Inicio Negocios Una comunicación directa entre la empresa y el consumidor

Una comunicación directa entre la empresa y el consumidor

La digitalización de la información y de las comunicaciones ha cambiado al mundo. Con el avance de Internet y más recientemente de las redes sociales, los paradigmas de marketing y de publicidad han ido virando velozmente. En este contexto, comienza a notarse la convivencia entre las campañas que aún se basan en los conceptos tradicionales y aquellas que apuestan a lo nuevo, a llegar al consumidor de una manera más personal e interactiva, dos características que las personas han comenzado a reclamar a viva voz.

En este nuevo modo de encarar las comunicaciones ha surgido una técnica más cercana a los clientes. Se trata de BTL, una herramienta utilizada por el marketing que se especializa en transitar por canales no masivos buscando segmentos específicos que concuerden 100% con el perfil del producto a publicitar.

Esta técnica se ha desarrollado y divulgado gracias a sus muchas ventajas. La primera de ellas es su bajo costo, lo que beneficia principalmente a las Pymes. Además, sus resultados son más fáciles de medir y muchas veces son inmediatos, siempre que se hayan pensado bien las estrategias y elegido bien el rango del público.

También se cuenta entre sus beneficios la versatilidad y la flexibilidad porque se abre a utilizar canales no experimentados hasta ahora. La creatividad, requisito esencial para utilizar un BTL, posibilita explorar todo tipo de oportunidades para colgar los mensajes. Así, las posibilidades se vuelven infinitas.

En el plano corporativo también el BTL tiene sus ventajas. La mayoría de las acciones pueden cuantificarse de acuerdo a los objetivos propuestos, las medidas pueden estar dadas por cantidad de contactos, visitas, respuestas y más, según lo que se haya planificado.

Las acciones no se vinculan a los medios masivos de comunicación. Las agencias que desarrollan esta técnica suelen operar como consultoras, desarrollando canales alternativos y ofreciendo como valor agregado la personalización de las campañas y de la llegada del producto a los consumidores. Dada su versatilidad, diversidad y su potencial asombroso, el BTL cuenta con la posibilidad de hacer uso de medios no explotados.

El pensamiento lateral se vuelve fundamental para gestionar las estrategias. Las alternativas son tantas y hay tanto terreno por recorrer que cada campaña es un reto frente a un escenario en el que los consumidores se han puesto sumamente exigentes, pues están siendo bombardeados por avisos que no llegan a memorizar.

De bajo costo, flexible, creativo y personalizado, cuatro características que un BTL ofrece y pueden ser muy bien aprovechadas.

Artículo anteriorVolvemos al ruedo
Artículo siguienteFord junto a Federico Villagra realizó una demostración en la arena del Fiesta Campeón de Maxi Rally