Inicio Empresas y Negocios Nuevos gerentes revolucionarios, carne fresca para tiburones

Nuevos gerentes revolucionarios, carne fresca para tiburones

Compartir

El día de su asunción, el nuevo gerente general reunió a todos los empleados en el auditorio de la compañía y pronunció un discurso memorable donde abundaban expresiones como “se abre una nueva etapa”, “cambiaremos nuestra forma de hacer negocios”, etc.

El orador infundió en el público un irresistible entusiasmo por la nueva visión de la vieja empresa. Todos abandonaron el auditorio convencidos de la nueva dirección. Sin embargo, un año más tarde, nada había cambiado.

Estos fenómenos son tremendamente comunes (por no decir, “cíclicos”) en la vida corporativa.

Llega un nuevo y carismático CEO prometiendo el Cielo. Pero no pasa nada. Al tiempo, es reemplazado por otro inspirador director ejecutivo que infunde una nueva visión y así sucesivamente.

Ahora bien, ¿cómo se explica este abismo entre la inspiración y la implementación? ¿Por qué los más carismáticos CEOs suelen fracasan a la hora de poner en marcha su gloriosa visión del futuro?

Un grupo de investigadores del MIT realizó una encuesta entre altos ejecutivos de unas 40 corporaciones globales para detectar ciertos patrones que conducen al fracaso de las grandes iniciativas de cambio. Veamos…

1) Falta de foco

Ninguna empresa puede combatir con éxito en muchos frentes a la vez. Así, cuando el CEO pretende expandirse en demasiadas direcciones, sólo creará confusión entre los mandos medios y empleados de línea.

De esta forma, muchas de las grandes visiones emanadas del top management fracasan en su implementación por una falta de foco en lo verdaderamente importante.

2) Falta de incentivos y comunicación

Tener un buen escritor de discursos y grandes dotes actorales es fantástico para crear inspiración.

Pero para que la visión se convierta en una feliz realidad, también es necesario comunicar claramente los pasos intermedios para alcanzar el objetivo y construir un sistema de incentivos de corto plazo para que los empleados remen en la dirección deseada.

3) Falta de capacitación

Una nueva visión no puede ser sencillamente “incrustada” en una empresa. Imagine que usted quisiera reorientar la estrategia desde la tradicional competencia vía precio hacia la diferenciación.

Es necesario invertir en la capacitación de los empleados (incluso en puestos gerenciales) para que adopten las habilidades compatibles con la nueva visión.

4) Desfasaje entre el mensaje y los indicadores

La implementación de una nueva visión significa un cambio de mentalidad y de los indicadores clave del negocio.

Si la visión de su empresa consiste en fidelizar clientes a través de un “servicio de excelencia”, nunca podrá implementarla con las viejas métricas centradas en el volumen.

5) Gerentes visionarios devorados por los tiburones

Quizá el mayor obstáculo para la implementación de una nueva visión consiste en los famosos “intereses creados” de grupos que derivan su poder (e ingresos) del core business tradicional.

La vieja guardia hará lo imposible para frustrar cualquier intento de cambio que pudiera amenazar su posición de poder.

En definitiva, advierte la investigación del MIT, los nuevos gerentes generales suelen llegar con una valija repleta de sueños y proyectos (algunos, bastante alocados). Pero el choque con la realidad puede ser brutal. Así, algunos CEOs renuncian a los pocos meses. Otros se quedan pero abandonan sus ideales revolucionarios. En última instancia, nada ha cambiado.


Fuente: Materia Biz

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?