Inicio Empresas y Negocios Para relajarse en el trabajo, sólo hay que sacarse los zapatos

Para relajarse en el trabajo, sólo hay que sacarse los zapatos

Relax y trabajo parecían dos conceptos prácticamente imposibles de conjugar hace apenas unos años. Sin embargo, para algunos empleados hoy la combinación de estas dos palabras es algo habitual.

Es que las clases de yoga son un recurso cada día más utilizado por las empresas para lograr que el personal pueda distenderse y disfrutar así más plenamente de sus tareas.

No es necesario siquiera cambiarse de ropa ni trasladarse del lugar de trabajo. En la mayoría de los casos, los profesores dictan la clases directamente en la oficina durante el horario laboral.

El único requisito obligatorio es sacarse los zapatos, aflojarse la corbata y entregarse a los ejercicios que imparten los instructores.

En general las clases tiene una duración diaria de 15 minutos y se realizan en grupo de no más de 25 personas.

El objetivo de este tipo de iniciativas es generar un entorno laboral más sano, reduciendo las tensiones producidas por el empleo.

Según señalan los especialistas, este tipo de propuestas permiten aumentar la concentración de los integrantes de la empresa y, al mismo tiempo, incrementar la motivación del grupo.

“El yoga es una filosofía práctica que está constituida por muchas herramientas que son técnicas que utiliza, técnicas que funcionan si uno entrena. Los primeros efectos colaterales benéficos de esta práctica son: producir mucha vitalidad, mucha mayor resistencia, mayor lucidez y mayor capacidad de concentración.”, afirma Edgardo Caramella, profesor de Uni-Yoga.

“Todo eso en su conjunto –agrega Caramella- hace que la persona pueda administrar mucho mejor su estrés, que es el principal flagelo que hoy existe en el ámbito empresarial”.

En tanto, Dolores Figuero Alcorta, de yoga para empresas, otro de los centros que brindan este servicio, asegura: “Está probado que el yoga es la herramienta más efectiva para el manejo del estrés y ya no es una sorpresa para las empresas los efectos nocivos del estrés acumulado, lo que redunda en altísimos costos anuales por ausencias, productividad disminuida, inestabilidad laboral e incremento de los costos de seguros medicos y/o legales”.

De hecho, según el American Institute for Stress, el estrés es el causante de cerca de un 90% de las visitas al médico en los países desarrollados.

Beneficios
Una inversión inteligente. Así es como define de forma resumida Caramella las clases de yoga para empresas.

“Nosotros trabajamos con compañías importantes ya desde hace algunos años y realmente se ven beneficios muy notables en la gente: cambios de humor, más productividad. Porque además hay que entender que esto no se hace por una cuestión de filantropía sino para lograr mejor calidad de vida de los empleados y, en consecuencia, mayor rendimiento”, manifiesta el especialista.

Según destaca Figueroa Alcorta, los beneficios del yoga para empresas son variados. Entre los principales, se encuentran:

* Mejora la concentración, lo que ayuda a tomar decisiones en forma más eficiente

* Reduce, previene y ayuda a manejar las situaciones de estrés lo que permite una mejora en el humor y un ambiente laboral más agradable

* Estimula la creatividad

* Mejora el rendimiento intelectual y laboral

* Maximiza la productividad del empleado

* Genera un ambiente de trabajo más armónico, motivando a los empleados a trabajar más distendidos y que la jornada laboral sea más llevadera

* Disminuye y previene las enfermedades, reduciendo así el ausentismo, licencias y los costos de tratamientos médicos

En tanto, quienes participan de las clases podrán mejorar el manejo de las situaciones de estrés y ansiedad, eliminar los malos efectos del sedentarismo de la vida empresarial, incrementar la energía general y aumentar la capacidad de organización.

Los especialistas aseguran que, con estas prácticas, los empleados comienzan experimentar cambios realmente significativos en la relación con su trabajo y su entorno laboral.

En acción
Una de las empresas que ofrece este beneficio a sus empleados es Standard Bank Argentina. Desde hace un año la compañía brinda la oportunidad a todos los integranes de la firma de participar, tres veces por semana, de clases grupales de yoga de una hora de duración cada una.

La inciativa está enmarcada en un plan global que desde hace varios años desarolla el banco con el fin de otorgarles mayor bienestar a sus empleados.

“El banco empezó hace un año con las clases de yoga como una iniciativa más dentro de un programa integral que tiene la empresa y que está basado en los valores de la compañía, que tienen que ver con lograr un balance entre la vida familiar y lo laboral”, explica María Eugenia Méndez, responsable de Selección y Bienestar de Standard Bank.

“La idea es motivar a la gente, generar buenos equipos de trabajo y lograr un buen clima laboral. Y está comprobado que todo esto después repercute en la calidad de atención a los clientes del banco”, agrega la ejecutiva del banco.

Los resultados hasta el momento, señalan desde la empresa, han sido muy positivos, atnto para los empleados como para la compañía.

“Con el yoga se mejora no sólo al calidad de vida desde lo personal sino desde lo laboral; la gente está más motivada, con más ganas, y espera que llegue el momento de las clases”, destaca Méndez.

Tendencia
En los Estados Unidos el yoga en las empresas es ya una práctica habitual. La mayoría de las firmas cuentan con este servicio y está comprobado que este tipo de actividades mejoran notablemente la relación en el trabajo.

En la Argentina es una tendencia en plena expansión, que comenzó por las grandes empresas y de a poco se está extendiendo también a las pequeñas y medianas compañías.

“Nosotros trabajamos mucho con empresas petroleras, con bancos, con empresas de comunicación. Por ahora las que más requieren los servicios son las multinacionales que tienen sedes en otros países y que tienen más claro ese concepto de necesidad de inversión en la calidad de vida del personal”, comenta Caramella.

Y el profesor agrega: “Aquí, durante los años de crisis no se pensaban en estas cosas, pero ahora se está empezando a recuperar esa necesidad de las empresas de cuidar a su gente, de darle mayor confort”.

Figueroa Alcorta coincide: “Actualmente el tipo de empresa que busca nuestro servicios, es cada vez más diversa, originalmente la mayor parte de nuestros clientes eran empresas de origen americano, pero hoy la necesidad de optimizar el rendimiento laboral se ha instalado en todas las empresas serias del mercado y somos convocados por empresas de todo tipo, desde estudios jurídicos, bancos, compañías de seguros y hasta laboratorio de cosméticos”.

A su vez, los especialistas consultados por infobaeprofesional.com señalan que la mayor demanda de clases de yoga para empresas comenzó hace poco más de dos años, de la mano de la recuperación económica, y que su proyección a futuro es más que favorable.

En este sentido, Caramella explica: “La demanda de las empresas fue creciendo mucho en estos últimos dos años y yo creo que esto va a crecer mucho más en los próximos, porque las empresas necesitan cada vez más adherir a ciertos estándares internacionales de cuidado de su personal”.

“Lo cierto es que se ha instalado en la sociedad la necesidad de cuidar al empleado mejorando su calidad de vida, lo cual redunda en una mejora para la propia empresa”, concluye Figueroa Alcorta.


Fuente: InfoBAE

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?