadores, en particular si estamos trabajando antes, durante y luego del vuelo. Ni que hablar si hay contratiempos con las partidas o arribos, o en el destino donde al llegar tenemos que organizar un evento.

– ”Si es profesional, deja de ser femenina”.
Una cosa no es excluyente de la otra. Al contrario, y sobre todo en esta actividad en la que estamos expuestas a las miradas de todos.
Las mujeres que trabajamos en ceremonial debemos tener el suficiente criterio para darnos cuenta que nos están observando pero que por otro lado estamos trabajando. Aunque nos desempeñemos en una fiesta, no somos “una invitada”. Por esto, nuestra vestimenta deberá ser discreta.

– “No podrá conciliar sus relaciones laborales con las afectivas, y atender compromisos familiares”.
¡¿¿Por qué no??! Es cierto que, como toda mujer que trabaja, quizá debamos acomodar horarios, ser más creativas y mas organizadas, pero nada nos impide tener una vida personal, amigos, formar una familia y criar hijos.

– “No puede entablar una conversación sobre política o negocios, porque no conoce de esos temas”.
¿Por que no? Justamente, nuestra profesión nos exige estar informadas. Quizá tengamos que recibir a un diplomático en un aeropuerto y acompañarlo hasta un hotel, y a esa persona le agradará que estemos al tanto de lo que ocurre en su país. Por el contrario, lo ideal es estar muy informadas.

– “Que trabaja en esta profesión sólo para relacionarse”.
Indudablemente, esta es una actividad social en la que se está con gente, pero lo cierto es que a veces ni siquiera reparan en nosotras.
También hay que recordar que a veces tenemos que estar muchas horas de pie y a la intemperie; que no podemos ponernos una bufanda, guantes o un abrigo muy grueso, y quizá deberemos estar varias horas en un acto público, yendo y viniendo, con frío o con calor.

– “Que por estar tan pendiente de todas sus actitudes, termina siendo antinatural”.
La verdad es que mientras estamos cumpliendo nuestro rol debemos abocarnos a él, y no seríamos buenas profesionales si no estuviéramos cumpliendo todas las pautas. Por un lado porque están prefijadas, y por otro porque es lo que corresponde y se espera de nosotras.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?