Inicio Eventos y Lanzamientos Lanzamientos ¿Una PYME argentina puede ser innovadora?

¿Una PYME argentina puede ser innovadora?

Compartir

Se dice que de las ideas solo pueden resultar innovaciones luego de que ellas se implementan como nuevos productos, servicios o procedimientos; y de encontrar una aplicación exitosa imponiéndose en el mercado. Esto es lo que hace Libus, una pyme argentina originaria de Quilmes que hoy tiene su planta en Berazategui, Pcia de Buenos Aires.

La firma fabrica elementos de protección personal (EPP), que es aquel equipo o dispositivo diseñado para reducir la exposición de un trabajador a riesgos laborales, cuando no es posible o efectivo el control operativo de dicha exposición a niveles aceptables.

“Nuestra fuerza es la observación permanente y el conocimiento de las actividades de nuestros clientes y sus procesos de trabajo” comentó Lucas Argul, director comercial de Libus.

Desarrollo de Productos, nuevos nichos de mercado

¿Cómo? A través de la fuerza de ventas y de los promotores técnicos, se detectan necesidades de los clientes, luego pasan a ingeniería donde se desarrolla el o los nuevos productos, generando de esta forma productos nuevos para nichos de mercado.

“A veces son modificaciones simples, pero novedosas, a productos tradicionales, para adaptarlos a las necesidades de nuestros clientes. En otros casos son procesos industriales complejos” aclaró Lucas Argul, y continuo “A la hora de desarrollar un nuevo producto y cubrir la demanda insatisfecha, armamos un plan de trabajo. En este proceso intervienen los departamentos de matricería, ingeniería y desarrollo de productos, costos y marketing. También implementamos tecnología novedosa, hacemos investigaciones y se buscan nuevos proveedores. Este proceso puede durar entre un año o año y medio.”

Libus tiene dos importantes fortalezas: un equipo de ingenieros especialistas en desarrollo y diseñadores industriales, para aportar productos con diseño, ergonomía, confort y confiabilidad. A esto se suma una planta propia de inyección de termoplásticos de última generación, que le permite suministrar al mercado productos de alta calidad, en cumplimiento con las normas internacionales y nacionales vigentes.

Desarrollo de productos

1) Una idea simple: los tapones de inserción con detector de metales

Los ingenieros de Libus, notaron en una empresa de alimentos donde los trabajadores utilizaban protectores auditivos, una dificultad. El problema era que si estos por accidente caían dentro del producto, era difícil detectarlos, causando posible perjuicio en la imagen de la empresa.

Frente a tal situación la firma incorporó al diseño una modificación a su tradicional línea de tapones de inserción: introdujo en el corazón del producto una pequeña barra de metal. ¿El beneficio? Al caer el auricular por accidente dentro de algún contenedor de alimento, o del mismo alimento, este podía ser ubicado por los detectores de metales ubicados dentro de las líneas de producción de alimentos, retirando el producto en cuestión de la cadena productiva.

2) Skin Care, protección de la piel frente a abrasivos de uso industrial

Es una crema para la piel que nos protege frente a abrasivos o quemaduras. Este producto no se fabricaba localmente y el nicho no estaba cubierto en el mercado local ya que las cremas de uso cosmético no son suficiente protección. Este producto ya se encuentra a la venta en el mercado desde inicio del año 2013.

Detectada la necesidad, la empresa se alió con un laboratorio uruguayo para desarrollar el producto. El proceso demandó un año y medio.

3) Anteojos contra la humedad y el manoseo

Otro producto salido de la serendipy de los ingenieros de Libus son los anteojos de seguridad naranja. Observaron la necesidad de los empleados que trabajan en odontología.

La novedad de estos anteojos, más allá de su cómodo diseño, es el color naranja BL que filtra la luz violeta y azul presente en la emisión de lámparas UV y absorbe la luz visible hasta los 540nm. Además incluyeron una película que protege el lente del deterioro natural por el manipuleo diario, prolongando su vida útil y mejorando la visión.

4) Protección facial a base de policarbonato con baño metálico

De la misma forma, el equipo de ingenieros desarrolló un visor para protección facial hecho sobre una pantalla de policarbonato inyectado. El producto protege la cara del usuario de golpes, el impacto de partículas, polvo, chispas y salpicaduras de productos químicos.

La protección facial fue pensada además para proteger a los trabajadores que realizan habitualmente sus tareas alternando entre ambientes con luz artificial y luz natural brillante. ¿Cómo? Usando una película levemente metalizada que atenúa la luz solar y ayuda a disipar el calor-.

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?