Inicio Empresas y Negocios Quiénes son los grandes dueños de las importaciones en la Argentina

Quiénes son los grandes dueños de las importaciones en la Argentina

Compartir

En sintonía con la caída del ritmo de actividad, las importaciones en la Argentina no pasan por un buen año.

Por el contrario, según datos que adelantó en exclusiva este medio el 5 de noviembre y que dará a conocer el INDEC el viernes próximo, en octubre cayeron un 32% y acumulan una contracción del 37% durante los primeros diez meses.

Para Diego Pérez Santisteban, presidente de la Cámara de Importadores (CIRA), “en los últimos cinco meses, el promedio mensual de las compras al exterior se ubicó en u$s3.500M. Esto implica que se ha establecido una suerte de piso, por lo tanto, no prevemos en el corto plazo ni grandes subas ni fuertes caídas. Las importaciones se han amesetado”.

En este contexto, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado, que realiza el Banco Central a partir de las proyecciones de las principales consultoras, las compras al exterior alcanzarán este 2009 unos u$s39.400 M, muy por debajo de los 57.400 M logrados en 2008.

Lo preocupante, según los expertos, es que este derrumbe está explicado, en mayor medida, por una fuerte contracción de las compras de bienes de capital e insumos para la industria, producto de la recesión que la economía argentina está dejando atrás pero muy lentamente.

“Se esperaba un arranque pronunciado a partir del segundo semestre, pero, lamentablemente, esto no ha ocurrido, tal vez por las malas señales políticas que hubo en los últimos meses”, sostuvo Santisteban, para luego agregar que, “en la medida en que no haya una recuperación del consumo, las importaciones van a seguir en esos niveles”.

Los dueños del negocio
En este contexto, los responsables de las mayores compras que hace la Argentina en el exterior son apenas 20 empresas, que concentran cerca del 25% del total. Sin embargo, en sintonía con la crisis, el negocio se achicó y sus niveles de importaciones son sustancialmente más bajos que el año pasado.

Este es un dato negativo, dado que esta variable es un termómetro efectivo para medir el nivel de consumo y actividad industrial de una economía.

Según datos a los que accedió este medio, la empresa número uno es la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), el agente responsable de la compra de energía por el Estado Nacional.

En lo que va del año, importó por poco más de u$s900 millones, un derrumbe del 43% con respecto al mismo período del año pasado. Esto estuvo vinculado con la caída de la demanda de energía, producto de la fuerte recesión. De hecho, la última vez que había bajado el consumo fue siete años atrás, cuando la Argentina sufrió la gran crisis tras la salida de la convertibilidad.

Las automotrices, al tope
Lo más destacable del relevamiento es que, dentro de las 13 primeras compañías, 9 corresponden al sector automotor. Y si bien la fuerte recuperación que experimentó esta industria influyó en el nivel de importaciones de los últimos meses, entre enero y octubre la baja acumulada entre las terminales va del 13% (Toyota) al 52% (Mercedes Benz).

En diálogo con iProfesional.com, Maximiliano Scarlan, economista de la consultora Abeceb.com, sostuvo que “más allá de los niveles de caída del sector en general, los ritmos de importación se están recuperando porque el nivel de patentamientos de vehículos en la Argentina se equilibraron. Así es como se espera cerrar con una baja moderada, del 20% con respecto a 2008. Esto es un factor clave en la motorización de las importaciones, porque la Argentina tiene una fuerte complementariedad con Brasil. De hecho, casi el 50% de los autos que se patentan en el país están fabricados en el país vecino y cerca de un 10% en México”.

En efecto: según datos de la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA), durante los diez primeros meses del año, las ventas a concesionarios totalizaron 400 mil autos. De esa cifra, tan sólo 164 mil fueron “made in Argentina”, es decir el 41% del total.

Así, de los 20 modelos más patentados en lo que va del año, diez fueron nacionales y diez importados.

En este contexto, la automotriz líder en la importación de vehículos y autopartes es Volkswagen, que en la Argentina comercializa modelos del exterior como el Gol –el auto más vendido del país-, Bora, Vento y Voyage.

Por su parte, en el segundo escalón se ubica Renault -que trae al país el Sandero-.

En este contexto, Scarlan destacó que los segmentos más castigados por la crisis fueron los comerciales livianos –camionetas y pick ups- y los pesados –camiones-, porque “están vinculados con las decisiones de inversión de las empresas y, en un clima de recesión, muchas optaron por posponer cualquier compra”.

Entre estas empresas se encuentra Mercedes Benz, que pasó de importar por casi u$s700 millones entre enero y octubre de 2008 a poco más de u$s300 este año.

Menos combustible
Por otra parte, entre las tres primeras compañías se ubicó YPF, cuyas compras en el exterior cayeron un 44%. Sin embargo, la empresa del sector que experimentó la mayor baja fue Petrobras, con un desplome del 74 por ciento.

Esta pobre performance es un claro reflejo de la situación que atraviesa el sector: según el INDEC, durante los primeros nueve meses del año, las importaciones de combustibles y lubricantes cayeron un 43%, equivalente a cerca de u$s1.600 millones menos.

Según Raúl Ochoa, ex subsecretario de Comercio Internacional, “la baja es por menores precios internacionales y volúmenes más chicos. Lo cierto es que, a menor actividad económica, menor consumo y menores importaciones de energía. El impacto es directo”.

Las más castigadas
Por otra parte, de acuerdo al listado, la empresa que experimentó la mayor caída en el nivel de compras en el exterior fue Siderar, que pasó de u$s1.108 millones en 2008 –nivel que le permitió ubicarse en el tercer puesto- a menos de u$s300 M en lo que va de 2009, es decir, un derrumbe del 75% que la hizo retroceder 11 escalones.

La otra empresa del sector, Acindar, tampoco tuvo un buen año y experimentó niveles de caída similares (-67 por ciento).

La razón de estas estrepitosas contracciones está explicada por el golpe que sufrieron la industria y la construcción en la Argentina y la menor demanda desde el exterior.

Según Ochoa, “estas empresas producen para el mercado interno y son exportadoras y necesitan comprar en el exterior mineral de hierro y carbón, insumos claves para la producción de acero. Por eso, el menor ritmo de actividad implicó menos importaciones”.

Desde el Centro de Industriales Siderúrgicos (CIS) que si bien destacaron que “la producción de acero crudo en el mes de octubre siguió con la tendencia positiva observada a partir de junio”, el acumulado durante los diez primeros meses del año está un 34% por debajo de 2008.

Para 2010, el panorama no es del todo alentador: “Se prevé un sobrante de capacidad global de más de 600 millones de toneladas de acero crudo, poco menos de 100 veces la capacidad total de nuestro país, localizados en regiones particularmente agresivas en materia exportadora, como China, con más de 200 millones de toneladas o los países de la ex-Unión Soviética, con más de 100 millones”, alertaron desde el CIS.

La performance en telecomunicaciones
En este sector, si bien hubo bajas, fueron más moderadas que en el resto de los sectores. El principal jugador fue AMX Argentina, la compañía del mexicano multimillonario Carlos Slim que apareció en el mercado en 2008 bajo la marca Claro.

La empresa, que en 2007 no figuraba en el ranking, en 2008 saltó al puesto número 11, por encima de Telefónica y Telecom y, en lo que va de 2009, pasó al séptimo lugar.

Sin embargo, las perspectivas para el sector son complejas, sobre todo, teniendo en cuenta que el Gobierno le declaró la “guerra” a las importaciones de celulares.

Desde el Ministerio de Industria explicaron que el año pasado de la Argentina se fueron 1.300 millones de dólares por la compra de estos equipos en mercados del exterior. Así, impuestazo mediante, alentaron la radicación de la empresa Brightstar en Tierra del Fuego, que prometió invertir 10 millones de dólares para producir 4 millones de unidades en la Argentina.

“Sólo con la inversión de esta empresa vamos a sustituir el 40% de los celulares que importamos, nos vamos a ahorrar muchos dólares, y vamos a crear 210 puestos de trabajo”, destacó la ministra.

Si bien las empresas que apuestan al negocio de los celulares van a tener un 2010 difícil, el grueso de las compañías vislumbran un panorama más alentador, de la mano de la recuperación de la economía y la demanda mundial. De hecho la mayoría de las consultoras prevén que las importaciones, tras un 2009 negro, se disparen más de un 25% y recuperen parte del terreno perdido.


Fuente: InfoBAE

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?