Inicio Salud y Belleza Rosácea: ese molesto enrojecimiento facial

Rosácea: ese molesto enrojecimiento facial

Se trata de un aumento de los capilares sanguíneos a nivel facial, que suele recrudecer con los cambios de temperatura propios de esta época del año. Cuánto influye el estrés y la ansiedad

Por rosácea se conoce a una enfermedad crónica que afecta con mayor frecuencia a las personas de piel muy blanca o biotipo cutáneo 1.

Caracterizada por un aumento de los capilares sanguíneos a nivel facial, que usualmente se da en forma de alas de mariposa, también es común verla en cuello y escote.

Si bien es más común verla entre las mujeres, hoy por hoy, esta enfermedad no distingue sexo, aparece entre los 20 años y los 65 años y usualmente es de causa genética.

Usualmente la rosácea se limita a la cara comenzando en forma de alas de mariposa, es decir, nariz y mejillas, pero se puede extender al resto de la cara, cuello y escote.

Los grados de la enfermedad se pueden clasificar en cuatro según el tipo de complicación, como es el acné vulgaris, eritematosa, pustulosa hasta los casos en donde la nariz adquiere una forma característica que denominamos rinofima, el grado máximo de la enfermedad.

Dado que se trata de una enfermedad crónica, los tratamientos dermatológicos apuntan a mantenerla controlada, pero no tiene cura definitiva.

Los cambios de temperatura propios de la época (calefacción, frío, ducha) causan la vasodilatación de esos capilares que ya de por sí están dilatados. Todos esos cambios bruscos provocan un aumento del enrojecimiento, picazón, ardor y calor local.

Si bien la rosácea es superficial, su causa es bastante más profunda. Y está muy relacionada con el estrés y la ansiedad.

El estrés influye muchísimo. Muchas hormonas que son liberadas en situaciones de tensión que no son para nada beneficiosas en cuanto a esta patología ya que producen mayor vasodilatación, retención de líquidos, inmunosupresión y esto favorece a la aparición de la rosácea complicada con acné.

De ahí que quienes más la padezcan sean personas con personalidades de tipo A, ansiosas y nerviosas que, además, en su adolescencia contaban con cutis grasos.

Lo conveniente en este tipo de casos es utilizar cremas suaves, en lo posible cremas geles o geles ricos en sustancias descongestivas, como la manzanilla, el tilo o la passiflora. Luego ya entramos en cremas médicas con medicamentos muy específicos y en muchos casos con antibióticos.

Hombres, rosácea y afeitado
En los hombres suele haber productos de formulación muy fuerte para el afeitado correcto. El tema es la educación del paciente a la hora de afeitarse, ya que el hecho de hacerlo en contrapelo es más rápido pero más dañino para una piel tan sensible.

Lo ideal es que se coloquen la espuma de afeitar y la dejen unos segundos actuar, luego deberían usar las afeitadoras hacia abajo, es decir, no a contrapelo y por último usar un aftershave sin alcohol, para no cambiar el PH de la piel.