Inicio Salud y Belleza Primeros pacientes tratados en Argentina con innovador dispositivo coronario bioabsorbible

Primeros pacientes tratados en Argentina con innovador dispositivo coronario bioabsorbible

Fueron intervenidos los primeros pacientes en el ICBA por el Dr. Jorge Belardi, Jefe del servicio de cardiología intervencionista y terapéuticas endovasculares de ésta institución, que se ha convertido en el primer centro en colocar este novedoso dispositivo bioabsorbible – que se encuentra bajo investigación – en el país. El nuevo dispositivo bioabsorbible, desarrollado por el laboratorio Abbott, fue creado para restaurar el flujo sanguíneo mediante la apertura del vaso obstruido para luego metabolizarse lentamente y finalmente ser absorbido por el organismo aproximadamente después de dos años.

“El tratamiento de las arterias coronarias obstruidas ha recorrido un largo camino desde los días de las angioplastias con balón y los stents metálicos. Hasta la fecha, los resultados son muy importantes y los médicos estamos expectantes ante el hecho de ser capaces de abrir de forma eficaz una arteria bloqueada sin dejar un implante permanente en el vaso sanguíneo”, explica el Dr. Jorge Belardi, profesional a cargo del primer implante en el país y líder del estudio clínico ABSORB EXTEND, del cual forma parte este nuevo dispositivo. “La tecnología que posee éste dispositivo absorbible tiene el potencial de revolucionar la forma en que tratamos a los pacientes con patologías en sus arterias coronarias”.

Esta nueva generación de dispositivos (bioabsorbible) es similar a los stents farmacológicos, pero en lugar de ser un material metálico que queda permanentemente en el organismo, el dispositivo Absorb está compuesto por materiales absorbibles biodegradables que se “disuelven” con el tiempo. Absorb es un dispositivo que libera un fármaco que previene la restenosis (reobstrucción de la arteria en el sitio de implante del stent debido a una cicatrización exagerada de la pared arterial en respuesta a la colocación del dispositivo).

De esta manera, luego del implante y la liberación del fármaco, el dispositivo cumpliría la función de esqueleto evitando la oclusión aguda y optimizando la luz del vaso. Esta función de sostén duraría un tiempo limitado, momento luego del cual perdería su soporte mecánico debido a que se biodegradaría y, finalmente, terminaría desapareciendo luego de aproximadamente dos años. Este proceso se logra gracias a que el dispositivo está compuesto por ácido poliláctico llamado polylactide, el que de hecho es utilizado en varios materiales médicos, como las suturas reabsorbibles y los implantes ortopédicos.

“El ensayo ABSORB EXTEND refuerza el compromiso de Abbott con la investigación y el desarrollo de dispositivos innovadores para el cuidado vascular” señala Ernesto Varela, Area Manager de Abbott Vascular Sudamérica. “ABSORB está comprometida en lograr un importante paso adelante en el tratamiento de las patologías coronarias, y hacer de esta tecnología revolucionaria una realidad clínica”.