Inicio Bon Vivir Turismo Nieve 09, Bariloche

Nieve 09, Bariloche

Compartir

Es fácil desorientarse: uno llega con ansiedad por ponerse los esquíes, para dejar al menos de caminar como robot con las botas de alquiler, y sube sin conocer las pistas. Entonces, claro, se pierde. No todos, pero sí alguien distraído, sobre todo en una montaña ignota. El atenuante en este caso es que algunos medios de elevación están cerrados, porque la nieve no cubre aún todas las pistas, de manera que seguir el mapa del cerro derivó en un camino sin retorno a la base.

“No se puede volver esquiando”, explican. Hay que descender por la silla Séxtuple Express, desde Cabaña, a 1600 metros. O sea, un poco más arriba. El encuentro para almorzar era a las 13.30, al pie del cerro, y ya son las 13.55. Pero es la única opción por pistas azules, destinadas a esquiadores intermedios. Entonces, para bajar hay que subir, no queda otra.

La espera en La Hoya es de 15 minutos, porque la gente en este sitio se amontona. Y uno sin teléfono celular… Con señal en todas partes, no tuvo sentido dejarlo abajo. El mundo de los esquiadores parece tenerlo claro, ya que en las diferentes estaciones, chicos y grandes se comunican. “Estamos en tal lugar”, dicen todos. Y así logran reunirse amigos y familias con diferentes niveles de esquí, en cualquier punto de la montaña.

Cuando la aerosilla alcanza el filo del Catedral, los problemas de horario quedan atrás. Entre tanta ansiedad se pasó por alto un detalle: estamos en Bariloche. Es uno de los sitios más hermosos del país y, desde la cima, las imágenes no tienen comparación. Dos lagos de fondo, picos nevados, un paisaje impactante, irregular e inverosímil. Es momento de quitarse las antiparras y quedarse un rato en el helado mirador, antes de un nuevo descenso, ahora, mucho más placentero. Que se enfríe la comida nomás.

Segunda vuelta, con guía
Después de la carne con spaetzles en el Refugio Llao Llao (ver aparte), el segundo intento comienza con un dato clave: para conocer mejor el cerro se puede pedir un snow-tour.

Al bajar de la silla séxtuple, en la cota 1600, hay guías que ofrecen asesoría a los esquiadores. Es un servicio incluido en la tarifa de los pases de montaña, para cualquier esquiador intermedio-avanzado, que durante una hora y media puede recorrer con ellos diferentes pistas, sin perder tiempo ni perderse.

“Vamos a bajar hasta la cuádruple de Punta Nevada, para subir luego por esa silla y descender hasta La Hoya”, cuenta Diego Blotto, uno de los guías, que espera a un par de esquiadores más para comenzar con el circuito.

Las pistas superiores tienen buena nieve. Nuevamente en el filo, la propuesta es ir hacia la ladera Sur de la montaña; se puede hacer desde Nubes (2100 msnm) o Punta Nevada (1930). En el primer caso hay siete opciones para descender. La de nivel intermedio recorre el filo y llega hasta el medio de elevación Princesa III.

Si algo caracteriza a Catedral Alta Patagonia como centro de esquí es la cantidad y variedad de pistas. Puede haber mucha gente en algunos puntos de la montaña, pero hay opciones para no aburrirse nunca.

El servicio de guiada, explica Diego, ayuda también a descongestionar los medios de elevación. “Para hacer, por ejemplo, un cruce de la ladera sur a la norte, y viceversa, muchos creen que tienen que volver a la base, pero no hace falta”, explica.

Nuevamente en 1600, como se abrevia el punto de retorno de la aerosilla séxtuple, el instructor Rodrigo Conti cuenta que una semana de aprendizaje es suficiente para recorrer la montaña.

Para él, entre las ventajas de Catedral está la posibilidad de esquiar entre bosques, fuera de pista.

Novedades por niveles
Hasta Cabaña pueden subir también los peatones, mayormente brasileños que no esquían, pero que quieren conocer la nieve. También lo pueden hacer por el Cable Carril y la Combi Lynch, hasta el Refugio Lynch, el parador más elevado del Catedral.

La montaña no era en rigor desconocida, pero pasaron unos años del viaje de egresados y todo cambió. Especialmente en estos días, cuando no se ven grupos de estudiantes secundarios por la gripe A ni tantos turistas de Brasil, que cancelaron en un 50% las reservas desde que su ministro de Salud pidió que se evitaran los viajes a la Argentina.

Pero llegará más gente a medida que caiga más nieve. Y la clave será evitar las demoras. Para eso, por ejemplo, desde este año se pueden comprar los pases semanales por Internet, con tarjeta de crédito.

Entre las novedades de esta temporada se encuentra también la primera pista de esquí de fondo, en las inmediaciones de la Estación Superior de la Telecabina Amancay, con una extensión de casi cuatro kilómetros. Atraviesa un bosque de lengas, se encuentra entre las cotas 1650 y 1550, y es para principiantes y avanzados.

En el centro hay 600 hectáreas de pistas y caminos, y otras 600 de bosques, cañadones y zonas fuera de pistas, muy atractivas para los amantes del free-ride, que en el novedoso Terrain Park encuentran un sitio perfecto para practicar sus saltos y piruetas.

De Catedral a Colonia Suiza

* Travesía. Cada vehículo cuesta “como una casa”, exageran. Pero es cierto que los cuatriciclos formados en la base del Cerro Catedral tienen menos de tres semanas de uso. En ellos comienza el recorrido por un camino de tierra, hielo y nieve (todo mezclado), hasta una parada intermedia, donde aguardan las motos de nieve, o snowmobiles, también nuevitas. El cambio de terreno requiere deslizarse, pero hacia arriba. Cuando se pasan las 3000 rpm comienza el ascenso hasta los 1400 m, donde espera el restaurante Lacueva, que durante el día está cerrado, pero a la noche ofrece una comida para 17 personas, máximo

* Curanto. Emmanuel Nielsen devela un secreto de la receta familiar: no usa hojas de nalca, sino de maqui, para “que no se apuchere la carne”. Sus antepasados iniciaron la tradición del curanto en Colonia Suiza, antes con mariscos. Pero hace tiempo que se hace con verduras, achuras y carnes rojas, siempre bajo tierra, con piedras calientes y telas alrededor. El cambio lo impuso Neutral Goye, llamado así por la postura de Suiza en la Segunda Guerra Mundial. Hoy, Emmanuel; su mamá, Marta, y otros de la familia se ocupan de un almuerzo que convoca a multitudes de turistas, que antes de sentarse a la mesa de El Gringo compran artesanías en la feria vecinal.

Datos útiles
Cómo llegar
* En avión: LAN tiene hasta siete vuelos diarios a Bariloche y tarifas en económica desde 855 pesos, precio final. El teléfono para reservas e informes es 0810-9999-526. En www.lan.com se pueden comprar pasajes y obtener ofertas.

Dónde dormir
* Llao Llao Hotel & Resort Golf-Spa: en temporada alta especial (hasta el 31 de este mes) el paquete de tres noches cuesta $ 1855 en habitación Economy. Por siete días, 4135. Para la temporada alta (del 1° al 31 de agosto), el costo del paquete por tres noches es de 1485 en Economy (3265 para siete noches). Las tarifas son por persona, base doble, con IVA incluido. En Av. Bustillo, km 25, Bariloche. Informes y reservas: (011) 5776 7450, reservas@llaollao.com.ar; www.llaollao.com.ar

Qué hacer

Catedral Alta Patagonia

* Temporadas: alta, hasta el 31 del actual; media, del 1° al 28 de agosto, y baja, hasta el 30 de septiembre. Medios de elevación: diario adulto, $ 180 (alta), 150 (media) y 120; semanal adulto, $ 990, 815 y 670; diario menor, $ 150, 125 y 100; semanal menor, $ 815, 675 y 550. El pase Principiantes Base (sólo medios de arrastre) cuesta $ 160 y 130 en alta; 130 y 110 en media, y 105 y 90 en baja, por día.
www.catedralaltapatagonia.com

* Motos de nieve: la travesía cuesta 100 dólares en temporada baja y 120 en alta. Nocturna con comida en Lacueva, 150 y 178, para un máximo de 17 personas.

Vea los sitios recomendados por A dónde me alojo en Bariloche haciendo click aquí


Fuente: La Nación

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?