Inicio Bon Vivir Gastronomía Uruguay gana mercados de carnes que pierde la Argentina

Uruguay gana mercados de carnes que pierde la Argentina

Compartir

Durante la feria Anuga 2009, de la ciudad alemana de Colonia, los dueños de una cadena europea de restaurantes probaron churrascos uruguayos, que se servían en un stand preparado por el Estado, los productores ganaderos y los frigoríficos de Uruguay. Les agradó la carne y decidieron visitar el país, algo que concretaron en febrero. Estos empresarios, que tenían problemas con sus proveedores argentinos, decidieron pasar a servir carne uruguaya a los comensales que visitan los 600 restaurantes que tienen en Europa. Y se comprometieron, además, a presionar para que a Uruguay se le otorgue allí un mayor cupo exportable con aranceles preferenciales.

El relato comenzó a circular en las últimas horas por la satisfacción que el hecho produjo en el Instituto Nacional de Carnes (INAC). No es el único ejemplo de espacio dejado por la Argentina (que ordenó cerrar las exportaciones de carne el viernes pasado), que es ocupado por Uruguay.

Fernando Pérez Abella, vicepresidente de ese instituto, dijo a LA NACION que este logro era apenas una muestra de lo que Uruguay está consiguiendo con un esfuerzo de largo plazo y destacó que hay continuidad en planes similares. “Ahora mismo estaremos presentando carne uruguaya en Shanghai con la intención de ampliar mercados; no nos quedamos quietos”, añadió. “Uruguay es un país serio, que cumple sus compromisos y los proveedores valoran eso”, destacó.
“Manejos erráticos”

Pérez Abella, que representa al Ministerio de Industria en ese instituto de carnes, dijo que prefería que esto no se viera como contraposición a lo que está ocurriendo con la Argentina. La diplomática respuesta se dio luego del revuelo que produjo un reporte del diario Ultimas Noticias, en el que dijo en voz alta lo que muchos comentaban en los corrillos: que Uruguay ha tenido política seria y continuada en distintos gobiernos, como la trazabilidad del ganado que se inició hace dos administraciones, en la gestión de Jorge Batlle, pero que además se beneficia con los problemas de la Argentina.

“El importador es muy celoso del cumplimiento de los pedidos y, debido a los incumplimientos argentinos, una cadena de 600 restaurantes de la Unión Europea dejó de comprarle carne a la Argentina e ingresó a la cartera de clientes de Uruguay”, había dicho Pérez Abella. “La carne argentina ya es una marca en el mundo, pero los manejos erráticos del gobierno vecino nos han dado espacios comerciales atractivos”, agregó.

Así, mientras la Argentina se encierra, Uruguay aprovecha para expandirse. Hace pocos días que las gremiales de la industria frigorífica y de los ganaderos acordaron un plan para aumentar a mediano plazo la faena de vacunos más de 30%, convencidos de que no habrá problemas de colocación, por la capacidad ociosa en las plantas industriales y por la sostenida demanda internacional de carnes.

El proyecto fue presentado al nuevo ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre y es impulsado por la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (Adifu), la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF), la Asociación Rural del Uruguay (ARU) y la Federación Rural (FR). El agrónomo Nicolás Lusich dijo a LA NACION que este proyecto de expansión ganadera se hace posible porque la trazabilidad permite que ese activo se use de garantía y los productores no deban exponer sus campos para asegurar el recupero de préstamos. “El negocio de la carne está muy sinérgico por la coordinación entre sector público y privado y eso determina un resultado muy positivo”, dijo Lusich.

En los últimos años, entre 70% y 75% de la producción de carne se destina a la exportación. Eso no significa que los orientales sean grandes consumidores de carne bovina. Y ayer, los uruguayos celebraron que al ir a las carnicerías se encontraron con que el asado había bajado 8%. Fue coyuntural, pero bienvenido sea para los encuentros parrilleros.

En tanto, Uruguay procura conseguir la ampliación del cupo exportable a Europa con aranceles bajos, lo que se conoce como cuota Hilton, que para este país es de 6300 toneladas. Pero no se queda con eso. En la Expo Shanghai 2010 instalará un restaurante uruguayo, en sociedad con China, para ofrecer cortes simples de carne a un público que se estima en 70 millones de visitantes. Además, esta semana se hizo una promoción en restaurantes de lujo de México, una iniciativa promovida por el propio presidente José Mujica.


Fuente: La Nación

Algunos Servicios recomendados por Todo en un click



¿Todavía tu emprendimiento no es parte de nuestra Guía Click? ¿Que estás esperando?