Inicio Negocios Seguridad pública: la eficacia del video urbano

Seguridad pública: la eficacia del video urbano

El video urbano está profusamente utilizado en este momento en la Argentina, mientras que en otros países ya se viene implementando desde hace muchos años. En los países más avanzados hay miles de cámaras controlando por completo las principales ciudades, como sucede por ejemplo en Londres.

En Buenos Aires y otras ciudades importantes del país se está empezando con esa tecnología y es notorio el buen resultado que se está generando. Un caso típico se observa en la difusión que los medios de comunicación están realizando con algunos casos de delitos en la vía pública a partir de los videos colocados en puntos urbanos neurálgicos.

De esta manera, el video urbano entonces cada vez más está complementando la seguridad, en este caso la seguridad urbana. Es un complemento ideal para las fuerzas de seguridad tanto municipales como provinciales. Realmente se convirtió en una ayuda excelente porque permite desde un centro de control vigilar una gran cantidad de lugares que pueden ser peligrosos y es por esta razón que las cámaras se colocan justamente en forma remota. Quienes se ocupan de la tarea están observando desde el control, cómodamente ubicados, sin necesidad de que haya un policía en ese sitio.

Por lo tanto, los móviles policiales, pueden estar haciendo sus rutinas correspondientes y sólo acuden al lugar cuando hay necesidad.

Resulta más eficaz contar con las cámaras de vide urbanas a la vez que los patrulleros circulan constantemente porque su presencia también es importante para disminuir el delito por una cuestión de prevención.

Este sistema de seguridad realmente complementa de manera óptima cualquier acción operativa que requiera recursos humanos que nunca resultan suficientes. Las cámaras de video refuerzan la seguridad urbana en forma muy rápida e instantánea, porque desde el centro de control se está mirando en tiempo real todo lo que ocurre en los lugares donde han sido colocadas.

De todos modos, hay que tener en cuenta que a medida que se implementan más cámaras en el centro de monitoreo, va a disminuir la atención de las personas que allí trabajan ya que no pueden abarcar la observación de todo lo que ocurre en los sitios donde están ubicadas las cámaras.

Esta situación genera que los centros de monitoreo empiecen a crecer y se convierten en vastísimos, o bien se necesita adicionar nuevos centros de control. En este punto la tecnología sigue acompañando mediante un sistema de control de video llamado video analítico que trabaja con softwares especiales creados para identificar determinados patrones de conducta de personas o de movimientos de vehículos. Cuando detectan una anormalidad, el sistema está programado para que suene una alarma sonora local; en ese instante, el operador entonces rápidamente observa la imagen, y actúa en función de lo que ésta le muestra. Si percibe una posible amenaza, enviará a la fuerza pública para verificar la situación.

Este sistema de video analítico es el que se está usando en la actualidad, y cuanto más poderoso es el software, más fácil, más conveniente, más exacto será el detalle de la determinación de la amenaza y por lo tanto la rapidez de la reacción.
En definitiva, todos los medios electrónicos que se están implementando intentan detectar e intervenir lo más pronto posible, para que el daño sea siempre el menor posible.