Inicio Tecno Proveedores de Internet quieren armar una red alternativa a las telefónicas

Proveedores de Internet quieren armar una red alternativa a las telefónicas

Proveedores de acceso a Internet (ISP, sigla en inglés) quieren construir junto a empresas de TV por cable, cooperativas y gobiernos provinciales una red alternativa a las empresas telefónicas, que les permita competir con las incumbentes.

Según anunció Hernán Seoane, el tesorero de la cámara que agrupa a los ISP independientes de las telefónicas (Cabase), la red incluiría a los proveedores reunidos en esa entidad, “los cableros, cooperativas telefónicas y eléctricas, carriers no dominantes y gobiernos provinciales”.

El plan busca vincular redes de fibra óptica privada y pública, muchas de las cuales tienen tramos “no iluminados” o sin poner a funcionar. Lo que busca esta iniciativa es que estos proveedores puedan sortear a las telefónicas, a las cuales pagan sus enlaces a Internet, a través de red alternativa, que operaría con “espíritu solidario” con “pagos por transporte y precios en competencia”.

Seoane explicó el plan durante el III Encuentro de Banda Ancha y Cable Módem, realizado este mes en Salta. El empresario no precisó cuándo estará lista esta estructura alternativa en todo el país.

La Cabase por ahora dibuja un mapa nacional del tendido existente de redes privadas y públicas. Busca definir así los lugares donde deberían invertir en conjunto empresas privadas y gobiernos locales en una red de Internet de alcance federal.

En su presentación, el empresario señaló que además se hace una encuesta a través del Consejo Federal de Inversiones (CFI) para que todos los organismos públicos informen sobre la disponibilidad de redes de fibra óptica iluminada y no iluminada en los gobiernos provinciales y municipales.

El objetivo de esta iniciativa es poder brindar conexión de banda ancha a Internet en localidades de menos de 50 mil habitantes a valores similares que en las grandes ciudades, y reducir así la “brecha tecnológica”. Para alcanzar esos montos, Seoane dijo que se debe “evitar el monopolio” y habilitar la posibilidad a los ISP de “comprar” servicios de conectividad “a precios en competencia”.

Antecedentes
La Cabase ya tiene experiencia en armar redes alternativas: La entidad constituyó la primera red de puntos de acceso o de encuentro de redes (NAP, sigla en inglés) privada de América latina, donde se interconectan unos 40 ISP y entidades académicas y gubernamentales, entre ellas la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), AT&T, Comsat (adquirida el año pasado por la británica BT), y la Cooperativa Telefónica Del Viso.

Seoane explicó que gracias a este NAP (en la fotografía superior, parte de sus instalaciones, visitadas en agosto de 2007 por Vinton Cerf –a la izquierda–, uno de los padres de Internet), una comunicación entre Buenos Aires y una ciudad cualquiera del interior, que antes debía derivarse a través de Miami, EEUU, pudiera hacerse en forma directa.

Concentración
La iniciativa de la Cabase apunta contra la concentración de los accesos de banda ancha en pocos distritos del país (ver más al respecto en notas relacionadas, arriba a la derecha). El 83 por ciento de los usuarios de Internet de alta velocidad está en las grandes ciudades de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza, y la Capital Federal, según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), y del Barómetro Cisco, realizado por la consultora IDC por encargo de ese fabricante de equipos de redes.

En esas ciudades se concentraron las inversiones de las empresas de telecomunicaciones que entraron al mercado local con la apertura de 2000.

“Dónde hay monopolio, Internet no se desarrolló, por la imposibilidad de los proveedores de Internet locales de comprar a precios de competencia”, dijo Seoane. “Si no hay infraestructura, no hay federalización”, afirmó.

Triple play
La red alternativa de fibra óptica daría soporte a servicios convergentes de voz, datos y TV (en la jerga, triple play), una posibilidad que enfrenta desde hace años a las telefónicas con los cable operadores.

La novedad de la iniciativa de la Cabase es que busca involucrar a gobiernos provinciales que ya disponen de redes que podrían ser el esqueleto de esta estructura por fuera de las telefónicas, como ocurre en los distritos de Buenos Aires y San Luis.

Estas redes se vincularían con las de las 700 empresas de TV por cable que hay en el país, e incluso con otros prestadores de servicios, como la eléctrica Transener y las cooperativas telefónicas.

Dardos desde el cable
Walter Burzaco, presidente de la Asociación Argentina de TV por Cable (ATVC) advirtió en su mensaje de cierre del congreso que el país “tiene necesidad de una red pública alternativa. El objeto de ENTEL era desarrollar la red de telefonía pública, que hoy es parte de los balances de Telefónica y Telecom. Son pocos los que suponen que habrá un regulador que haga que esta red sirva a todos. Era una empresa de los argentinos que hoy está en manos extranjeras y sirve sólo a los mismos. Hablan de mayores eficiencias, cómo en Brasil, donde reducen el precio de la telefonía bajo y el del video para apoderarse de los usuarios de Internet. Acá quieren hacer lo mismo, en contra del desarrollo de una red alternativa creada en base a inversión de riesgo”.

Burzaco, directivo de CableVisión, señaló que la banda ancha “es el gran ausente en muchas localidades del interior del país, o directamente inaccesible, en cambio el desarrollo está dirigido hacia la crema del mercado”.