Inicio Empresas y Negocios Ni cursos ni seminarios: para reforzar el liderazgo ejecutivos recurirán a los...

Ni cursos ni seminarios: para reforzar el liderazgo ejecutivos recurirán a los caballos

Compartir

Gerentes y ejecutivos de una importante empresa de seguros, de una reconocida compañía tecnológica y de una de las grandes firmas petroleras que opera en el país harán en septiembre una experiencia “poco tradicional”: para reforzar las competencias de liderazgo, lograr una comunicación clara y trabajo en equipo no se encerrarán en aulas ni participarán de seminarios sino que optarán por los caballos.

El concepto de aprendizaje a través de la asistencia de equinos -Equine assisted Learning- del que participarán los ejecutivos de estas compañías argentinas se utiliza en Estados Unidos y Europa con gran éxito hace más de diez años.

A nivel local, esta práctica hasta el momento se realiza con profesionales y ejecutivos que contratan en servicio de manera particular como así también con niños y adolescentes. En muchos de estos casos, el objetivo es aprender acerca de sí mismos, a desarrollar herramientas y estrategias de buenas elecciones, toma de conciencia, solución de problemas, y relaciones más sanas y duraderas para aumentar la confianza y la autoestima.

En EE.UU. y los países del viejo continente las organizaciones y empresas contratan el servicio buscando mejorar y desarrollar el trabajo en equipo, crear herramientas de liderazgo, aprender a resolver problemas de manera creativa con el fin de fomentar la colaboración y desarrollar herramientas efectivas en la comunicación.

“Los caballos son animales de manada que se basan mucho en el liderazgo. En el trabajo con los ejecutivos, se utilizan como una metáfora de problema grande, tanto por su peso como su personalidad e imponencia”, cuenta la directora del emprendimiento familiar Pacagua, Gabriela Abram.

En diálogo con infobaeprofesional.com, la directora de esta Pyme que brinda el servicio a las empresas destaca que “al ser el caballo un animal de presa tiene la facilidad para leer todo lo que la persona lleva en su interior. Si no desarrollamos un comportamiento claro, coherente y transparente, no va a hacer lo que pedimos sino todo lo contrario.”

Y, a modo de paralelismo con lo que sucede a diario en el mundo corporativo, Abram señala que “cuando el caballo confía en una persona coherente, íntegra y que dice lo que piensa lo toma como líder, porque al ser presa y animal de manada necesita que alguien lo guíe sabiamente para sobrevivir.”

En qué consiste la experiencia
En general los talleres con caballos que proponen desde Pacagua son de un día de duración. Sin embargo, como depende de las necesidades y de lo que la empresa necesite trabajar o reforzar en sus ejecutivos, pueden durar hasta tres jornadas.

Las actividades se desarrollan en una pista de arena, desde abajo del caballo y como generalmente no se monta, no se requiere experiencia previa con caballos. El trabajo teórico se hace observando a la manada. En una segunda instancia se realizan los ejercicios, tanto individuales como grupales.

“La actividad es al aire libre, en un ambiente distendido, en un lugar muy lindo. La idea es salir de la oficina y de la rutina de la empresa. Las haras están ubicadas en Villa Elisa, partido de La Plata”, dice Abram, y añade: “Es una experiencia efectiva y divertida a la vez.”

Según la directora del emprendimiento, muchas veces la gente incluso se identifica o ve personas de su entorno con el rol de cada uno de los caballos dentro de la manada en la que, al igual que en las empresas, están los líderes activos, los segundos líderes, e incluso los pasivos.

Abram manifiesta que los participantes se sorprenden mucho y quedan muy impresionados con la experiencia. Y que, cuando en un primer momento, al ver la manada, se les pregunta cuál es el líder y por qué, sin darse cuenta empiezan a decir mucho de ellos mismos o de la gente con la que trabajan.

“Durante la parte práctica se trabaja en equipo, se hacen resolver cosas que quizás sean sencillas pero que al estar el obstáculo del caballo grande resultan más complicadas, por lo que los ejecutivos deben estar muy atentos para no ser lastimados por el caballo y para poderlo hacer necesitan de una buena coordinación en el equipo”, resalta Abram.

Un servicio a medida
Para los ejecutivos que ocupan posiciones en las áreas de Ventas de las compañías hay ejercicios especiales en los que el fin es persuadir que el caballo haga algo determinado. En ese caso, si la persona no tiene un lenguaje corporal coherente y comunicación clara el caballo no lo va a hacer de ninguna manera por lo que hay que ser creativos, tener muy en claro el dinamismo del grupo y ser muy flexible.

Los caballos actúan como espejos de los participantes reaccionando inmediatamente a sus emociones y comportamientos. Por ejemplo, si alguien está gritando, si hay mucho ruido, o si alguien es agresivo o controlador, los caballos sacudirán sus cabezas, se alejarán, tirarán sus orejas para atrás.

Cuando se aprende a pedir algo de manera gentil y respetuosa, el caballo naturalmente complacerá a la persona con la que está trabajando y la verá como su líder. Al utilizar estas reacciones y al observar la interacción social de las manadas examinando las reacciones del caballo, la gente aprende de sí misma, de sus relaciones y además aprende a comunicarse.

Hay muchas razones por las que los caballos son maestros efectivos. Su habilidad para leer las claves emocionales del medio ambiente, pistas del lenguaje corporal de las personas y del resto de la manada, y leer las sensaciones ayudan a que las personas focalicen la atención, mejoren la concentración, y a ser consistente.

Además, ayudan a ser conscientes de los efectos que producen las emociones y formas de comportamientos en otros

Mucho que aprender
Abram resalta que los ejecutivos y profesionales tienen mucho que aprender de los caballos. “Ellos sobrevivieron por miles de años debido a su naturaleza altamente social, su habilidad de saber relacionarse con otros y depender de otros, y por la claridad en su manera de comunicarse”, afirma.

Y a su vez sostiene: “Los caballos son especialistas en responder instantáneamente a cualquier experiencia del momento, incluyendo pensamientos, sentimientos y emociones de aquellos que están cerca.”

Su vasta experiencia con los equinos le permite asegurar que la supervivencia de estos animales también depende de un buen liderazgo y aceptación de roles dentro de la manada, y dado que ellos pueden ser tanto participantes voluntariosos como miembros resentidos, son compañeros ideales para enseñar el liderazgo y trabajo de equipo.

Según Abram, “sus respuestas a nuestro comportamiento nos proporcionan un feedback claro y preciso de lo que realmente pasa y de cómo somos percibidos”.

Entre los beneficios de trabajar con caballos se destaca que:

* No juzgan
* No olvidan.
* No dejarán hacer trampas
* Su feedback es instantáneo y honesto.
* No pueden ser manipulados.

“Cuando los participantes aprenden a escuchar lo que los caballos tienen para decir podrán lograr un cambio profesional inmediato”, vaticina la directora del novedoso emprendimiento.


Fuente: InfoBAE

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?