Inicio Bon Vivir Vinos y Bodegas Vendimia 2008 en La República Argentina –

Vendimia 2008 en La República Argentina –

VALLES CALCHAQUÍES (Salta – Tucumán – Catamarca).

“Madurez atrasada, cosecha otoñal deseada. Menos concentración más elegancia”.

Invierno frío y seco. Primavera normal con heladas leves en zonas bajas permitieron buena brotación y buen cuaje. Verano lluvioso, fresco, con menos sol atrasó la madurez provocando una vendimia más otoñal. Se manifiestan problemas fitosanitarios en viñedos mal manejados.

Vinos blancos: fruta moderada, frescos con mejor acidez y delicadeza.
Vinos tintos: menos alcohol, mayor concentración, más elegancia y complejidad.

La mejora en la gestión de viñedo y la tecnología enológica exalta cada vez más la calidad de los vinos de esta región.

LA RIOJA

“Marcha climática con características particulares, permitió materia prima de buen equilibrio ácido”

Invierno largo, más frío que el promedio y heladas tardías en primavera influyeron sobre la cantidad de yemas a brotar. Verano lluvioso, superior en un 20% al normal régimen de lluvias, con temperaturas templadas, que no superaron los 34ºC. Esto provocó una madurez más lenta para variedades tempranas.

Notoriamente en este año se han obtenido pH mejores que en vendimias anteriores, mejor intensidad y tonalidad del color, buena maduración de los taninos en las variedades tintas.

Esta es una añada con excelentes vinos blancos como Chardonnay y Torrontes Riojano y tintos entre los que se destacan el vairetal Cabernet Sauvignon y Petit Verdot.

SAN JUAN

“Aumento de la calidad polifenólica y aromática”

El inverno más frío de los últimos 12 años, alargó el receso vegetativo de la vid, dando brotaciones con retrasos de hasta 15 días.
Inicio de primavera con heladas tardías, que influyeron sobre la productividad provocando mermas de hasta un 10% en variedades tempranas. El resto del ciclo vegetativo se desarrolló en forma normal, dado por una primavera relativamente fresca.
Verano muy lluvioso con precipitaciones que superaron los 300 mm, especialmente concentrados en la zona sur del Valle de Tulum, esto provocó falta de madurez y actividades fúngicas (peronóspera y botritis). La racionalidad en la logística de cosecha permitió superar algunos de estos problemas, se observó mucha cosecha mecánica.
El exceso de lluvia y temperaturas medias inferiores a los años anteriores provocaron una atrasada y heterogénea madurez, con aumento de la calidad polifenólica y aromática de los varietales en viñedos de producción moderada y racional conducción.
A mediados de abril una helada temprana afecta al valle de Tulum y en particular al valle de Pedernal con temperaturas de -5ªC comprometiendo el potencial enológico de variedades tardías, Cabernet Sauvignon y Bonarda.

Las mejoras en la relación superficie foliar expuesta / fruta, manejo del riego, el uso de fotografía aérea infrarroja para la clasificación de parcelas de vigor similar para planificar mejor la cosecha, mayor y mejor uso de cosechadoras mecánicas, y los controles estrictos de madurez para evitar sobre maduración permitieron sortear con éxito las dificultades climáticas.

Los caracteres sensoriales en esta añada para varietales blancos: prevalecen aromas cítricos y minerales, poco aroma tropical. En vinos tintos marcada expresión varietal, color, matiz y madurez polifenólica.

Se destacan Malbec y Cabernet Sauvignon, con sorpresa para esta región, Syrah, Tannat, Bonarda, Petit Verdot y Cabernet Frac.

MENDOZA

“Año internacional del Malbec”

Oasis norte
Invierno muy frío con temperatura record el 10 de julio de 2007 de 14,5ªC bajo cero, el receso vegetativo estuvo asegurado.
Inicio de primavera muy frío y helada tardía que afectó el cuaje de las variedades más tempranas de la zona.
Verano normal hasta finales de enero y mediados de febrero, lluvias intensas, obligaron a la recolección temprana de variedades como Chenin, para evitar perdida de sanidad.
Granizadas en febrero afectaron la producción y la calidad de una importante superficie de viñedos, final del verano con clima normal que permitió terminar la temporada sin problema.

Vinos blancos: Chenin, Sauvignon, Torrontes, Chardonnay y Semillón, elegantes prolijos, algo livianos pero de muy buena acidez, para consumo en el año.
Vinos tintos con buena intensidad en color, frutados, persistentes, delicados, ideales para consumir en el año. Se distinguen Syrah, Tempranillo, Bonarda Sangiovesse.

Oasis este
“Vinos blancos muy buenos tintos excelentes”

Invierno muy frío, muy positivo en el receso vegetativo.
Primavera con algunas temperaturas muy bajas, que influyeron en le cuaje de algunas variedades tintas, sobre todo Malbec.
Verano con lluvias por encima de la media normal, provocó la aparición de enfermedades criptogámicas a nivel de racimo y luego en hojas en aquellos viñedos sin cobertura sanitaria preventiva.
Las condiciones climáticas del verano provocaron el adelanto de la cosecha de variedades blancas, esto permitió vinos más frescos, con mejor acidez málica y colores vivos. En tintas las noches frescas y el verano no caluroso ayudó para una importante calidad final.

Vinos blancos, frescos, sin niveles de oxidación, buen equilibrio y amabilidad en boca. Vinos tintos: colores buenos y estables, aromas limpios sin reducción, taninos suaves, sin sobre madurez, destaca el varietal Malbec.

Oasis zona Alta del río Mendoza
“El sentido común y la proactividad enotécnica permitió la obtención de excelentes vinos”

Invierno agudo, largo, con 5 nevadas en el pedemonte hasta los 500 mts sobre el nivel del mar. Esto favoreció la capacidad hídrica de campo en los suelos vitícolas. Buena brotación, tardía y pareja. Para Malbec la floración con días fríos provocó corrimiento, menos granos por racimos.
Segundo periodo primaveral y comienzo del verano seco y caluroso, el mes de febrero se presentó fresco y lluvioso. Episodio climático que complicó la fisiología del envero, la maduración y la sanidad de algunas variedades tempranas: Chardonnay, Sauvignon Blanc, Tocay Frilano y Pinot Noir.
La peronospora en viñedos poco controlados afectó el resto de las otras variedades.
Hacia finales de febrero y todo el mes de marzo la marcha climática fue benigna. Noches frescas permitieron la acumulación de antocianos y precursores aromáticos, los días poco calurosos favorecieron la fotosíntesis completa., los vinos obtenidos excepcionales.

Vinos blancos y rosados colores muy atractivos, elegantes delicados, tonos aromáticos vegetales y cítricos, menos aromas tropicales, buena frescura en boca.
Vinos tintos: colores intensos y atractivos violáceos. Fruta negra, madura, excelente estructura ácida, jugosidad y volumen. Mucho potencial de guarda en vinos de alta gama. Especial mención: Malbec, Tannat, Bonarda, Petit Verdot y Cabernet Franc.

Valle de Uco
“Sobre los 1000 mts msnm calidad excepcional, vinos de alto potencial de guarda”.

Este valle presenta muchos matices y paisajes mesoclimáticos diferenciales, con 3 a 4 zonas muy variadas en función de la altura y la latitud. Suelos muy profundos en niveles inferiores a 1000 mts y muy drenados a mayor altitud.

Invierno atípico por las numerosas nevadas y las mínimas temperaturas registradas. Brotación homogénea. Primavera fresca y lluviosa ocasionó no muy buen cuaje. Finales de primavera sin alteraciones fitopatólogicas.
Enero y febrero con precipitaciones abundantes que superaron la media anual, complicando la sanidad de variedades blancas tempranas.
El resto del verano se mostró benigno y muy favorable para la gran expresión que alcanzaron las uvas tintas de madurez media y tardía.

Destacado el resultado enológico de la familia de los Cot: Malbec, Tannat, Petit Verdot.

Vinos blancos: Sauvignon Blanc carácter herbáceo positivo, cuerpo fresco y liviano. Chardonnay boca amplia y larga, mucha fruta de carozo madura sin llegar al mineral.
Vinos tintos: Pinot Noir color muy notable, mucha fruta roja. Merlot otro varietal bien logrado gracias a la lenta madurez. Malbec gran año para tener presente, elegantes y de gran estructura para vinos de guarda. Cabernet Sauvignon color medio, cuerpo medio.

Oasis Sur
“El buen trabajo del viñedo rescató la buena calidad”.

Invierno riguroso con suficientes horas de frío, favoreció la posterior brotación y floración. Nevadas intensas que no produjeron daños en yemas.
Brotación buena pero atrasada. Fecundación normal afectada por heladas tardías, sobretodo en varietal Malbec. La lluvia trajo alteraciones fitosanitarias en aquellos viñedos de poca gestión.

En esta región se observa cada día una mejor integración productor bodeguero, buscando calidad, eficiencia y el mutuo beneficio. La presencia del agrónomo orientando a los viñateros, es una mejora constante de estos últimos años.

Vinos blancos: delicados de mediana tipicidad.
Vinos tintos: colores profundos y definidos, elegantes, equilibrados, con buena estructura ácida.

Neuquén – Río Negro (Patagonia)
“Baja producción, pero de muy buena a excelente calidad”.

Invierno anticipado, muy frío, largo y seco con heladas importantes (14° – 16°C bajo cero). Algunas variedades se vieron afectadas en la fertilidad de sus yemas.

Primavera muy fría, con heladas tardías, frecuencia de vientos importante durante la floración y cuaje que afectaron significativamente la producción de toda la patagonia. Principalmente en variedades como Chardonnay, Pinot Noir, Merlot, Cabernet Sauvignon Y Malbec. Como todos los años, no se presentaron alteraciones fitopatológicas.

Verano con temperaturas generosas que permitieron una maduración progresiva y gradual de las vides. A principios de abril se produjeron heladas tempranas que afectaron los viñedos de variedades tardías como Cabernet Sauvignon.

La producción limitada por los factores climáticos favoreció la calidad.

Vinos blancos: con marcada definición varietal, mucho equilibrio en boca, buena fruta y acidez málica.
Vinos tintos: con excelente color, fruta madura, buen equilibrio y armonía en boca, destacándose el varietal Malbec y Pinot Noir

La comisión de comunicaciones de A.P.E.A.A nuevamente quiere distinguir a los profesionales de la enologia que supieron manejar desde el conocimiento y la gestión razonada las contingencias climáticas de la añada 2.008.

Comisión de Comunicaciones
A.P.E.A.A