Inicio Salud y Belleza Nuevo adelanto podría aumentar la eficacia de los tratamientos contra el cáncer

Nuevo adelanto podría aumentar la eficacia de los tratamientos contra el cáncer

Un equipo francés creó moléculas capaces de engañar a las células cancerosas que resisten a la radioterapia y de empujarlas a “suicidarse”, un hallazgo prometedor para aumentar la eficacia de los tratamientos contra el cáncer.

La radioterapia o la quimioterapia causan daños en las células tumorales para destruirlas. Uno de los daños más nocivos para la célula se produce cuando logran romper su material genético: ante un gran número de roturas, provocadas por ejemplo por radiación, las células cancerosas pueden autodestruirse (apoptosis).

Pero estos daños no bastan siempre para deshacerse de células tumorales que siguen siendo capaces de activar su sistema de reparación de roturas. Se vuelven resistentes al tratamiento dejando a los médicos impotentes.

El equipo de Marie Dutreix, del Instituto Curie (París), creó moléculas que engañan a las células cancerosas haciéndoles creer que han sufrido más daños de los que tienen en realidad.

Estas moléculas llamadas Dbait son pequeños fragmentos de ADN que “imitan” las roturas de las dos hebras de la doble hélice de ADN de las células cancerosas. “Estos cebos entrampan las funciones de reparación de las células”, explica Marie Dutreix.

Como consecuencia las lesiones reales provocadas por la radioterapia “pasan desapercibidas” en un sistema “alarmado”: las células cancerosas están tan desbordadas que no les queda otra elección que autodestruirse.

Las Dbait demostraron ser eficaces en ratones, recalca Marie Dutreix, cuyo trabajo publica este domingo la revista estadounidense Clinical Cancer Research.

La necrosis debida a la muerte de las células tumorales afecta a entre un 75 y un 100% de la zona tumoral con la asociación Dbait-radioterapia, contra entre 30 a 50% si se usa sólo radioterapia. Además las Dbait no han causado “ninguna toxicidad en los tejidos sanos”, subraya la investigadora.

Ahora los investigadores tienen que probar estas “moléculas medicamentos” en el ser humano. Los primeros ensayos clínicos podrían comenzar a finales de 2010 o comienzos de 2011 en cuatro centros parisinos, estimó.

Las investigaciones de esta científica están focalizadas sobre todo en los melanomas (cánceres de la piel) y los glioblastomas (tumores cerebrales), conocidos por su resistencia a los tratamientos.

“Nos orientamos hacia una administración intracraneal para los glioblastomas y subcutánea para los melanomas”, dijo.

Las Dbait son inyectadas horas antes del tratamiento de radioterapia.
Los investigadores también tienen fe en que estas moléculas permitan reducir las dosis utilizadas en radioterapia, con frecuencia en el límite de toxicidad para los tejidos sanos que rodean el tumor.

Tampoco se descarta extender su radio de acción, adaptándolas a las quimioterapias.