Inicio Empresas y Negocios Tests para la conformación de equipos

Tests para la conformación de equipos

Compartir

A partir de la última década del siglo XX, las empresas comenzaron una etapa de transición en sus culturas organizacionales. El modelo tradicional de liderazgos verticales y estructuras jerárquicas fue siendo reemplazado por nuevos estilos de conducción más abiertos y flexibles, al mismo tiempo que la psicología fue ganando lugar en las políticas de management, los procesos de selección y evaluación de personal, el Team Bulding, la motivación de los profesionales y la retención del talento.

Sin embargo, el uso de herramientas de evaluación psicológica lleva una larga y prestigiosa trayectoria, respaldada por el rigor científico y el perfeccionamiento continuo. A continuación, algunos tests que tienen una aplicación efectiva en el plano individual y en la conformación de equipos de trabajo.

– Test a base de manchas de tinta:

Rorschach: publicado por primera vez en 1921. Este es un método proyectivo de psicodiagnóstico que permite evaluar la personalidad del individuo mediante el análisis de distintas láminas que actúan como estímulos perceptivos para que el individuo examinado proyecte su mundo interno y las características de su personalidad.
Zulliger: publicado en 1948, es utilizado principalmente en el área laboral y se lo puede administrar en forma colectiva ya que existe una versión en diapositivas que pueden ser proyectadas.

– El MBTI (Myers Briggs Type Indicator), creado en 1942. Es una herramienta de autodesarrollo desarrollada por Katharine Cook Briggs y su hija Isabel Briggs Myers (de allí su nombre), basándose en las teorías psicológicas de Carl Gustav Jung. Revela información sobre las preferencias y los estilos naturales de las personas, haciendo foco en la percepción de la información y la toma de decisiones. A partir del análisis de las facetas brindadas por el MBTI Step II, podemos profundizar el conocimiento de aquellos rasgos que nos ayudan ser buenos en lo que hacemos y obtener mayor información sobre nuestras áreas menos desarrolladas.

– Tests psicométricos que evalúan habilidades cognitivas: razonamiento abstracto, razonamiento verbal, relaciones espaciales, atención y concentración, entre otras. Estas técnicas nos brindan información sobre las principales funciones mentales de un sujeto, su funcionamiento y nivel de competencia.

La utilización de estas herramientas, en complemento con otras técnicas, como tests gráficos, análisis grafológicos, juegos de resolución grupal y simulación de casos, por citar unos ejemplos, nos ayudan a realizar un diagnóstico preciso y efectivo de las personas y los equipos. Al mismo tiempo, podemos valorar la inteligencia emocional e intelectual para construir el verdadero potencial.

En cuanto a la aplicación práctica, las distintas evaluaciones permiten conocer las competencias de un sujeto dentro de un proceso de selección, detectar y mantener un Pool de talentos, armar cuadros de reemplazo, determinar planes de desarrollo y definir áreas de trabajo dentro de un proceso de coaching.

Como vemos, la aplicación de las herramientas de evaluación tienen cada vez más vigencia. Su uso permite desarrollar políticas estratégicas de Recursos Humanos, con parámetros claros y tangibles para una mejor toma de decisiones.