Inicio Bon Vivir Gastronomía Nueva Porchetta de Las Dinas Entresierras

Nueva Porchetta de Las Dinas Entresierras

Cabaña Las Dinas Entresierras (www.lasdinas.com.ar), un sitio exclusivo de degustación y relax en Tandil, está lanzando una nueva versión de su Porchetta.

La Porchetta, fiambre de origen Italiano, se construye a partir de la combinación de dos cortes maravillosos del cerdo, el carré y la panceta.

Producida en Tandil esta pieza de Las Dinas se crea tomando los dos grupos musculares, una vez curados con sal, se extiende la panceta y se la frota con una delicada pasta de ajo se la condimenta con chile picante, solo un tin!, y aromatiza con romero fresco. Después de una maceración de 24 horas envolvemos con ella el carré de cerdo y los atamos fuertemente, formando un cilindro de sabor!

Dispuestos de esta forma se procede a la cocción en horno suave por un lapso de 8 horas. Una vez terminada la cocción se enfría se deja en reposo 12 horas y se lo envasa al vacio.

La Porchetta es un fiambre ideal para comer solo con vinos blancos y es excepcional para la realización de exuberantes Sándwiches!

Sabores y recetas del mundo colorean la amplia gama de chacinados de Las Dinas.
La multiplicidad de embutidos, habituales y especiales, la diversidad de salazones y los exquisitos ahumados, están elaborados con extremo cuidado y dedicación, rescatando siempre el valor de la manufactura artesanal, de vieja usanza, más la calidad y tecnología de hoy.

Las Dinas Entresierras (www.lasdinas.com.ar) es un emprendimiento local y familiar con encurtidos de alta gama, está ubicada a 5 minutos del centro de Tandil. Desde 1983, un matrimonio de sociólogos se afincó en Tandil y Dina, la madre y el alma máter, fue quien empezó con las recetas. Hoy son 8 los hermanos que conducen los destinos de la finca con proyección en turismo vip con cabañas exclusivas, un camping inserto en un campo de cerrillada de 50 hectáreas y una oferta de sabores y recetas del mundo que colorean su amplia gama de chacinados de manufactura artesanal.
Se puede visitar y comprar in situ.
En Buenos Aires se consiguen en casas de delikatessen y algunos supermercados.