Inicio Empresas y Negocios Por qué hacer publicidad en vacaciones

Por qué hacer publicidad en vacaciones

Compartir
Por: Gustavo Serrano, Socio Director de Aldente Group

La subsistencia de las empresas se asienta en el achatamiento de la temporalidad. Cuanto menor sea el impacto entre las épocas de altas y las de baja ventas, más cerca del equilibrio se encontrará la organización.

Muchos anunciantes optan por recortar la inversión en publicidad durante las vacaciones. Claro que no todos: hay empresas cuya su actividad principal se desarrolla en verano y, obviamente, no estamos hablando de esos casos particulares. Lo cierto es que, más allá de las estaciones del año, el consumidor sigue necesitando de ésta para decidirse y elegir y, lo que no se ve y no se conoce deja de existir.

La experiencia nos indica que la reducción de actuaciones de comunicación provoca un vacío en la mente de nuestros clientes. En estos momentos en los que algunos anunciantes podrían decidir retirarse del terreno de juego se adivinan grandes oportunidades para aquellos que decidan seguir jugando, ya que podrían adueñarse de ese terreno cedido por los demás.

Cada vez que decidamos cortar con la comunicación de una empresa debemos ser cautos y evaluar si es posible perder visibilidad, cuota de mercado y nuestro más preciado activo: nuestros clientes.

Si miramos las grandes marcas veremos que cada vez más apuestan al verano para llegar al consumidor. Y las inversiones son millonarias.
Paradores, promotoras, esponsoreo, bares. Empresas de telefonía celular, bebidas alcohólicas, gaseosas y de las otras, automotrices, tarjetas de crédito, compañías de televisión satelital y por cable, bancos todos tienen algo que decir o que mostrar en el verano. No quedarse afuera, esa es la cuestión.

La temporalidad es un principio que está tendiendo a morir en las compañías de hoy. La empresas dedicadas a las industrias de verano crean propuestas fuera de esa estación para imponer sus productos. Y lo mismo ocurre con las acciones de consumo invernales. Más allá del recorrido de los meses, los ejecutivos tienen la tendencia a bajar la guardia en épocas de vacaciones, considerando que los clientes no estarán atentos a ver/escuchar sus mensajes.

Las estadísticas indican que es, precisamente, en épocas de descanso cuando el público objetivo se hace más permeable y anda “con la guardia baja”, consumiendo con menor cualificación y cuantificación y adoptando costumbres o elecciones que luego hará permanecer o probar en el resto del año.

Otro de los datos relevantes lo dan los medios gráficos de
comunicación: su período de mayor consumo suele ser la temporada de descanso. El lector no sólo lee más, sino que lee mejor. Dedica más tiempo y otorga mayor profundidad a su análisis. De modo que, invertir en acciones de marketing que acompañen ese crecimiento de interés y consumo, será un hecho considerablemente mejor aprovechado.

Los veranos ya no son lo que eran… el “cerrado por vacaciones” ha expirado. Y la inversión en difusión acompaña necesariamente esta nueva forma de ver de los negocios.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?