Inicio Empresas y Negocios Uruguay vuelve a ser refugio de los “dólares argentinos”

Uruguay vuelve a ser refugio de los “dólares argentinos”

Parte de los fondos que retiran los pequeños ahorristas de los bancos locales, tienen como destino cuentas radicadas en entidades de ese país.

En las últimas horas se intensificó el retiro de dólares de los bancos argentinos y en la city porteña se asegura que una parte de ellos recalan en los bancos instalados en Uruguay.

“Sabemos que muchos de esos dólares van a cajas de seguridad o mismo el colchón”, dijo a El País un ejecutivo bancario, pese a lo que también admitió que se constató por parte de pequeños ahorristas un incipiente traslado de dólares hacia Uruguay.

No obstante, el director ejecutivo de la Asociación de Bancos del Uruguay, Julio de Brun, dijo anoche a El País que no existen indicios claros sobre una suba en la cantidad de depósitos de no residentes en la plaza financiera local.

Otras fuentes financieras dijeron a El País que el dinero de los argentinos no debería notarse necesariamente en los balances de los bancos. Hay operaciones en que los bancos uruguayos realizan el trabajo de asesoramiento y envían el dinero desde ese país a instituciones financieras en el exterior.

Según datos preliminares, en la primera semana de mayo no se renovaron plazos fijos por unos 1.500 millones de pesos argentinos, aproximadamente US$ 500 millones. Ante esta situación, el Banco Central decidió el lunes subir las tasas de interés interbancarias de referencia, con el propósito de retener el dinero dentro de los bancos, evitando que se pasen a dólares.

Por otro lado, el organismo presidido por Martín Redrado debió volver a vender una fuerte cantidad de dólares ayer para evitar una suba de precio. Según fuentes del mercado, la autoridad monetaria vendió US$ 150 millones en billetes, US$ 150 millones en transferencias y unos US$ 120 millones a futuro.

De esta manera, las ventas de la entidad lograron mantener a raya la solidez de la demanda que, durante todo el día, se hizo sentir con fuerza tanto en la plaza minorista como en la mayorista.

Ante el aumento de la demanda de dólares se volvió a ver en Buenos Aires a los vendedores callejeros (los famosos arbolitos) y algunos bancos topean las cantidades que venden a sus clientes.